Selecciona tu valoración para este libro: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

evidenciaR

Peter Kreeft y Fr. Ronald Tacelli, SJ

INTRODUCCION

Todo sermón predicado por todo cristiano en el Nuevo Testamento se centra en la resurrección. El evan­gelio, o “las buenas nuevas,” significa esencialmente las nuevas de la resurrección de Cristo. El mensaje que res­plandeció a lo largo del mundo antiguo, que prendió corazones en llamas, que cambió vidas y que revolucionó al mundo no fue “Amarás a tu prójimo”. Toda persona moralmente sana ya sabía eso; eso no era ninguna noti­cia. Las nuevas eran que un hombre que se declaró ser el Hijo de Dios y el Salvador del mundo había resucitado de entre los muertos.

Cuando Pablo predicó el evangelio a los filósofos estoicos y epicúreos en Atenas, ellos pensaban que él estaba predicando acerca de dos nuevos dioses, Jesús y Anastasis (que en griego significa “resurrección”; Hechos 1718) — así de tan importante era la resurrección. (Y así de confundidos estaban los filósofos y los eruditos. Nada ha cambiado.)

Un desafío razonable para el escéptico es este: Si puede demostrarse que Jesús realmente resucitó de en­tre los muertos, ¿creerías en él? Porque si él realmente resucitó, esto da validez a su alegación de ser divino y no meramente humano, ya que resucitar de la muerte es algo que está más allá del poder humano; y su divinidad confirma la verdad del resto de todo lo que dijo, porque Dios no puede mentir.

Rudolf Bultmann, “el padre de la demitologización”, dijo que “si los huesos del Jesús muerto fuesen des­cubiertos mañana en una tumba palestinense, todos los elementos esenciales del cristianismo permanecerían sin cambiarse.” Pablo no estaría de acuerdo. Él dijo que “si Cristo no ha resucitado, entonces


  1.  nuestra proclamación ha sido en vano
  2.  y la fe de ustedes ha sido en vano.
  3.  Incluso somos encontrados que estamos difamando a Dios, porque testificamos de parte de Dios que él resucitó a Cristo — a quien él no resucitó si es cierto que los muertos no son resucitados…
  4.  Si Cristo no ha sido resucitado, la fe de ustedes es fútil
  5.  y todavía están en sus pecados.
  6.  Entonces aquellos que también han muerto en Cristo han perecido.
  7.  Si sólo para esta vida hemos esperado en Cristo, somos de todas las gentes los más desgraciados”. (1 Corintios 15: 14-19)

Libros de este autor/tema

The philosophy of Jesus

The philosophy of Jesus

IT IS FOR BOTH Christians and non-Christians. It’s designed to show Christians a new dimension of Jesus: Jesus the philosopher. And it’s designed to show ...
Ver Libro
Three Philosophies of Life

Three Philosophies of Life

The Inexhaustibility of Wisdom Literature I have been a philosopher for all of my adult life, and the three most profound books of philosophy that ...
Ver Libro
Los pilares de la incredulidad

Los pilares de la incredulidad

Debemos hablar de “enemigos” de la fe porque la vida de la fe es una verdadera guerra. De todos modos, intentamos evitar hablar de enemigos ...
Ver Libro
Relativismo: ¿relativo o absoluto?

Relativismo: ¿relativo o absoluto?

Conviene ante todo aclarar los términos. El título original de la presente obra es A Refutation of Moral Relativism: Interviews with an Absolutist. Por «absolutista» ...
Ver Libro
Nos amó hasta el extremo...

Nos amó hasta el extremo…

Los últimos días de la vida de Jesús, son un tejido de acontecimientos, situaciones, personajes, acciones y palabras, de inigualable importancia y profunda trascendencia. Los ...
Ver Libro
Las virtudes fundamentales

Las virtudes fundamentales

La segunda parte de la Summa theologica del Doctor Común de la Iglesia, que se refiere a la Teología moral, comienza con esta frase: «Puesto ...
Ver Libro
Las siete palabras de Jesús y de María

Las siete palabras de Jesús y de María

LA primera palabra de la Santísima Virgen María ¿Cómo puede ser eso, si yo soy virgen? Lucas 1:34 La primera palabra de Nuestro Señor Padre, ...
Ver Libro
La Pasión del Señor

La Pasión del Señor

La Pasión y Muerte con que nuestro Rey y Salvador Jesucristo dio fin a su vida y predicación en el mundo es la cosa más ...
Ver Libro
Escogida entre millares

Escogida entre millares

Siento ante el P. José María Marcelo, autor del presente libro, la misma admiración y respeto que tienen hacia él centenares de sacerdotes. Este jesuita, ...
Ver Libro
Bajo el cielo de Balazar

Bajo el cielo de Balazar

“Me llamo Alexandrina Maria da Costa. Nací en la feligresía de Balazar, distrito de Porto, el 30 de marzo de 1904. era miércoles santo. Me ...
Ver Libro
The Dolorous Passion of Our Lord Jesus Christ

The Dolorous Passion of Our Lord Jesus Christ

The following meditations will probably rank high among many similar works which the contemplative love of Jesus has produced; but it is our duty here ...
Ver Libro
La Obediencia

La Obediencia

Dios no creó el universo anárquico, sino ordenado jerárquicamente. Las criaturas que no son libres obedecen siempre a leyes físicas. Baruq 3, 33-36: Dios “envía ...
Ver Libro
Si quieres venirte conmigo

Si quieres venirte conmigo

Para poder entender el por qué de la penitencia, es preciso poder entender el por qué de la vida. Hay muchos que dicen: “Dios es ...
Ver Libro
El Cristo interior

El Cristo interior

En Cristo Jesús los cristianos reconocemos «la imagen visible del Dios invisible» (Col 1,15). Por medio de él vislumbramos tanto lo que es Dios como ...
Ver Libro
La familia que alcanzó a Cristo

La familia que alcanzó a Cristo

La Hermana Superiora dejó el libro cuidadosamente. Era una "Vida de San Bernardo de Clairvaux". Después, con tono de reproche, exclamó: —¡Ya le daría yo ...
Ver Libro
Libro sobre El Amor de Dios

Libro sobre El Amor de Dios

Al ilustre señor Aimeric, Cardenal diácono y Canciller de la Iglesia de Roma, Bernardo, abad de Claraval, le desea vivir y morir en el Señor ...
Ver Libro
El Belén que puso Dios

El Belén que puso Dios

El Belén que puso Dios es un libro para Navidad y para cualquier día del año: ya en el comienzo el lector se percata de ...
Ver Libro
Así ama Él

Así ama Él

1.- Conocer a Jesús 234. ¡Conocer y dar a conocer a Jesús! ¡Conocerlo y darlo a conocer todo lo más que se pueda! He aquí ...
Ver Libro
El Abandono de los Sagrarios Acompañados

El Abandono de los Sagrarios Acompañados

128. Se escribe contra un mal tan grave como poco conocido y reparado. ¡El abandono de los Sagrarios acompañados! Ved aquí un tema de conversación ...
Ver Libro
Los Méritos de la Vida

Los Méritos de la Vida

Vi un Hombre tan alto que alcanzaba la cumbre de las nubes del cielo y llegaba hasta las profundidades del abismo, de tal forma que ...
Ver Libro
Restañar la herida del que sufre, mi hermano

Restañar la herida del que sufre, mi hermano

Este prefacio está dirigido a quienes no han leído entregas anteriores de un libro que he titulado “Adán, Jesucristo y nosotros”. Para terminar de entender ...
Ver Libro
La vida es una lucha contra el mal

La vida es una lucha contra el mal

Vivimos unos tiempos en que el materialismo y el racionalismo dominan por doquier. Para muchos de nuestros contemporáneos sólo existe lo que se puede ver, ...
Ver Libro
El Galileo Eterno

El Galileo Eterno

¿Cómo puede el alma hallar a Dios? Es un hecho psicológico que sólo siendo pequeños podemos descubrir algo grande. Esta ley, llevada al nivel espiritual, ...
Ver Libro
La Pasión y Muerte de Jesucristo

La Pasión y Muerte de Jesucristo

Cuan útil es meditar en la pasión de Jesucristo. El amante de las almas, nuestro Redentor amantísimo, declaró que no tenía otro motivo por el ...
Ver Libro

Contenido relacionado


Comprar Libros Católicos


Aquí puedes hacer tus comentarios