Jesucristo también puede romper los esquemas aburridos en los cuales pretendemos encerrarlo y nos sorprende con su constante creatividad divina.

— San Juan Pablo II

 

Christopher Dawson

Capítulo I

Con frecuencia se dice que el Cristianismo ya no tiene contacto con la vida y que ya no satisface las exigencias del mundo moderno. Y estas críticas son sintomáticas de un cambio general de actitud ante los problemas religiosos. Los hombres de hoy se interesan menos por los fundamentos lógicos y metafísicos de la religión que por sus resultados prácticos. No se preocupan tanto de la verdad de la doctrina cristiana cuanto del valor de la vida cristiana. Más que el dogma cristiano, atacan hoy la ética cristiana.

   

Lo cual no es del todo oído, porque demuestra que ya la gente no traca a la religión como si fuera completamente ajena a la vida diaria del hombre. La aceptación pasiva de la religión como algo que todo ciudadano respetable da por descontado ya no es posible, y, al mismo tiempo, está igualmente desacreditada la oronda aceptación burguesa del mundo. Cualquiera admite hoy día que el mundo no anda bien, y los que critican al Cristianismo son precisamente los más descontentos. Los más ansiosos de cambiar el mundo son los que atacan con más violencia a la religión; y si atacan al Cristianismo es porque lo juzgan como un obstáculo para una verdadera reforma de la vida humana. Pocas veces en la historia han estado los hombres tan descontentos de la vida ni tan conscientes de la necesidad de una liberación; y si abandonan el Cristianismo es porque sienten que está al servicio del orden establecido y que no tiene poder real ni siquiera voluntad de cambiar el mundo y libertar al hombre de sus dificultades presentes. Han perdido la fe en las antiguas tradiciones espirituales que inspiraron la civilización en el pasado y tienden a buscar una solución en algún práctico remedio externo, como el comunismo o la organización científica de la vida, algo determinado y objetivo que pueda ser aplicado al todo social.

Sin embargo no hay razón suficiente para suponer que el mundo pueda salvarse por la máquina o por alguna reforma externa. En realidad, la gran tragedia de la civilización moderna está en el fracaso del progreso material para satisfacer las necesidades humanas. Tiene mayor poder el mundo moderno que en cualquier época pasada, pero ha usado de este poder tanto para la destrucción como para la vida; es más rico, y, sin embargo, estamos en las agonías de una gran crisis económica; es más sabio, y, sin embargo, toda nuestra ciencia parece incapaz de ampararnos. No es poder, ni riqueza ni ciencia lo que le falta a nuestra civilización, sino vitalidad espiritual; y de no poderse adquirir ésta, nada podrá salvarnos de lasuerte corrida por la civilización de la antigüedad clásica y por tantas otras civilizaciones que fueron brillantes y potentes en sus días.

Pues bien, esta cuestión de la vitalidad espiritual, ya sea en el individuo o en la sociedad, constituye el núcleo central y la esencia misma del problema religioso. Religión no es filosofía, ni ciencia, ni moral, sino ni más ni menos que una comunión con la vida divina, ya sea que la consideremos internamente como el acto mismo de comunión, o externamente como un sistema de creencias y prácticas por las que el hombre pone su vida en relación con los poderes que rigen la vida universal.


Enlaces de Descarga


Enlaces de Descarga


Para activar los botones de descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción de pago.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf

VER DETALLES DE ESTE LIBRO


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:




 

Más de este autor/tema


La religión y el origen de la cultura occidental

La religión y el origen de la cultura occidental

Hay varias razones para alegrarse de tener este libro otra vez entre manos. Digo otra vez porque se trata de una reedición y eso quiere ...
Ver Libro
Textos recopilados del Concilio Vaticano II

Textos recopilados del Concilio Vaticano II

1. El Santo Concilio, escuchando religiosamente la palabra de Dios y proclamándola confiadamente, hace suya la frase de San Juan, cuando dice: “Os anunciamos la ...
Ver Libro
Un mapa de tu vida

Un mapa de tu vida

Quien hace un viaje por un país extranjero, habitualmente saca unas impresiones muy vivas acerca de cosas concretas, pero una impresión muy general del conjunto ...
Ver Libro
Forja

Forja

  Aquella madre -santamente apasionada, como todas las madres ¡a su hijo pequeño le llamaba: su príncipe, su rey, su tesoro, su sol. Yo pensé ...
Ver Libro
Consagrados a Cristo en los pobres

Consagrados a Cristo en los pobres

Cada vez más acuciante se alza por todo el mundo el grito de los pobres. En su voz reconocemos el grito de Cristo, llamándonos a ...
Ver Libro
Amor y perdón

Amor y perdón

Quien siga la lectura de estas homilías que el Santo Cura de Ars predicaba a sus rústicos feligreses, se verá arrastrado a tomar en serio ...
Ver Libro
San Camilo de Lelis (Ilustrado)

San Camilo de Lelis (Ilustrado)

La cuna de Camilo está rodeada de señales y hechos prodigiosos, con los que el cielo parece que quiso presagiar la misión del futuro apóstol ...
Ver Libro
San Cristóbal (Ilustrado)

San Cristóbal (Ilustrado)

La piedad popular ha tenido a San Cristóbal desde la antigüedad entre los santos más predilectos. Nuestro santo procedía del mundo pagano. Era hijo de ...
Ver Libro
La Vida De Nuestro Señor Jesucristo

La Vida De Nuestro Señor Jesucristo

Hay dos personajes en el Evangelio, Dios y el hombre, y el lugar que el hombre ocupa en él no es menor que el que ...
Ver Libro
San Bruno Patriarca de los cartujos (Ilustrado)

San Bruno Patriarca de los cartujos (Ilustrado)

Bruno era muy joven cuando salió de su patria, Colonia, para ir a estudiar a Francia, donde había un famoso centro de formación en Reims ...
Ver Libro
Fe y Razón

Fe y Razón

Impartida por el cardenal Joseph Ratzinger en Subiaco el 1 de abril de 2005, en el monasterio de Santa Escolástica, al recibir el premio «San ...
Ver Libro
San Isidro Labrador (Ilustrado)

San Isidro Labrador (Ilustrado)

El hombre fue creado para trabajar. Y para amar. Algunos creen que si el hombre no hubiera pecado no hubiera tenido que trabajar. Estos tales ...
Ver Libro
Magisterio de S.S. Pio XII Venerable

Magisterio de S.S. Pio XII Venerable

Biografía Eugenio María Giovanni Pacelli nació en Roma el 2 de marzo de 1876. Hijo de una familia dedicada al servicio papal, tuvo como padre ...
Ver Libro
Las tres meditaciones del Papa Francisco a los sacerdotes en su jubileo

Las tres meditaciones del Papa Francisco a los sacerdotes en su jubileo

¡Buenos días queridos sacerdotes! Comencemos esta jornada de retiro espiritual. Y también creo que nos hará bien orar unos por otros, los unos por los ...
Ver Libro
Dios y el mundo

Dios y el mundo

En 1996, Peter Seewald me propuso conversar sobre las cuestiones que el hombre actual plantea a la Iglesia y que a menudo le cierran el ...
Ver Libro
YouCat Catecismo Joven

YouCat Catecismo Joven

Hoy os recomiendo la lectura de un libro poco común. Es poco común por su contenido y también por el modo como se elaboró. Y ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta