La Antropología de Joseph Ratzinger


No confieses tu pecado al que no tenga conciencia del pecado.

— Ramón Llull

Luis Fernando Fernández Ochoa

1.  Ratzinger. El hombre

Comencemos esta aproximación a la antropología de Joseph Ratzinger en clave personal. Miremos hacia su alma, no por hacer una mera semblanza introductoria, sino para seguir la vía de los Soliloquios agustinianos y hallar luces en su interior que nos ayuden a comprender mejor su visión del hombre. 

¿Cómo es Joseph Ratzinger, el hombre? El cardenal y jesuita francés Henri de Lubac (1896 – 1991), que, como bien se sabe, fue uno de los teólogos más influyentes del siglo XX, lo describió como un hombre sencillo, mesurado, respetuoso y siempre sonriente. Jesús Villagrasa, profesor en el Ateneo Regina Apostolorum de Roma, en un espléndido artículo titulado “La caridad intelectual de Joseph Ratzinger”, afirma que es un hombre cordial, bondadoso, acogedor, honesto, de corazón abierto y sincero; un buscador de Dios y del verdadero bien del hombre y de la sociedad; un estudioso que siempre ha querido ser “cooperador de la verdad”; un pastor que, humildemente, se sabe iumentum o animal de tiro, de ahí que en su escudo episcopal haya incluido el oso con la carga, que remite a la leyenda de san Corbiniano; una persona autocrítica que se pregunta si está actuando y expresándose bien, y que reconoce abiertamente sus propios límites y la competencia de los demás.

Ratzinger es una persona prudente, abnegada, modesta y tenaz; un intelectual alentado por la caridad y no por el mero academicismo; un creyente que sabe que la verdad cristiana ha de ser “hecha” en el amor; un profesor forjado en el serio y riguroso quehacer del pensar; un teólogo que ha servido gozosamente a la inteligencia de la fe en beneficio de toda la Iglesia; un hombre sensible que desde niño vibraba de emoción con la música de Mozart y que en medio de sus muchas ocupaciones siempre ha tenido tiempo para tocar el piano; un pastor inteligente cuya misión eclesial ha sido proponer la fe, clarificarla y defenderla; un escritor cuya palabra posee no solo la hondura de la ciencia teológica sino el vigor de su espiritualidad, y cuya elocuencia procede no de una vana retórica sino de la resonancia de la Palabra de Dios en el interior de su alma; un hombre de letras que ama los libros pero mucho más a las personas, porque sabe que al final de la vida lo único que queda son las personas y lo que se haya sembrado en ellas: «el amor, el conocimiento; el gesto capaz de tocar el corazón; la palabra que abre el alma a la alegría del Señor»; un teólogo que “posee una inteligencia privilegiada, aguda y analítica, de hondura germana y claridad latina, abierta como pocas.”


Enlaces de Descarga


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


No se han encontrado entradas.
Encuentros con Jesús

Encuentros con Jesús

De la comunicación suele darse una definición empírica: comunicar es «decir algo a alguien». Por medio del gran mundo de la Red, que se ha ...
Ver Libro
¿Católico y Masón?

¿Católico y Masón?

La masonería es una Sociedad que dice ser benéfica y procura combatir la ignorancia en todas sus formas. Se presenta como tolerante con todas las ...
Ver Libro
Catalina de Siena Vida y pasiones

Catalina de Siena Vida y pasiones

Catalina de Siena (1347-1380) no es, en nuestros días, una santa muy conocida fuera de la orden dominicana y el mundo reducido de los historiadores ...
Ver Libro
La filosofía de San Buenaventura

La filosofía de San Buenaventura

La decisión inicial por la que una filosofía como la de San Buenaventura se coloca entre la fe y la teología, delimita rigurosamente el campo ...
Ver Libro
Dios te Salve, Reina y Madre

Dios te Salve, Reina y Madre

Unos meses antes de morir, Santa Teresa de Lisieux realizó su sueño de expresar en forma de canción todo lo que pensaba sobre la Virgen ...
Ver Libro
La cólera de las rosas

La cólera de las rosas

Hablando brutalmente hay tres clases de gente en este mundo. La primera clase de gente es el Pueblo; posiblemente integra la clase más amplia y ...
Ver Libro
Gaudete et exsultate

Gaudete et exsultate

EXHORTACIÓN APOSTÓLICA SOBRE EL LLAMADO A LA SANTIDAD EN EL MUNDO ACTUAL 1. «Alegraos y regocijaos» (Mt 5,12), dice Jesús a los que son perseguidos ...
Ver Libro
Diario de un escritor

Diario de un escritor

El lunes 26 de enero de 1881 Vera, una de las hermanas de Dostoyevski, llegó de visita a casa del escritor. En medio de la ...
Ver Libro
El camino abierto por Jesús

El camino abierto por Jesús

Los cristianos de las primeras comunidades se sentían, antes que nada, seguidores de Jesús. Para ellos, creer en Jesucristo es entrar por su «camino» siguiendo ...
Ver Libro
Homilías del Padre Raniero Cantalamessa

Homilías del Padre Raniero Cantalamessa

En la vida de San Francisco se lee que, después de su conversión, cuando empezó a predicar se iba por aldeas y pueblos, y cuando ...
Ver Libro
Santa Teresa Benedicta de la Cruz Edith Stein

Santa Teresa Benedicta de la Cruz Edith Stein

Muchas veces se oye la propuesta de no mencionar los convertidos al catolicismo para no herir susceptibilidades, y no entorpecer el ecumenismo o el diálogo ...
Ver Libro
El Viejo Trueno: Biografía de Hilaire Belloc

El Viejo Trueno: Biografía de Hilaire Belloc

Durante mi trabajo en este libro, para mí ha sido una bendición la ayuda y colaboración de varios de los descendientes de Belloc. He pasado ...
Ver Libro
Carta Encíclica Spe Salvi

Carta Encíclica Spe Salvi

1. « SPE SALVI facti sumus » – en esperanza fuimos salvados, dice san Pablo a los Romanos y también a nosotros (Rm 8,24). Según ...
Ver Libro
Los Signos Sagrados

Los Signos Sagrados

Este pequeño libro ha estado en circulación unos diez años. Fue escrito para ayudar a abrir el mundo de la liturgia. Que el mundo nunca ...
Ver Libro
Un mapa de tu vida

Un mapa de tu vida

Quien hace un viaje por un país extranjero, habitualmente saca unas impresiones muy vivas acerca de cosas concretas, pero una impresión muy general del conjunto ...
Ver Libro
1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta