pasionymuerte

Por favor califica este libro:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 4,00 de 5)
Cargando…

San Alfonso María De Ligorio

INTRODUCCIÓN

Cuan útil es meditar en la pasión de Jesucristo.
 
El amante de las almas, nuestro Redentor amantísimo, declaró que no tenía otro motivo por el cual descendió sobre la tierra sino para convertirse en el hombre que iba a encender en los corazones de los hombres el fuego de su santo amor: he venido a traer fuego sobre la tierra; ¿y qué quiero sino que se encienda? (Lc. 12, 49) Y, oh, que hermosas llamas de amor que no ha encendido en tantas almas, especialmente por los dolores que eligió sufrir en su muerte, con el fin de llevar a nosotros el amor inconmensurable que todavía mantiene para nosotros!

Oh, cuántas almas felices, en las heridas de Jesús, tal como en la quema de hornos de amor, han sido tan inflamados en su amor que no se han negado a consagrar a Él sus bienes, sus vidas, y todo su ser, superando con gran valor todas las dificultades que tenían que enfrentar en la observancia de la ley divina, pues el amor de ese Señor que, siendo Dios, escogió sufrir tanto por el amor de ellos! Esto fue sólo el consuelo que el Apóstol nos dió, con el fin de que no pudieramos fallar, para hacer grandes avances en el camino de la salvación: Piensa diligentemente sobre Aquél que aguantó tanta oposición en su contra, para que no sean desanimados, desmayando en sus mentes? (Hb. 12, 3)

Por lo cual San Agustín, todo inflamado de amor a la vista de Jesús clavado en la cruz, oró por tanto, con dulzura: "Imprime, Señor, tus heridas en mi corazón, para que yo lea el sufrimiento en el mismo y el amor: el sufrimiento, para que yo soporte por tí todo el sufrimiento; quiero, que pueda despreciar por Tí todo otro amor. Escribe, dijo, mi amantísimo Salvador, escribe en mi corazón tus llagas, con el fin de que se me permita siempre en  mi interior los sufrimientos y Tu amor. Sí, porque, teniendo ante mis ojos los grandes sufrimientos que Tú, mi Dios, has soportado conforme, pueda soportar en silencio todos los sufrimientos en que se pueda caer en suerte soportar; y al ver el amor que exhibiste para mí en la cruz, nunca pueda amar o ser capaz de amar cualquier otro que Tú.”

Y de qué fuente han tomado los santos el valor y la fuerza para sufrir tormentos, el martirio y la muerte, si no de los sufrimientos de Jesús crucificado? San José de Leonessa, un capuchino, al ver que iban a atarlo con cuerdas, por una incisión dolorosa que un cirujano le iba  hacer en su cuerpo, tomó en sus manos su crucifijo y dijo: "¿Por qué estos cordones? ¿Por qué estas cuerdas? He aquí, éstas son mis cadenas, mi Salvador clavado en la cruz por amor de mí. Él, por medio de sus sufrimientos, me constriñe a soportar toda prueba por su bien." Y así, sufrió la amputación sin una queja; mirando en Jesús, quien, como cordero delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. (Is. 53, 7)

¿Quién, entonces, jamás puede quejarse de que sufre equivocadamente,  cuando considera a Jesús, que fue molido por nuestros pecados?  (Is. 53, 5) ¿Quién puede negarse a obedecer, a causa de alguna inconveniencia, cuando Jesús se hizo obediente hasta la muerte? Quién puede negarse a ignominias, cuando ven a Jesús tratado como un tonto, como un rey de burlas, como un alterador del orden público; golpeado, escupido en su rostro, y suspendido sobre una infame cruz?

¿Quién podría amar a ningún otro objeto que a Jesús cuando lo ven morir en medio de tantos sufrimientos e insultos, con el fin de cautivar nuestro amor? Un cierto devoto solitario rogó a Dios que le enseñase lo que él podría hacer para amarlo perfectamente. Nuestro Señor le reveló que no había ninguna manera más eficiente de llegar al perfecto amor hacia Él que meditar constantemente en su pasión. Santa Teresa se lamentaba y se quejaba de ciertos libros que le habían enseñado a dejar fuera de la meditación la Pasión de Jesucristo, porque ésta pondría un impedimento para la contemplación de su divinidad; y la santa exclamó: "Oh Señor de mi alma, Oh mi Jesús crucificado, mi tesoro! Nunca me acuerdo de esta opinión sin pensar que he sido culpable de gran traición. Y es posible que seas, mi Señor, si pudieras, ser un obstáculo para mí en el camino de un bien mayor? De ahí, entonces, que todos los bienes vengan a mí, pero de tí? "Y entonces ella añadió: "Yo he visto que, con el fin de agradar a Dios, y para inducirlo a concedernos grandes gracias, Él quiere que todos ellos deban pasar a través de las manos de esta humanidad más sagrada, en la que su majestad divina declaró que él se complacía."  (Vida de Santa Teresa cap. 22)

Por esta razón, el padre Baltasar Álvarez dijo que la ignorancia de los tesoros que poseemos en Jesús fue la ruina de los cristianos; y por lo tanto su más favorita meditación habitual estaba en la pasión de Jesucristo. Meditó sobre todo en tres de los sufrimientos de Jesús, su pobreza, el desprecio y el dolor; y exhortó a sus penitentes a meditar con frecuencia en la pasión de nuestro Redentor, diciéndoles que no debían considerar que habían hecho nada en absoluto, hasta que hubieran llegado a retener presente a Jesús crucificado continuamente en sus corazones.

"El que desea", dice San Buenaventura, "avanzar de virtud en virtud, de gracia en gracia, debe meditar continuamente sobre la Pasión de Jesús." Y añade que "no hay práctica más rentable para toda la santificación del alma que la frecuente meditación de los sufrimientos de Jesucristo. "

San Agustín también dijo que una sola lágrima derramada en el recuerdo de la Pasión de Jesús vale más que una peregrinación a Jerusalén, o un año de ayuno a pan y agua. Sí, porque era para este fin que nuestro Salvador sufrió tanto, con el fin de que pensemos en sus sufrimientos; porque si pensamos en ellos, es imposible no inflamarse de amor divino: La caridad de Cristo nos apremia, (2Co. 5, 14) dice San Pablo, que si Jesús es amado por unos pocos, porque pocos consideran los dolores que ha sufrido por nosotros; pero el que frecuentemente los considera no puede vivir sin amar a Jesús." La caridad de Cristo nos apremia". Él se sentirá tan limitado por su amor que le resultará imposible abstenerse de amar a un Dios tan lleno de amor, que ha sufrido tanto para hacernos amarlo.





Paginas de descarga




Paginas de descarga


Icono

Descargar Libro EPUB La Pasión y Muerte de Jesucristo

Tamaño: 138,2 KB Creado: 9 marzo, 2016
Icono

Descargar Libro MOBI La Pasión y Muerte de Jesucristo

Tamaño: 153,57 KB Creado: 9 marzo, 2016
Icono

Descargar Libro PDF La Pasión y Muerte de Jesucristo

Tamaño: 303,51 KB Creado: 9 marzo, 2016


Libros de este autor/tema

Si quieres venirte conmigo

Si quieres venirte conmigo

Para poder entender el por qué de la penitencia, es preciso poder entender el por qué de la vida. Hay muchos que dicen: “Dios es ...
Ver Libro
La Santa Escala

La Santa Escala

A partir del siglo VI, el célebre monasterio de Santa Catalina, fundado por Justiniano en el Monte Sinaí, se convierte en el más importante centro ...
Ver Libro
Una Sola Cosa Es Necesaria

Una Sola Cosa Es Necesaria

Nos refiere San Lucas que, yendo Jesús de camino, llegó a una aldea donde una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Tenía ésta ...
Ver Libro
Sanados por el GRAN Milagro de la Eucaristía

Sanados por el GRAN Milagro de la Eucaristía

A menudo medito en las cosas que me ocurren. He notado que cuando dejo la misa diaria, la vida se me hace más inquietante. Dejo ...
Ver Libro
Oración de consagración al Sagrado Corazón de Jesús

Oración de consagración al Sagrado Corazón de Jesús

¡Señor mío y Dios mío Jesucristo! adoro reverentemente tu corazón inflamado de amor y herido por nuestros pecados, quiero ratificar cada día mi consagración bautismal ...
Ver Libro
Oración Mental Según Santa Teresa

Oración Mental Según Santa Teresa

¿Es posible que el método de enseñar en los principios a hacer oración mental sea causa de rehuir la oración? Para cantar sólo es necesario ...
Ver Libro
Dios Padre

Dios Padre

Hay 4 etapas en nuestro conocer al Padre: La razón nos habla de la existencia de Dios y nos dice que es Infinito, Eterno, Omnipotente, ...
Ver Libro
Las Almas del Purgatorio

Las Almas del Purgatorio

María Simma fue una simple mujer austriaca que tuvo la gracia de recibir revelaciones sobre las Benditas Almas del Purgatorio. Este libro condensa una entrevista ...
Ver Libro
La Dignidad y Santidad Sacerdotal

La Dignidad y Santidad Sacerdotal

Este libro que titulamos «LA DIGNIDAD Y SANTIDAD SACERDOTAL» fue escrito por el santo doctor bajo el título genérico de «Selva de materias predicables e ...
Ver Libro
El Combate Espiritual

El Combate Espiritual

LOS ELOGIOS QUE HIZO UN GRAN SANTO ACERCA DE ESTE LIBRO Monseñor Pedro Camus en su hermoso libro titulado: “El espíritu de san Francisco de ...
Ver Libro
Las maravillas del Santo Nombre de Jesús

Las maravillas del Santo Nombre de Jesús

Por lo cual Dios le exaltó y le otorgó un nombre sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús doblen la rodilla todas las ...
Ver Libro
Práctica del amor a Jesucristo

Práctica del amor a Jesucristo

El mismo título del libro que presentamos indica claramente su contenido. No es una obra que permanezca en el campo de la teoría: se trata ...
Ver Libro
Libro de Oración Católica

Libro de Oración Católica

`OH, JESÚS, Vos conocíais mi miseria antes de fijar en mí Vuestros ojos, y ella, lejos de hacéroslos apartar, ha hecho que me amaseis con ...
Ver Libro
Milagros Eucarísticos

Milagros Eucarísticos

Leemos en el Génesis (22, 1-19) cómo Dios probó la fe de Abrahán: Le había prometido que su descendencia seria como las estrellas del cielo ...
Ver Libro
Los vicios de la impureza

Los vicios de la impureza

 El engaño de aquellos que dicen que los pecados contra la pureza no son un gran mal   El incasto dice por tanto que ...
Ver Libro


Libros de este autor/tema


La Filocalia

La Filocalia

En 1782 fue publicada por primera vez en Venecia, gracias al mecenazgo de Juan Mavrogordato, príncipe rumano la recopilación de la Filocalia, en la cual ...
Ver Libro
Oraciones a La Santísima Virgen María

Oraciones a La Santísima Virgen María

¡María! ¡María! ¡Dulcísima María, Madre querida y poderosa Auxiliadora mía! Aquí me tienes; tu voz maternal ha dado nuevos bríos a mi alma y anhelosa ...
Ver Libro
La Victoriosa Reina del Mundo

La Victoriosa Reina del Mundo

Sor María Natalia de las Hermanas de santa Ma. Magdalena nació en 1901 cerca de Pozsony, en la actual Eslovaquia. Sus padres eran artesanos de ...
Ver Libro
Las Glorias de María

Las Glorias de María

Amado Redentor y Señor mío Jesucristo, yo indigno siervo tuyo, sabiendo el placer que te proporciona quien trata de glorificar a tu Madre santísima, a ...
Ver Libro
Oraciones para las almas del  Purgatorio

Oraciones para las almas del Purgatorio

1. Jesús mío, por aquel copioso sudor de sangre que derramaste en el huerto de Getsemaní, ten piedad de las almas de mis parientes más ...
Ver Libro
La vida oculta en Dios

La vida oculta en Dios

    El autor de estas páginas es un sacerdote que sufrió mucho y a quien el Señor colmo visiblemente. Enteramente desligado de sus notas ...
Ver Libro
Práctica del amor a Jesucristo

Práctica del amor a Jesucristo

El mismo título del libro que presentamos indica claramente su contenido. No es una obra que permanezca en el campo de la teoría: se trata ...
Ver Libro
Una Sola Cosa Es Necesaria

Una Sola Cosa Es Necesaria

Nos refiere San Lucas que, yendo Jesús de camino, llegó a una aldea donde una mujer llamada Marta lo recibió en su casa. Tenía ésta ...
Ver Libro
Santa Gema Galgani

Santa Gema Galgani

La divina fecundidad de la Iglesia católica tiene una de sus más espléndidas manifestaciones en la canonización de esos hijos esclarecidos suyos que elevados al ...
Ver Libro
Via Crucis

Via Crucis

Arrodíllate ante el altar, haz un Acto de Contrición, y forma la intención de ganar las indulgencias bien para ti, o para las almas en el Purgatorio ...
Ver Libro
El arte de la oración

El arte de la oración

Teófano el Recluso, conocido en el mundo bajo el nombre de Georges Govorov, nació en Chernavks, cerca de Orlov, en la provincia central de Viatka ...
Ver Libro
El credo comentado

El credo comentado

Lo primero que le es necesario al cristiano es la fe, sin la cual nadie se llama fiel cristiano. Pues bien, la fe produce 4 ...
Ver Libro
Las Almas del Purgatorio

Las Almas del Purgatorio

María Simma fue una simple mujer austriaca que tuvo la gracia de recibir revelaciones sobre las Benditas Almas del Purgatorio. Este libro condensa una entrevista ...
Ver Libro
¡Sáquennos de aquí!

¡Sáquennos de aquí!

Querido lector: Tienes en tus manos un libro extraordinariamente interesante. Habla del mundo del más allá. Ofrece consejos, pide ayuda y da respuestas. Habla de ...
Ver Libro
Breve guía del examen diario de conciencia

Breve guía del examen diario de conciencia

No se puede negar que el examen diario de conciencia, para muchos de los que lo practican, probablemente para la mayoría resulta un ejercicio pesado ...
Ver Libro
Sanados por el GRAN Milagro de la Eucaristía

Sanados por el GRAN Milagro de la Eucaristía

A menudo medito en las cosas que me ocurren. He notado que cuando dejo la misa diaria, la vida se me hace más inquietante. Dejo ...
Ver Libro
La pérdida de una Madre

La pérdida de una Madre

Escucho el sonido familiar El cual una vez me puso de rodillas Escucho mientras el Viento aúlla con Rabia Grito DÉTENTE, DÉTENTE POR FAVOR Escucho ...
Ver Libro
Tratado del Amor de Dios

Tratado del Amor de Dios

Queridos jóvenes: Recordad aquella frase tan preciosa del beato Juan Pablo II: "El hombre no puede vivir sin amor. Él permanece para sí mismo un ...
Ver Libro
Jesús llora sobre Jerusalén

Jesús llora sobre Jerusalén

Del santo Evangelio según san Lucas 19, 41-44 En aquel tiempo, al acercarse y ver la ciudad, lloró por ella, diciendo: ¡Si también tú conocieras ...
Ver Libro
María La Madre de Jesús

María La Madre de Jesús

Es costumbre en nuestro pueblo llamar a las mujeres con el nombre de María. Cuando alguien va por la calle y no sabe el nombre ...
Ver Libro
El que coma de este pan vivirá para siempre

El que coma de este pan vivirá para siempre

Del santo Evangelio según san Juan 6, 51-58 En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: «Yo soy el pan vivo que ha bajado del ...
Ver Libro
Bajo el cielo de Balazar

Bajo el cielo de Balazar

“Me llamo Alexandrina Maria da Costa. Nací en la feligresía de Balazar, distrito de Porto, el 30 de marzo de 1904. era miércoles santo. Me ...
Ver Libro
Poesías del libro Espejo y Enigma

Poesías del libro Espejo y Enigma

¡OH DIOS crucificado! ¿Se te acabó la sangre? ¡Responde, Jesucristo! ¿Ya no eres Redentor? ¡Ha muerto la esperanza sobre tu rostro exagüe!… ¿Transido de impotencia ...
Ver Libro
El primer mandamiento

El primer mandamiento

Del santo Evangelio según san Marcos 12, 28-34 En aquel tiempo se acercó a Jesús un letrado y le preguntó: ¿Cuál es el primero de ...
Ver Libro
Desde La Cruz

Desde La Cruz

En la difusión de todo mensaje de importancia son necesarios tres elementos: una tribuna, un auditorio y una verdad. Estos tres elementos se encontraron reunidos ...
Ver Libro
La verdad del amor humano

La verdad del amor humano

1. El Concilio Vaticano II, de cuyo inicio celebraremos el 50º aniversario el próximo 11 de octubre, trató con particular atención del matrimonio y la ...
Ver Libro
Restañar la herida del que sufre, mi hermano

Restañar la herida del que sufre, mi hermano

Este prefacio está dirigido a quienes no han leído entregas anteriores de un libro que he titulado “Adán, Jesucristo y nosotros”. Para terminar de entender ...
Ver Libro
Las maravillas del Santo Nombre de Jesús

Las maravillas del Santo Nombre de Jesús

Por lo cual Dios le exaltó y le otorgó un nombre sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús doblen la rodilla todas las ...
Ver Libro
Poesías

Poesías

Tú eres, Jesús, la flor que acaba de entreabrirse, contemplando aquí estoy tu despertar primero. Tú eres, Jesús, la encantadora rosa, el capullito fresco, gracioso ...
Ver Libro
Llama de Amor viva B

Llama de Amor viva B

Y no hay que maravillar que haga Dios tan altas y extrañas mercedes a las almas que él da en regalar; porque si consideramos que ...
Ver Libro

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario