Selecciona tu valoración para este libro: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

incredulidad-del-padre

Gilbert Keith Chesterton

La resurrección del padre Brown

Hubo un corto período en la vida del padre Brown durante el cual éste disfrutó o, mejor dicho, no disfrutó de algo parecido a la fama. Anduvo, por espacio de unos días, convertido en la sensación periodística: fue el tópico usual de las controversias de semanario; sus hazañas se comentaron con intensidad e inexactitud en el mundillo de cafés y tertulias, especialmente en América. Y, aunque pueda parecer extraño a las personas que lo conocieran, sus detectivescas aventuras llegaron incluso a dar materia a los relatos breves de los «magazines».

Por una extraña coincidencia, todo aquel brillo pasajero recayó en su persona cuando estaba en el más oscuro, o por lo menos el más apartado, de sus lugares de residencia. Pues se le había enviado a desempeñar un papel, entre misionero y párroco, en uno de aquellos países septentrionales de Sudamérica donde existen sectores que soportan inquietos la autoridad de las potencias europeas, o que amenazan de continuo con alzarse en repúblicas independientes bajo la gigantesca sombra del presidente Monroe. La población de estas regiones es de raza cobriza, morena y con pintas rosadas: quiero decir, que está integrada por hispanoamericanos y, en grado mayor aún, por criollos, a pesar de la infiltración continua y creciente de norteamericanos, ingleses, alemanes y demás. El trastorno parece haberse producido a raíz de la llegada de uno de dichos extranjeros. Una vez en tierra firme, sumido en la honda preocupación por la pérdida de una de sus maletas, se acercó al primer edificio que tenía a mano, que resultó ser nada menos que la casa de la misión con su capilla anexa. Recorría la fachada de dicho edificio una larga terraza y una también larga hilera de postes por los que trepaban oscuras y retorcidas lianas de hojas achatadas y enrojecidas por el otoño. En el interior del recinto se apreciaba asimismo, en hilera, cierto número de seres humanos, tan rígidos como los postes, cuyo color recordaba de algún modo al de las lianas. Pues mientras sus sombreros de ala ancha eran tan negros como sus ojos, abiertos sin la más leve sombra de pestañeo, la tez de casi todos ellos parecía tallada en la oscura madera de aquellos bosques transatlánticos. Fumaban en su mayor parte cigarros largos, delgados y negros; y bien se podría decir que en aquel grupo de fumadores lo único que se movía era el humo. Probablemente, el forastero les habría clasificado a todos como nativos, aun cuando algunos parecían enorgullecerse de su sangre española. Sin embargo, no era él la persona indicada para establecer distinciones sutiles entre españoles y cobrizos, y sí, más bien, para obviar, una vez percibidas las características que veía en los naturales del lugar, a quien hubiese clasificado como indígenas.

Nuestro personaje era un periodista de la ciudad de Kansas, hombre delgaducho, cabello claro y lo que Meredith habría llamado una ««nariz intrépida»; se podía presumir de ella que se abría camino tanteando los objetos y que se movía como la trompa de un oso hormiguero. Se apellidaba Snaith y sus padres, después de una concienzuda meditación, le pusieron por nombre de pila Saúl, hecho que, muy acertadamente, ocultaba cuando le era posible. Por cierto que había acabado por adoptar el nombre de Pablo, aunque por una razón que nada tenía que ver con la que indujera a hacerlo al Apóstol de los Gentiles. Por el contrario, de haber sido mayor su conocimiento de la materia, se habría dado cuenta de que el aspecto que mejor le cuadraba era el de perseguidor, pues consideraba a las religiones sistemáticas con cierto desprecio convencional, más fácil de aprenderse en Ingersoll que en Voltaire. Y el caso es que, vestido con tal característica secundaria de su personalidad, se enfrentó con la misión y el grupo estacionado ante la terraza. Algo, en su indiferencia e imposible comportamiento, inflamó su furia; y, al no obtener respuesta adecuada a sus primeras preguntas, empezó a preguntarse y a responder a todo por sí mismo.

Inmóvil en su sitio bajo el ardiente sol, figura impecable con su panamá y su espléndido traje, y aguantando con puño de hierro por el asa su bolsa de mano, comenzó a vociferar dirigiéndose a la pacífica concurrencia que permanecía a la sombra. Empezó a explicarles, en voz muy alta, la razón por la que eran perezosos, marranos, brutalmente ignorantes y más rebajados que los animales inmundos, en el supuesto caso de que ese problema hubiese podido ocupar alguna vez sus mentes. En su opinión, todo se debía a la nefasta influencia del clero, que tan miserablemente pobres les había hecho y tan sin esperanza les había oprimido, hasta hacer posible que se sentaran como lo estaban en la sombra, fumando y sin ocuparse de nada.


—¡Y que seáis una multitud poderosa y dúctil para ser embaucados por semejantes ídolos vanidosos, con sólo ir de acá para allá con sus mitras, sus tiaras, sus capas pluviales y demás parafernalia, mirándolo todo por encima del hombro como si fuese basura; embaucados, sí, por coronas, palios y paraguas santos, como cabritillos de saltimbanquis; sólo porque un pomposo y viejo Sumo Sacerdote de la Conchinchina se cree el dueño absoluto de la tierra! ¿Cuál es vuestra opinión? ¿Qué tenéis que añadir por vuestra cuenta, pobres inútiles? Ya os digo yo que por esta razón os quedáis rezagados en la barbarie y no sabéis ni leer, ni escribir, ni…

Libros Relacionados

  • ManaliveManalive Gilbert Keith Chesterton Manalive Manalive trata la eterna lucha del hombre científico empirista enfrentado […]
  • El secreto del padre BrownEl secreto del padre Brown G. K. Chesterton Flambeau, que en un tiempo fue el criminal más famoso de Francia y más tarde detective […]
  • La sabiduría del padre BrownLa sabiduría del padre Brown G. K. Chesterton La ausencia de Mr. Glass   La consulta del doctor Orion Hood, el eminente criminólogo y […]
  • Por qué soy católicoPor qué soy católico Gilbert Keith Chesterton  Introducción En los primeros meses de 1922, Frances Chesterton advirtió que […]
  • El escándalo del padre BrownEl escándalo del padre Brown Gilbert Keith Chesterton Extracto: No sería honesto contar las aventuras del padre Brown sin admitir que una vez estuvo […]
  • RelatosRelatos Gilbert Keith Chesterton Las muertes de los Pendragon El padre Brown no se sentía con ánimo aventurero. Recientemente había […]
  • El Hombre ComúnEl Hombre Común Gilbert Keith Chesterton El hombre común La explicación o la excusa de este ensayo se encontrará en cierta idea que a mí […]
  • OrtodoxiaOrtodoxia G. K. Chesterton INTRODUCCIÓN EN DEFENSA DE TODO LO DEMÁS   La única justificación posible para este libro, consiste […]
  • Tres relatos del padre BrownTres relatos del padre Brown G. K. Chesterton El caso Donnington Max Pemberton expone el enigma del caso Donnington El siguiente relato sobre el caso […]
  • San Francisco de Asís BiografíaSan Francisco de Asís Biografía Gilbert Keith Chesterton San Francisco y su siglo   El siglo XIII se abre con el resplandor de un sol que lo ilumina […]
  • La esfera y la cruzLa esfera y la cruz G. K. Chesterton I. Discusión un poco en el aire   La nave voladora del profesor Lucifer silbaba atravesando […]
  • El Hombre que sabía demasiadoEl Hombre que sabía demasiado Gilbert Keith Chesterton EL ROSTRO EN LA DIANA             Harold […]
  • El regreso de Don QuijoteEl regreso de Don Quijote G. K. Chesterton Un desconchón en la casta Había mucha luz en el extremo de la habitación más larga y amplia de la Abadía […]
  • La cólera de las rosasLa cólera de las rosas G. K. Chesterton Las tres clases de hombres Hablando brutalmente hay tres clases de gente en este mundo. La primera clase […]
  • El Napoleón de Notting HillEl Napoleón de Notting Hill G. K. Chesterton Capítulo 1 Observaciones preliminares sobre el arte de la profecía El género […]
  • El hombre que fue juevesEl hombre que fue jueves G. K. Chesterton CAPÍTULO PRIMERO LOS DOS POETAS DE SAFRON PARK El barrio de Saffron Park —Parque de Azafrán— se […]
  • La llamada de DiosLa llamada de Dios Alfonso Aguiló Pastrana 1. El encuentro con la verdad sobre uno mismo Dios no habla, pero todo habla de […]
  • The Wisdom of Father BrownThe Wisdom of Father Brown Gilbert Keith Chesterton The Absence of Mr Glass THE consulting-rooms of Dr Orion Hood, the eminent criminologist and […]
  • Ronald KnoxRonald Knox Evelyn Waugh Prefacio Para convertirse en una celebridad nacional, a Ronald Knox sólo le faltó ser lo […]
  • Las tres meditaciones del Papa Francisco a los sacerdotes en su jubileoLas tres meditaciones del Papa Francisco a los sacerdotes en su jubileo Matilde Eugenia Perez Tamayo SALUDO INICIAL ¡Buenos días queridos sacerdotes! Comencemos esta jornada […]
  • Razones para la esperanzaRazones para la esperanza José  Luis  Martín  Descalzo Una humanidad de trapo El reportaje más […]
  • Textos de San Juan CrisóstomoTextos de San Juan Crisóstomo San Juan Crisóstomo INTRODUCCIÓN San Juan Crisóstomo es el representante más importante […]
  • El Joven Cristiano y su sexualidadEl Joven Cristiano y su sexualidad Anónimo INTRODUCCION Se cuenta de un ermitaño que vivía solo en una cueva con su hijo de 15 años. El hijo nunca había […]
  • La conversión de Alexis CarrelLa conversión de Alexis Carrel Alexis Carrel (1873-1944) Dr. Alexis Carrel, Premio Nobel de Medicina 1912 Alexis Carrel, Premio Nobel de Medicina, […]

Contenido relacionado


Comprar Libros Católicos


Aquí puedes hacer tus comentarios