El tiempo que se aproxima



Sigamos adelante en paz, con los ojos puestos en el cielo, única meta de nuestro trabajo.

— Santa Teresa de Lisieux

José Luis de Urrutia S.J.

Extracto:

«Cuando empiecen a suceder estas cosas, vosotros nos os amilanéis; levantad la cabeza, porque se acerca vuestra liberación» (Lc. 21,28).

ES un hecho que en la Iglesia existe el don de profecía, como lo demuestra toda su historia. Don carismático, y que por serlo —igual que el don de hacer milagros, por ejemplo—, al revés que el don de infalibilidad y el de autoridad, no reside en la jerarquía o en sus ministros como tales. Ya en el Antiguo Testamento Amos (3, 7) advertía que Dios no hace nada sin revelar sus planes a sus siervos los profetas. ¡Cuánto más lo hará y lo hace a su Esposa, a su mismo Cuerpo místico, en sus santos, en personas humildes que El elige! (Bajo la supervisión de la autoridad eclesiástica, cfr. LG 12). Jesús expresamente lo aseguró: «El Espíritu Santo os anunciará las cosas que vayan a suceder.» (Jn. 16,13.)

Vemos en los profetas bíblicos una triple finalidad fundamental: 1) Exhortar a la conversión con la amenaza de castigos, como Jonás en Nínive. 2) Avivar la fe en la Providencia divina al comprobarse que las predicciones se realizan. 3) Levantar la esperanza en los tiempos de castigo y tribulación, confiando que por la misericordia de Dios vendrán tiempos mejores, lo que tanto repetían los profetas cuando la cautividad de Babilonia, aun cuando ésta fuera castigo por la prevaricación del pueblo. Siempre junto con el anuncio de un castigo, las profecías hablan de una época posterior de felicidad. ¡Prueba de la bondad de Dios!

Dos fenómenos actuales me han impulsado a escribir este trabajo —breve resumen de las profecías más conocidas y con más garantía de autenticidad—. Uno, su misma proliferación: se oyen multitud de cosas, que no vendrá mal exponerlas un poco ordenadas. Otro, el desánimo de muchos, incluso sacerdotes, ante un mundo que nos desborda y parece ir ahogando todas las manifestaciones de vida religiosa, y aun a la misma Iglesia.

Pues bien, si es impresionante hoy la prevaricación mundial en todos los niveles, mayor es la misericordia del Corazón de Jesús, nuestro Salvador, junto con el Corazón Inmaculado de nuestra Madre. Una y otra vez, de manera extraordinaria, nos muestran su tristeza; y nos vendrán tribulaciones crecientes y purificaciones, para que arrepintiéndonos nos salvemos, aunque sea en medio de dolores, ya que ¡no nos bastan los beneficios de Dios para cumplir sus mandamientos! Pero, finalmente, porque donde abunda el pecado sobreabunda la gracia (Rom. 5,20), una sobreabundante efusión del Espíritu Santo, por los méritos de Cristo, transformará el mundo en el Reino de Dios, que debe ser, como último esplendor antes de su final.

El excepcional interés del tema bien merece que le dediquemos nuestra atención, para que aumente nuestra fe, esperanza y caridad.


Enlaces de Descarga


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

El tiempo que se aproxima - Jose Luis de Urrutia S. J_.epub
El tiempo que se aproxima - Jose Luis de Urrutia S. J_.epub
El tiempo que se aproxima - Jose Luis de Urrutia S. J_.mobi
El tiempo que se aproxima - Jose Luis de Urrutia S. J_.mobi
El tiempo que se aproxima - Jose Luis de Urrutia S. J_.pdf
El tiempo que se aproxima - Jose Luis de Urrutia S. J_.pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


No se han encontrado entradas.
El sacerdote, confesor y director espiritual, ministro de la misericordia divina

El sacerdote, confesor y director espiritual, ministro de la misericordia divina

«Es preciso volver al confesionario, como lugar en el cual celebrar el sacramento de la Reconciliación, pero también como lugar en el que “habitar” más ...
Ver Libro
La Montaña de los Siete Círculos

La Montaña de los Siete Círculos

EN el último día de enero de 1915, bajo el signo de Acuario, en un año de una gran guerra y a la sombra de ...
Ver Libro
Via Crucis

Via Crucis

Arrodíllate ante el altar, haz un Acto de Contrición, y forma la intención de ganar las indulgencias bien para ti, o para las almas en el Purgatorio ...
Ver Libro
¡Venciste, Galileo!

¡Venciste, Galileo!

—Debemos de estar muy cerca –comentó Mardonio. Hiempsal lo miró con gesto interrogante. Su amo era un hombre muy grueso y debería estar cansado de ...
Ver Libro
Vocabulario de Filosofía

Vocabulario de Filosofía

A priori: con anterioridad a la experiencia, o independientemente de ella, no en sentido psicológico, sino en sentido lógico: no es necesario recurrir a la ...
Ver Libro
Eclesiastés: El colapso del sentido

Eclesiastés: El colapso del sentido

Este sorprendente libro bíblico que el lector tiene entre manos constituye el ejemplo más claro de lo que podríamos denominar «literatura del disenso». La autocomprensión ...
Ver Libro
Las siete palabras de Jesús y de María

Las siete palabras de Jesús y de María

LA primera palabra de la Santísima Virgen María ¿Cómo puede ser eso, si yo soy virgen? Lucas 1:34 La primera palabra de Nuestro Señor Padre, ...
Ver Libro
La sombra del Padre

La sombra del Padre

PRIMERA PARTE. LA ESPOSA El ardor del sol meridiano, embutido en la estrecha calleja, se hacía espeso. Las paredes encaladas cegaban con su blanco resplandor ...
Ver Libro
La Nube del No Saber

La Nube del No Saber

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Cualquiera que seas el que tiene en sus manos este libro, has de ...
Ver Libro
Santa Rosa de Lima alegría de Dios

Santa Rosa de Lima alegría de Dios

  Santa Rosa de Lima es una santa mística de primer orden, que llevó una vida de grandes penitencias por amor a Dios y a ...
Ver Libro
Goticas de fe y esperanza

Goticas de fe y esperanza

El libro que tienes en tus manos, querido lector, es un libro gestado  en el corazón y nacido de él. Son verdades y pensamientos sentidos, ...
Ver Libro
La vida nueva

La vida nueva

En aquella parte del libro de mi memoria, antes de la cual poco podía leerse, hay un epígrafe que dice Incipit vita nova. Bajo este ...
Ver Libro
Es Cristo que Pasa

Es Cristo que Pasa

Homilía pronunciada el 2-XII-1951, primer domingo de Adviento. Comienza el año litúrgico, y el introito de la Misa nos propone una consideración íntimamente relacionada con ...
Ver Libro
El secreto mejor guardado de Fátima

El secreto mejor guardado de Fátima

FÁTIMA, UN SIGLO DESPUÉS Todos los hombres de la Historia que han hecho algo con el futuro tenían los ojos fijos en el pasado. G ...
Ver Libro
Cegó sus ojos, el Juicio Propio

Cegó sus ojos, el Juicio Propio

San Ignacio habla del “camino incierto y peligroso del propio juicio”. San Juan de Ávila exigía mucho empeño en purificar el apego al juicio propio ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta