lascampanas

Por favor califica este libro:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

José María Pérez Lozano

A modo de presentación

José María Pérez Lozano amaba el cine y la prensa. Conocía su enorme capacidad y sus riesgos. Compuso, incluso, una Oración por el cine. Sabía que el arte de la pantalla, como todo lo humano, estaba lleno de posibilidades de bien o de emboscadas de placeres engañosos, de destellos de luz o de un triste matrimonio con las tinieblas…

Por eso José María Pérez Lozano habría entrado, con prudencia pero sin miedos, en el mundo inmenso y paradójico de internet. Sonreirá desde el cielo al ver cómo una de sus primeras obras, Las campanas tocan solas, penetra en el mundo de la computación y las redes de informática.

Tiberio, el protagonista de nuestra novela, encierra un gran misterio. ¿Muchacho o ángel? Tiberio es un poco las dos cosas. Es un misterio con una misión, un rayo de luz en un mundo que olvida lo importante, una flecha que nos recuerda el Amor de Dios a todos, especialmente a los humildes, a los sencillos, a los locos, a los pecadores… Su historia sirve para cantar la locura de un Dios que quiso hacerse hombre, que buscó a la oveja perdida, que nos hizo eternos aunque muchas veces nos preocupamos demasiado por lo inmediato y pasajero.

Gracias a quienes han participado en la preparación de esta edición electrónica: José Miguel Loera, Oscar Galindo, Rodrigo Ramírez, Vicente Yanes y Rodrigo Saucedo.

Gracias, de modo especial, a la familia de José María Pérez Lozano, especialmente a Pablo José Pérez Minnocci, por el permiso que nos han dado de publicar esta obra en el mundo digital.

Internet deja un espacio a la pluma de un escritor enamorado del hombre. Con su protagonista, Tiberio, algún corazón podrá volar, libre de ataduras inútiles, hacia el Silencio, hacia el encuentro eterno con el Padre de los cielos.

P. Fernando Pascual, L.C., 3 de febrero de 2004 (este año las cigüeñas llegaron a España antes del día de san Blas).





Paginas de descarga




Paginas de descarga


Icon

Descargar Libro EPUB Las campanas tocan solas

Tamaño: 153.36 KB Creado: 2 marzo, 2016
Icon

Descargar Libro MOBI Las campanas tocan solas

Tamaño: 204.32 KB Creado: 2 marzo, 2016
Icon

Descargar Libro PDF Las campanas tocan solas

Tamaño: 681.76 KB Creado: 2 marzo, 2016


Libros de este autor/tema

Dios tiene una O

Dios tiene una O

Los cristianos tibios, los que sólo rezan en la iglesia, se creen que el Hijo de Dios es una imagen en una hornacina, y que ...
Ver Libro


Libros de este autor/tema

Dios tiene una O

Dios tiene una O

Los cristianos tibios, los que sólo rezan en la iglesia, se creen que el Hijo de Dios es una imagen en una hornacina, y que ...
Ver Libro
Santa Hildegarda y su visión del anticristo

Santa Hildegarda y su visión del anticristo

El estudio de los textos de Santa Hildegarde (monja benedictina y mística del siglo XII) es inexistente de nuestro medio. Esos textos son además desconocidos, ...
Ver Libro
El camino abierto por Jesús

El camino abierto por Jesús

Los cristianos de las primeras comunidades se sentían, antes que nada, seguidores de Jesús. Para ellos, creer en Jesucristo es entrar por su «camino» siguiendo ...
Ver Libro
Escritos de Monseñor Agustín Roman

Escritos de Monseñor Agustín Roman

  Cada año en el mes de enero, del 18 al 25, los cristianos celebramos una semana de oración suplicando el don de la unidad al ...
Ver Libro
Cómo la Iglesia construyó la civilización occidental

Cómo la Iglesia construyó la civilización occidental

La civilización occidental nos ha dado el milagro de la ciencia moderna, la riqueza del libre mercado, la seguridad del imperio de la ley, un ...
Ver Libro
El Papa Francisco nos habla de Los Pobres

El Papa Francisco nos habla de Los Pobres

El tema de los pobres y de la pobreza es recurrente en la predicación del Papa Francisco. La razón es una y la da él ...
Ver Libro
La Iglesia, pasada de moda

La Iglesia, pasada de moda

El Arzobispo de Nueva York y Presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, Cardenal Timothy Dolan, respondió con sencillez y precisión, basado en la ...
Ver Libro
Todos os caminhos levam a Roma

Todos os caminhos levam a Roma

Agradecemos a Deus pela graça da nossa conversão a Jesus Cristo e à Igreja Católica por Ele fundada; porque só pela assombrosa graça de Deus ...
Ver Libro
Para servir a la Iglesia

Para servir a la Iglesia

El sacramento del Orden, mediante la unción del Espíritu Santo, configura a quien lo recibe con Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, Cabeza de su Cuerpo ...
Ver Libro
La falta de popularidad del pecado original

La falta de popularidad del pecado original

Para nuestros contemporáneos existen pecados populares e impopulares. Es popular por ejemplo la intemperancia en el placer. El glotón es un «gourmet», el borracho un ...
Ver Libro
El Gran Inquisidor: ¡Torquemada!

El Gran Inquisidor: ¡Torquemada!

En la obra "La Verdad sobre la Inquisición” expusimos las mayores dificultades con que se tropieza quien quiere llevar a alguien un concepto justo de ...
Ver Libro
La verdad sobre la inquisición

La verdad sobre la inquisición

No pocas veces, algunos Miembros de nuestra Sociedad nos han solicitado un Folleto tratando de la Inquisición; pero no nos habíamos resuelto a publicarlo principalmente ...
Ver Libro
Infidelidades en la Iglesia

Infidelidades en la Iglesia

La Providencia divina me ha dado, en más de treinta años de vida pastoral como profesor de teología, escritor y predicador, conversar en distintos países ...
Ver Libro
El obispo del sagrario abandonado

El obispo del sagrario abandonado

Hubiera yo querido leer muy despacio esta biografía del Exento, y Rvdmo. Sr. D. Manuel González García, Arcipreste que fue de Huelva y Obispo de ...
Ver Libro
El Credo del Pueblo de Dios

El Credo del Pueblo de Dios

1. Clausuramos con esta liturgia solemne tanto la conmemoración del XIX centenario del martirio de los santos apóstoles Pedro y Pablo como el año que ...
Ver Libro
EL Proceso: ¿Eres tú el Hijo del Dios?

EL Proceso: ¿Eres tú el Hijo del Dios?

Fue necesaria la oración del huerto para afrontar con majestuosidad el desenlace del drama: tu pasión bendita. Porque fuiste tú quien salió al paso de ...
Ver Libro

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario