1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

lacastidadposible

Miguel Ángel Fuentes, I.V.E.

Por qué escribir sobre la castidad?

Hay que escribir sobre el tema porque hace falta.

Durante muchas décadas los grandes errores sobre este tema han venido relacionándose con S. Freud; como si él tuviese la cul­pa de todos los enredos en este ámbito. Y no hay duda de que debe caberle una gran parte de la responsabilidad en la sexualiza- ción (es decir, genitalización) de la cultura contemporánea. Pero Freud también fue parte de un tiempo y un movimiento que que­ría prestar oídos a doctrinas como la suya. La culpa no es toda del predicador, aunque lleve la mayor parte; si tanto falló el discerni­miento de sus oyentes, por algo habrá sido. Considero que Freud enseñó lo que muchos querían oír, y que el mundo occidental ve­nía pudriéndose de mucho antes; el célebre psiquiatra aportó el catalizador que aceleró el proceso.

Algo semejante ocurre en nuestro tiempo, caldo de cultivo de las más trastornadas doctrinas… que muchos quieren oír. Por eso, con el terreno preparado por el cine y la literatura New Age, y los oídos (y las almas) acostumbrados al desenfreno y a la necedad por el hedonismo y el relativismo, hemos llegado al punto que muchos de nuestros contemporáneos no se sorprenderían si la próxima semana el planeta amanece gobernado por extraterres­tres, o si encuentran el difunto espíritu de algún ilustre antepasado desayunando en su cocina. Esto, dentro de todo, es parte de la ensalada que reciben cada día a través de los medios. En cambio, quedarían atolondrados, fastidiados y molestos si alguien intenta hablarles de castidad o pureza. ¡No son tiempos, estos, de zonce­ras! Es la virtud exiliada.

El destierro de esta virtud ha llegado a la misma educación in­fantil. Lo demuestra el hecho inauditamente doloroso de constatar que ya no luchamos para impedir el aborto o la esterilización en la sociedad, sino para que los padres conserven el derecho de decir­les a sus hijos que sean virtuosos, o de modo más crudo pero no irreal: que sus maestros no les enseñen que fornicar está bien, o les instruyan cómo hacerlo sin tener hijos (por justicia habría que añadir también que muchos maestros y profesores honestos están en el lado correcto de la batalla, y no quieren ser obligados por las autoridades superiores a cooperar en esta verdadera deformación de las conciencias de sus alumnos). Muchos gobiernos pelean ac­tualmente como energúmenos para imponer —con una fuerza e intolerancia tan proverbial como la de los más renombrados totali­tarismos históricos— una educación que convenza a la niñez y a la juventud de que ser castos es anormal y enfermizo; y que lo nor­mal es ser un sinvergüenza (respetando el sentido etimológico de la palabra) y llevar una libertad sexual exenta de límites morales y de consecuencias sociales (es decir, embarazos) y sanitarias.

En esta época que tanto exalta a los “jóvenes idealistas” del pasado, y que si realmente hubiesen sido tales, habrían debido encauzar su idealismo a mejores puertos, me tomo el atrevimiento de dirigir estos pensamientos a los muchos jóvenes y adultos que aún en nuestros días no han perdido la capacidad de forjar en sus corazones un ideal sublime. A ellos quiero decirles que la castidad es posible y es necesaria; además, es cautivante.


Icon

Descargar EPUB La Castidad ¿posible? - Miguel Ángel Fuentes

Tamaño: 334.05 KB Creado: 23 febrero, 2016
Icon

Descargar MOBI La Castidad ¿posible? - Miguel Ángel Fuentes

Tamaño: 375.00 KB Creado: 23 febrero, 2016
Icon

Descargar PDF La Castidad ¿posible? - Miguel Ángel Fuentes

Tamaño: 1.05 MB Creado: 23 febrero, 2016

Libros de este autor/tema

El Camino del Perdón

El Camino del Perdón

La tarde del 5 de julio de 1902, agonizaba en un hospital de la ciudad de Nettuno una jovencita llamada María Goretti. Su agonía había ...
Ver Libro
Cegó sus ojos, el Juicio Propio

Cegó sus ojos, el Juicio Propio

San Ignacio habla del “camino incierto y peligroso del propio juicio”. San Juan de Ávila exigía mucho empeño en purificar el apego al juicio propio ...
Ver Libro
Educar los afectos

Educar los afectos

El cuadro que preside estas consideraciones reproduce la estructura con la cual Dante diseña la segunda parte de su Comedia, es decir, el Purgatorio. Él ...
Ver Libro
Los hizo varón y mujer

Los hizo varón y mujer

El amor humano matrimonial es una de las maravillas salidas de las manos de Dios. Es la unión de un hombre y una mujer para ...
Ver Libro
¿En dónde dice la Biblia que...?

¿En dónde dice la Biblia que…?

La cuestión fundamental En este primer capítulo -clave para este libro no sólo por la importancia que revisten en sí las cuestiones consideradas en él ...
Ver Libro
La joven de carácter

La joven de carácter

Cuenta la tradición griega que cuando Harmodio y Aristógiton conspiraban contra los tiranos Hiparco e Iípias, una mujer, Lena, tomó parte en sus proyectos; y, ...
Ver Libro
Feminidad Pura

Feminidad Pura

Nunca olvidaré el día en que se alejó de mí por última vez. Lo único en lo que podía pensar era que “ese chico se ...
Ver Libro
El Manuscrito del Purgatorio

El Manuscrito del Purgatorio

Es vieja la fecha de la impresión, se publicó como un documento puramente histórico y con todas las reservas exigidas por la Iglesia, según el ...
Ver Libro
Manzanas de Gomorra

Manzanas de Gomorra

Los prólogos se suelen redactar después de escribir un libro. En el caso de la presente obra, estas líneas introductorias son colocadas aquí antes de ...
Ver Libro
La Continencia

La Continencia

1. Difícil tarea es analizar esa virtud que llamamos continencia en una forma de dignidad y conveniencia. Pero Aquel de quien es don generoso tal ...
Ver Libro

Contenido relacionado


Comprar Libros Católicos


Aquí puedes hacer tus comentarios