pecado

San Alfonso María de Ligorio

Primer Punto

El engaño de aquellos que dicen que los pecados contra la pureza no son un gran mal 


  El incasto dice por tanto que los pecados contra la pureza no son sino un mal menor. Al igual que “… La puerca vuelve a revolcarse en el lodo” (2 Pedro 2:22), ellos se encuentran inmersos en su propia suciedad (inmundicia), por lo que no ven la maldad de sus acciones, y por lo tanto, no sienten ni aborrecer el mal olor de sus impurezas, que produce asco y horror en todos los demás. ¿Puede usted, que dicen que el vicio de la impureza no es más que un pequeño mal – yo le pregunto puede negar que es un pecado mortal?

Si lo niegas, eres un hereje, porque como dice San Pablo, “no erréis: ni los fornicarios, ni los idólatras, ni adúlteros, ni los afeminados, ni los sodomitas (que se echan con varones), ni ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los calumniadores,  ni  los estafadores,  poseerán  el  Reino  de  Dios.“-Corintios 6: 9.10. Es un pecado mortal, no puede ser un pequeño mal. Es más pecaminoso que el robo o la detracción, o la violación del ayuno.

Entonces, ¿cómo puedes decir que no es un gran mal? Tal vez es el pecado mortal que a usted le parece ser un mal menor? ¿Es un mal menor despreciar la gracia de Dios, darle la espalda a él, y perder su amistad, por un bestial placer transitorio?

Santo Tomás enseña que ese es un pecado mortal, porque es un insulto a hacia Dios infinito, que contiene cierta infinidad de malicia. “Un pecado cometido contra Dios, que tiene una cierta infinitud, a causa de la infinita Majestad Divina” – Santo Tomás ¿Es pecado mortal un mal menor? Se trata de un mal tan grande, que si todos los ángeles y todos los santos, los apóstoles, mártires, e incluso la Madre de Dios, que ofrecieran todos sus méritos para expiar un solo pecado mortal, la oblación no sería suficiente.

No, porque esa reparación o satisfacción sea finita; sino que la deuda contraída por el pecado mortal es infinita, a causa de la majestad infinita de Dios, que ha sido ofendido. Dios detesta enormemente a los pecados contra la pureza más allá sin medida. Si una mujer encuentra su plato sucio, se asquea, y no puede comer. ¿Ahora, que repugnancia e indignación debe tener Dios, que es la pureza misma, he aquí las asquerosas impurezas por las cuales su ley es violada? Él ama la pureza con un amor infinito, y en consecuencia Él detesta infinitamente la sensualidad que el hombre lascivo y voluptuoso llama un mal menor.

Contenido relacionado


Comprar Libros Católicos


  1. Gracias por este magnifico trabajo editorial. Los estoy descargando para imprimirlos y obsequiarlos a personas que verdaderamente creen en el mundo espiritual o mejor en el REINO DE MI DIOS Y SU AMADO HIJO JESUCRISTO Y TODOS LOS SERES CELESTIALES DEL CIELO.

    QUE MI DIOS LOS BENDIGA Y PROTEJA SIEMPRE.

Aquí puedes hacer tus comentarios