Selecciona tu valoración para este libro: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

chesporque

Gilbert Keith Chesterton 

Introducción

En los primeros meses de 1922, Frances Chesterton advirtió que su marido, Gilbert, se encontraba muy nervioso. Sabía que semejante estado era habitual en él cuando tenía que tomar una gran decisión. En esos días, G. K. C. escribió a su amigo el padre O’Connor:

[…] Le escribo por un motivo muy personal: ¿Dispondría usted de un día festivo a finales de la próxima semana, más o menos, para poder venir al sur y ver nuestra nueva casa, o nuestro viejo estudio? Esto parece una invitación muy brusca, pero debo decirle que le escribo apresuradamente porque me siento preocupado por muchas cosas de las que quisiera hablar con usted; especialmente de las que considero más serias, las religiosas, que tienen que ver con mi situación actual que es bastante difícil. Y esa dificultad es en gran parte, aunque no en toda, por mi culpa. A algunos de estos problemas se les podría llamar deberes, aunque debiera haber aprendido a considerarlos deberes menores. Quiero decir que incluso un pagano, un protestante o un agnóstico podrían disculparme; pero yo no tengo mucho de pagano ni de protestante y ya no puedo disculparme. Hay muchas cosas por las que nunca me disculpé, pero ahora pienso que algunos puntos de vista pudieran considerarse realmente sofistas. De todos modos usted es, de cuantos podrían ayudarme en este caso, la persona por la que tanto Frances como yo sentimos el mayor afecto. ¿Tendría la bondad de decirme si en la fecha propuesta, o incluso más tarde, podríamos disfrutar de su compañía?

El padre O’Connor llegó a Top Meadow el 26 de julio y fue la caja de resonancia de Chesterton. Durante esa semana, Gilbert decidió hacerse católico. El 30 de julio de 1922, oficiando el reverendo Ignatius Rice, se bautizó en la sala de baile del Railway Hotel que se utilizaba como Iglesia católica de Beaconsfield.

Chesterton escribió con respecto a los acontecimientos de ese día:

Cuando me preguntan: «¿Por qué la Iglesia católica?», la respuesta capital, aunque resulte un poco elíptica, es «para liberarme de mis pecados», ya que no existe ninguna otra religión que realmente pueda librar a la persona de sus pecados. Es algo que se ve confirmado por la lógica, cosa que les resulta a muchos muy sorprendente, que la Iglesia establezca que un pecado confesado, y del cual uno se arrepienta como es debido, queda totalmente abolido; y que el pecador puede empezar de nuevo como si jamás hubiera pecado…

En 1926, cuatro años después de su conversión al catolicismo, Chesterton escribió en La Iglesia católica y la conversión que «la Iglesia es una casa con cientos de puertas, y no hay dos hombres que entren en ella por la misma». Hubiera podido decir mil o diez mil, o infinitas puertas, pues la experiencia vivida por cada converso es única. ¿Qué es lo que marca mejor a la Iglesia Universal? Pues que ofrece a toda persona lo que más necesita y que no puede conseguirse en ninguna otra parte.


¿Significa esto que los conversos son personas de una individualidad quisquillosa, que se complacen tan sólo en alimentar sus propios gustos y predilecciones y que no muestran nada en común con todos aquellos que entran por puertas diferentes a la suya? ¿Comparten aquellos que buscan un modelo de moral autoritaria alguna cosa con el resto de los creyentes que reclaman una liturgia mayestática? ¿Se encierran en un silencio distanciador aquellos para los que la fe evoca una respuesta emocional que estremece el alma, aislándose de aquellos otros conversos que llegan a la Iglesia porque ésta logra consagrar su racionalidad? ¿Se apartan quienes admiran al catolicismo por ser el guardián de las tradiciones de aquellos otros nuevos católicos que encuentran en la Iglesia una fuente de renovación? ¿Es la Iglesia una auténtica comunidad de creyentes o, por el contrario, es tan sólo una especie de paraguas bajo el que tratan de guarecerse un conjunto de individuos elitistas?

Icon

Descargar EPUB Por qué soy católico - Gilbert Keith Chesterton

Tamaño: 551,75 KB Creado: 10 marzo, 2016
Icon

Descargar MOBI Por qué soy católico - Gilbert Keith Chesterton

Tamaño: 603,68 KB Creado: 10 marzo, 2016

Libros Relacionados

  • ManaliveManalive Gilbert Keith Chesterton Manalive Manalive trata la eterna lucha del hombre científico empirista enfrentado […]
  • La sabiduría del padre BrownLa sabiduría del padre Brown G. K. Chesterton La ausencia de Mr. Glass   La consulta del doctor Orion Hood, el eminente criminólogo y […]
  • La incredulidad del Padre BrownLa incredulidad del Padre Brown Gilbert Keith Chesterton La resurrección del padre Brown Hubo un corto período en la vida del padre Brown […]
  • El Hombre ComúnEl Hombre Común Gilbert Keith Chesterton El hombre común La explicación o la excusa de este ensayo se encontrará en cierta idea que a mí […]
  • OrtodoxiaOrtodoxia G. K. Chesterton INTRODUCCIÓN EN DEFENSA DE TODO LO DEMÁS   La única justificación posible para este libro, consiste […]
  • La esfera y la cruzLa esfera y la cruz G. K. Chesterton I. Discusión un poco en el aire   La nave voladora del profesor Lucifer silbaba atravesando […]
  • El escándalo del padre BrownEl escándalo del padre Brown Gilbert Keith Chesterton Extracto: No sería honesto contar las aventuras del padre Brown sin admitir que una vez estuvo […]
  • El secreto del padre BrownEl secreto del padre Brown G. K. Chesterton Flambeau, que en un tiempo fue el criminal más famoso de Francia y más tarde detective […]
  • San Francisco de Asís BiografíaSan Francisco de Asís Biografía Gilbert Keith Chesterton San Francisco y su siglo   El siglo XIII se abre con el resplandor de un sol que lo ilumina […]
  • RelatosRelatos Gilbert Keith Chesterton Las muertes de los Pendragon El padre Brown no se sentía con ánimo aventurero. Recientemente había […]
  • La cólera de las rosasLa cólera de las rosas G. K. Chesterton Las tres clases de hombres Hablando brutalmente hay tres clases de gente en este mundo. La primera clase […]
  • El hombre que fue juevesEl hombre que fue jueves G. K. Chesterton CAPÍTULO PRIMERO LOS DOS POETAS DE SAFRON PARK El barrio de Saffron Park —Parque de Azafrán— se […]
  • Tres relatos del padre BrownTres relatos del padre Brown G. K. Chesterton El caso Donnington Max Pemberton expone el enigma del caso Donnington El siguiente relato sobre el caso […]
  • El regreso de Don QuijoteEl regreso de Don Quijote G. K. Chesterton Un desconchón en la casta Había mucha luz en el extremo de la habitación más larga y amplia de la Abadía […]
  • El Napoleón de Notting HillEl Napoleón de Notting Hill G. K. Chesterton Capítulo 1 Observaciones preliminares sobre el arte de la profecía El género […]
  • El Hombre que sabía demasiadoEl Hombre que sabía demasiado Gilbert Keith Chesterton EL ROSTRO EN LA DIANA             Harold […]
  • A la humanidad le falta DiosA la humanidad le falta Dios Benjamín Martín Sánchez PRESENTACION Mi finalidad al escribir este pequeño libro es para […]
  • Dolores y Gozos de San JoséDolores y Gozos de San José Jesús Martínez García El Papa Juan Pablo II ha afirmado que «las almas más […]
  • Diario EspiritualDiario Espiritual Sor Isabel de la Trinidad [1899-1900] Lunes 30 de enero [1899]  He tenido hoy la […]
  • Santa María Goretti y la Conversión de Su AsesinoSanta María Goretti y la Conversión de Su Asesino Padre Ángel Peña Benito. O.A.R INTRODUCCIÓN Santa María Goretti es una santa […]
  • Católico defiende tu feCatólico defiende tu fe Padre Ángel Peña Benito CATOLICO, DEFIENDE TU FE Con frecuencia, nos visitan hermanos de otras religiones. […]
  • ¿La ciencia contra la fe?¿La ciencia contra la fe? Padre Ángel Peña Benito O.A.R. INTRODUCCIÓN En este libro deseo manifestar con toda claridad que no hay oposición […]
  • Pedir Perdón a DiosPedir Perdón a Dios Jesús Martínez García Un esbelto álamo propuso a los árboles del bosque un pensamiento […]
  • Crisis de FeCrisis de Fe Edward Herskowitz AGRADECIMIENTOS Como siempre le debo una multitud de gracias a varias personas que me han ayudado […]

Contenido relacionado


Comprar Libros Católicos


Aquí puedes hacer tus comentarios