La Castidad ¿posible?


Cuando se ama no se sufre, y si se sufre hasta se ama el mismo sufrimiento.

— San Agustín

Miguel Ángel Fuentes, I.V.E.

Por qué escribir sobre la castidad?

Hay que escribir sobre el tema porque hace falta.

Durante muchas décadas los grandes errores sobre este tema han venido relacionándose con S. Freud; como si él tuviese la cul­pa de todos los enredos en este ámbito. Y no hay duda de que debe caberle una gran parte de la responsabilidad en la sexualiza- ción (es decir, genitalización) de la cultura contemporánea. Pero Freud también fue parte de un tiempo y un movimiento que que­ría prestar oídos a doctrinas como la suya. La culpa no es toda del predicador, aunque lleve la mayor parte; si tanto falló el discerni­miento de sus oyentes, por algo habrá sido. Considero que Freud enseñó lo que muchos querían oír, y que el mundo occidental ve­nía pudriéndose de mucho antes; el célebre psiquiatra aportó el catalizador que aceleró el proceso.

Algo semejante ocurre en nuestro tiempo, caldo de cultivo de las más trastornadas doctrinas… que muchos quieren oír. Por eso, con el terreno preparado por el cine y la literatura New Age, y los oídos (y las almas) acostumbrados al desenfreno y a la necedad por el hedonismo y el relativismo, hemos llegado al punto que muchos de nuestros contemporáneos no se sorprenderían si la próxima semana el planeta amanece gobernado por extraterres­tres, o si encuentran el difunto espíritu de algún ilustre antepasado desayunando en su cocina. Esto, dentro de todo, es parte de la ensalada que reciben cada día a través de los medios. En cambio, quedarían atolondrados, fastidiados y molestos si alguien intenta hablarles de castidad o pureza. ¡No son tiempos, estos, de zonce­ras! Es la virtud exiliada.

El destierro de esta virtud ha llegado a la misma educación in­fantil. Lo demuestra el hecho inauditamente doloroso de constatar que ya no luchamos para impedir el aborto o la esterilización en la sociedad, sino para que los padres conserven el derecho de decir­les a sus hijos que sean virtuosos, o de modo más crudo pero no irreal: que sus maestros no les enseñen que fornicar está bien, o les instruyan cómo hacerlo sin tener hijos (por justicia habría que añadir también que muchos maestros y profesores honestos están en el lado correcto de la batalla, y no quieren ser obligados por las autoridades superiores a cooperar en esta verdadera deformación de las conciencias de sus alumnos). Muchos gobiernos pelean ac­tualmente como energúmenos para imponer —con una fuerza e intolerancia tan proverbial como la de los más renombrados totali­tarismos históricos— una educación que convenza a la niñez y a la juventud de que ser castos es anormal y enfermizo; y que lo nor­mal es ser un sinvergüenza (respetando el sentido etimológico de la palabra) y llevar una libertad sexual exenta de límites morales y de consecuencias sociales (es decir, embarazos) y sanitarias.

En esta época que tanto exalta a los “jóvenes idealistas” del pasado, y que si realmente hubiesen sido tales, habrían debido encauzar su idealismo a mejores puertos, me tomo el atrevimiento de dirigir estos pensamientos a los muchos jóvenes y adultos que aún en nuestros días no han perdido la capacidad de forjar en sus corazones un ideal sublime. A ellos quiero decirles que la castidad es posible y es necesaria; además, es cautivante.


Enlaces de Descarga


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


Cegó sus ojos, el Juicio Propio

Cegó sus ojos, el Juicio Propio

San Ignacio habla del “camino incierto y peligroso del propio juicio”. San Juan de Ávila exigía mucho empeño en purificar el apego al juicio propio ...
Ver Libro
Las adicciones: una visión antropológica

Las adicciones: una visión antropológica

Un artículo firmado por Jesús Cornejo, en La Nación del 7 de mayo de 2009, señalaba que “en la provincia de Buenos Aires, durante 2008, ...
Ver Libro
El Camino del Perdón

El Camino del Perdón

La tarde del 5 de julio de 1902, agonizaba en un hospital de la ciudad de Nettuno una jovencita llamada María Goretti. Su agonía había ...
Ver Libro
¿En dónde dice la Biblia que...?

¿En dónde dice la Biblia que…?

La cuestión fundamental En este primer capítulo -clave para este libro no sólo por la importancia que revisten en sí las cuestiones consideradas en él ...
Ver Libro
Los hizo varón y mujer

Los hizo varón y mujer

El amor humano matrimonial es una de las maravillas salidas de las manos de Dios. Es la unión de un hombre y una mujer para ...
Ver Libro
La sabiduría de los Salmos

La sabiduría de los Salmos

Los salmos forman un libro del Antiguo Testamento situado entre los escritos de los profetas y los libros sapienciales y que consta de ciento cincuenta ...
Ver Libro
El magisterio de la Iglesia

El magisterio de la Iglesia

El llamado Símbolo Apostólico se compone esencialmente: 1.º, de una parte trinitaria: tres artículos en que se profesa la fe en las tres divinas Personas; ...
Ver Libro
El gran medio de la oración

El gran medio de la oración

Varias son las obras espirituales que he publicado. Citaré las “Visitas al Santísimo Sacramento y a María Santísima”, “La Pasión de Cristo” y “Las Glorias ...
Ver Libro
El Paraíso, Caín y Abel, Noé

El Paraíso, Caín y Abel, Noé

En este volumen se agrupan tres textos de san Ambrosio que presentan indudables rasgos comunes: los tres se centran sobre los primeros capítulos del Génesis, ...
Ver Libro
El obispo del sagrario abandonado

El obispo del sagrario abandonado

Hubiera yo querido leer muy despacio esta biografía del Exento, y Rvdmo. Sr. D. Manuel González García, Arcipreste que fue de Huelva y Obispo de ...
Ver Libro
Vida Primera de San Francisco de Asís

Vida Primera de San Francisco de Asís

En el nombre del Señor. Amén. Deseando yo narrar con piadosa devoción ordenadamente, guiado y amaestrado siempre por la verdad, los hechos y la vida ...
Ver Libro
Nada te turbe, Nada te espante

Nada te turbe, Nada te espante

Santa Teresa de Jesús nació en Ávila en la madrugada del miércoles día 28 de marzo de 1515, y murió santísimamente a las nueve de ...
Ver Libro
La vocación personal

La vocación personal

Se me había enseñado por años y yo había llegado a creer que la transformación personal realizada por los Ejercicios Espirituales de San Ignacio consiste, ...
Ver Libro
La libertad interior

La libertad interior

Donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. «Ofreceremos a Dios nuestra voluntad, nuestra razón, nuestra inteligencia, todo nuestro ser a través de las ...
Ver Libro
La Confesión

La Confesión

En todos los acontecimientos que no son inevitables y que implican en su desarrollo la libertad y el deseo, suele el hombre buscar una solución ...
Ver Libro
Arte de bien morir

Arte de bien morir

Quien haya leído y meditado con espacio y devoción los cuatro opúsculos del Cardenal Belarmino que llevamos ya impresos, tiene mucho adelantado para la inteligencia ...
Ver Libro
San Juan de la Cruz

San Juan de la Cruz

Memoria de san Juan de la Cruz, presbítero de la Orden de los Carmelitas y doctor de la Iglesia, el cual, por consejo de santa ...
Ver Libro
¿En dónde dice la Biblia que...?

¿En dónde dice la Biblia que…?

La cuestión fundamental En este primer capítulo -clave para este libro no sólo por la importancia que revisten en sí las cuestiones consideradas en él ...
Ver Libro
Recopilación de mensajes a las mujeres

Recopilación de mensajes a las mujeres

En la meditación dominical, en el Angelus del día 1 de enero, Solemnidad de Santa María, Madre de Dios, y XXVIII Jornada Mundial de la Paz, ...
Ver Libro
Cielo e Infierno: Verdades de Dios

Cielo e Infierno: Verdades de Dios

«Lo que el Señor pone en mi boca, ¿me lo voy a callar?» (Nm 23, 12) «Todo lo que hacen los hombres es insuficiente y ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta