La humildad, pues, nos perfecciona en lo que mira a Dios, y la mansedumbre en lo que toca al prójimo.

— San Francisco de Sales

Francisco J. Castro Miramontes & Carmen Guaita

Prólogo

Queridos lectores:

Acabo de leer las cartas que se han intercambiado mis queridos amigos Carmen Guaita y Paco Castro. Aún me siento una intrusa… Tengo la sensación de que me he colado en una parte íntima de sus vidas, que he sido testigo de sus alegrías y de sus dolores, de sus miedos y sus aventuras, en definitiva, de lo que ellos esperan de la vida y… de lo que la vida espera de ellos.

Queridos Carmen y Paco, gracias por haberme permitido esta intromisión en vuestros pensamientos, en los de vuestra mente y en los de vuestro corazón. Y gracias por compartirlos con todos los lectores que, estoy convencida, van a disfrutar, se van a conmover, van a reflexionar y van a gozar con vuestras palabras.

Ahora que he terminado de leer vuestras cartas, siento que no puedo ser sólo una mera lectora o espectadora de vuestras vidas. Habéis tenido la generosidad de compartirlas con nosotros y ahora, las nuestras, ya no pueden ser igual que antes. Esta idea, por cierto, la expresa muy bien el hijo mayor de Carmen, como recoge su madre en una de las misivas. Y es que, con estas cartas ocurre como con las buenas conversaciones, sirven para que los interlocutores, y también los lectores, nos enriquezcamos con ellas. No podemos ser espectadores pasivos. Vosotros habéis movido el lápiz con el que trazamos la línea de nuestras vidas, ¿verdad, José Luis?

Como buenos jardineros, habéis regado con amor esa semilla de la flor de la esperanza que Alguien plantó hace tiempo en nuestros corazones. Y esa semilla, si la tierra no es dura, sólo tiene que crecer y crecer.

Eso sí, debemos estar pendientes cada día o, mejor, cada instante, de abonarla. Y no siempre es fácil. Con frecuencia nos descuidamos y nos preocupamos excesivamente de los vientos que soplan a nuestro alrededor o de los nubarrones que se forman en el cielo, olvidándonos de nuestra pequeña simiente.

Paco, con esas evocaciones que le insinúan la hermana tierra y el hermano cielo, paseando por las rúas de su querida Compostela, compartiendo camino con sus otros hermanos, los hombres y las mujeres que, como nosotros, salen al paso de su vida… Y Carmen, con su extraordinaria sensibilidad, que tan bien sabe ella poner al encuentro de la razón, desde su maravillosa condición de profesional cualificada pero, ante todo, como hija, madre y esposa, ponen en nuestro camino esas pequeñas razones cotidianas que, cual semillas, hacen crecer en nosotros la flor de la esperanza.

Gracias,

María Ángeles Fernández Muñoz


Enlaces de Descarga


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


Todo comenzó en Galilea

Todo comenzó en Galilea

Tal vez cuando hace unas semanas inicié este viaje a Tierra Santa, no imaginaba el lindo recuerdo que de él acabaría teniendo. Comenzaba sin saberlo ...
Ver Libro
La verdad sobre el Secreto de Fátima

La verdad sobre el Secreto de Fátima

Este es un libro «popular», ciertamente; pero absolutamente serio. Ninguna de nuestras afirmaciones — o, a veces, de nuestras correcciones a errores anteriores — está ...
Ver Libro
Familiaris Consortio

Familiaris Consortio

La Iglesia al servicio de la familia 1. La familia, en los tiempos modernos, ha sufrido quizá como ninguna otra institución, la acometida de las ...
Ver Libro
Sobre El Anticristo

Sobre El Anticristo

Capítulo III de "El fin del tiempo", Barcelona, Herder, 1984. Cualquier lenguaje teológico es susceptible de una interpretación metafísica, puesto que, en tanto que símbolo, ...
Ver Libro
La evangelización de los católicos

La evangelización de los católicos

¿Qué es la nueva evangelización? En cierto modo, es más fácil responder a esta pregunta mostrando que hablando. Entendemos la respuesta cuando nos la encontramos. La ...
Ver Libro
Textos de San Ambrosio

Textos de San Ambrosio

Os aproximáis al altar. Nada más comenzar a venir, los ángeles os han mirado. Han visto que os acercáis al altar, y vuestra condición humana, ...
Ver Libro
Son tres los que se casan

Son tres los que se casan

El amor se halla principalmente en la voluntad y no en las emociones o en las glándulas; la voluntad es la voz y las emociones ...
Ver Libro
Milagros de Jesús 1 y 2 (Ilustrado)

Milagros de Jesús 1 y 2 (Ilustrado)

Las bodas de Caná (Jn.2,2-12) HABIÉNDOSE celebrado unas bodas en Caná de Galilea, resulta que la Madre de Jesús estaba allí. Y pasando por allí ...
Ver Libro
La vida nueva

La vida nueva

En aquella parte del libro de mi memoria, antes de la cual poco podía leerse, hay un epígrafe que dice Incipit vita nova. Bajo este ...
Ver Libro
Fe y Dolor

Fe y Dolor

Hablar del dolor es hablar de la persona. ¿Es el dolor algo biológico? ¿Algo filosófico? ¿Algo religioso? Las raíces del dolor ahondan en lo más ...
Ver Libro
7 Caminos a la Santidad

7 Caminos a la Santidad

Este libro no te va a hacer un santo sino que te va a ayudar a conocer y acercarte más a Jesucristo y seguir sus ...
Ver Libro
Libro de Las Obras Divinas

Libro de Las Obras Divinas

Amigo lector: vas a leer la obra, para mí, más fascinante de Sta. Hildegarda. Aunque para ser precisos, Santa Hildegarda no se atribuye su autoría, ...
Ver Libro
Fe y Razón

Fe y Razón

Impartida por el cardenal Joseph Ratzinger en Subiaco el 1 de abril de 2005, en el monasterio de Santa Escolástica, al recibir el premio «San ...
Ver Libro
Cinco defensores de la fe y la razón

Cinco defensores de la fe y la razón

LA filosofía tiene cada vez peor reputación. Si un estudiante muestra un interés verdadero por esta disciplina, sus compañeros y amigos le tendrán lástima, se ...
Ver Libro
El drama del humanismo ateo

El drama del humanismo ateo

Si los diferentes capítulos de esta obra no están organizados dentro de un todo sistemático, tampoco su objeto es, en la intención de su autor, ...
Ver Libro
Los comediantes

Los comediantes

Si pienso en los grises monumentos que conmemoran en Londres a generales ecuestres, héroes de las guerras coloniales y políticos de levita aún más profundamente ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta