Ésta es, señores, muy buena devoción de la Virgen, seguir sus virtudes.

— San Juan de Ávila

 

Ginger Infantino

LLAMADOS A SER CATEQUISTAS

Los museos antropológicos de nuestros países, las ciudades aztecas o mayas, las antiguas edificaciones coloniales, escuelas, universidades, hospitales y palacios construidos por los colonizadores, son tesoros históricos valiosísimos para nosotros que contemplamos entusiasmados y que nuestros gobiernos cuidan y protegen como parte del patrimonio nacional.

   

Tú has sido llamado a ser catequista y se te ha confiado un ministerio privilegiado. Has sido llamado a transmitir el valioso tesoro de la fe católica a innumerables jóvenes. El don inapreciable de la fe no es como las piezas estáticas de un museo que sólo se pueden leer y mirar a través de una barrera de cristal. El tesoro que comunicas es una fe viva y activa, transmitida desde el tiempo de los Apóstoles hasta el presente. El tesoro incorruptible es para ser experimentado, compartido, y extendido como buena noticia para todos los pueblos. El don vivo y dinámico de la fe es para ser tocado y para tocar.

Al responder a la llamada de ser catequista, no está sola: se une a cientos de católicos comprometidos que han respondido a la llamada a servir. Has respondido a esta llamada porque amas al Señor Jesús y deseas compartir ese amor con los jóvenes. Quizá tu llamada no fue tan dramática como la de Moisés en la zarza ardiente, o tan sorprendente como la llamada a Pablo, que se cayó de su caballo, o tan transformante de toda la vida, como la llamada a Pedro, a quien se le pidió que dejara su medio de ganarse la vida. Tu llamada puede haber venido por una conversación con el director de catequesis de la parroquia o de una chispa de interés que te produjo leer un anuncio en el boletín parroquial que pedía catequistas voluntarios.

El modo en que recibiste esta llamada no es importante. Lo importante es que has dicho “sí”. Ese pequeño sí tiene enormes implicaciones. Al dar ese sí, estás respondiendo a tu llamada bautismal a ser discípulo, a seguir a Cristo, y a enseñar en su nombre. Al comprometerte a usar tus dones y talentos para conducir a otros a Cristo, respondiste a la llamada interior del Espíritu Santo a servir en un ministerio específico dentro de la Iglesia (ver el Directorio Nacional para la Catequesis, que de aquí en adelante llamaremos DNC, 228).

No hay razón para tener miedo o temor de aceptar esta llamada y responsabilidad. Puedes confiar en el Espíritu Santo que te dará inspiración y puedes mirar a Jesús, el maestro modelo, para tu guía. Puedes contar con el director parroquial para tu orientación y puedes contar con los catequistas expertos en tu parroquia para que te apoyen.

Una palabra sobre la terminología: el término “catequesis” es una palabra que usaba la iglesia primitiva para expresar cómo transmitía las enseñanzas de Jesús y la fe de la Iglesia. Viene de la palabra griega catechein, que significa “eco”. Los catequistas son quienes hacen eco de las enseñanzas de Jesús y la fe de la Iglesia y se las pasan a los creyentes.

Como catequista, se te encarga comunicar el mensaje de Dios en su totalidad y en fidelidad a la enseñanza de la Iglesia, así que tienes que estar lo mejor preparado que te sea posible para este ministerio. Aumentarán tus conocimientos y capacidades los cursos básicos de formación, talleres y conferencias. Las reuniones de catequistas proporcionarán una información necesaria sobre el curriculum que sigue la parroquia, las orientaciones y procedimientos. Tales encuentros también ofrecen oportunidades de conocer a otros catequistas y de compartir información e ideas.


Enlaces de Descarga


Enlaces de Descarga


Para activar los botones de descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción de pago.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf

VER DETALLES DE ESTE LIBRO


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:




 

Más de este autor/tema


No se han encontrado entradas.
Llama de Amor viva B

Llama de Amor viva B

Y no hay que maravillar que haga Dios tan altas y extrañas mercedes a las almas que él da en regalar; porque si consideramos que ...
Ver Libro
La Confesión

La Confesión

En todos los acontecimientos que no son inevitables y que implican en su desarrollo la libertad y el deseo, suele el hombre buscar una solución ...
Ver Libro
Así ama Él

Así ama Él

1.- Conocer a Jesús 234. ¡Conocer y dar a conocer a Jesús! ¡Conocerlo y darlo a conocer todo lo más que se pueda! He aquí ...
Ver Libro
La Misericordia

La Misericordia

LA presente obra se remonta a los borradores de un ciclo de charlas para Ejercicios. Pero la charla sobre la misericordia divina se me resistió ...
Ver Libro
Seleccion de textos de Romano Guardini

Seleccion de textos de Romano Guardini

En esta conferencia pronunciada el 24 de mayo de 1965 en la reunión anual de la Verband deutscher Mutterhäuser von Roten Kreuz, en Munich, Alemania, ...
Ver Libro
El Misterio de La Navidad

El Misterio de La Navidad

La Navidad remueve fibras muy sensibles en nuestro corazón. Nos trae  recuerdos de tiempos vividos, de momentos de gozo y alegría profundos, que dejaron en ...
Ver Libro
Como la estela de una nave

Como la estela de una nave

El presente libro reúne las meditaciones predicadas en la Casa Pontificia, en presencia de Benedicto XVI, en el tiempo de Adviento de 2010 y 2011 ...
Ver Libro
Sagrada Biblia

Sagrada Biblia

Publicada en 1976. La Biblia de Jerusalén es una obra de grandes méritos en el ambiente católico, ya que esta obra es el resultado de haberse ...
Ver Libro
Tratado del Amor de Dios

Tratado del Amor de Dios

Aquí es donde se encuentra la doctrina propiamente mística del santo. En general sigue muy de cerca a Santa Teresa, pero sin la precisión y ...
Ver Libro
El Silencio del Músico

El Silencio del Músico

Se ha comprobado desde hace mucho que una de las mas viejas enfermedades de los líderes cristianos, es robarse la escalera con la que subieron ...
Ver Libro
La Nube del No Saber

La Nube del No Saber

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Cualquiera que seas el que tiene en sus manos este libro, has de ...
Ver Libro
Sobre la acusación de sí mismo

Sobre la acusación de sí mismo

           Al comenzar el camino de la Asamblea arquidiocesana pedí que nos pusiéramos en espíritu de oración, que rezáramos mucho por ...
Ver Libro
Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia

Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia

1. La Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del ...
Ver Libro
Los niños y La Eucaristía

Los niños y La Eucaristía

En este librito deseo hacer reflexionar a los niños sobre el gran tesoro de nuestra fe católica, Jesús Eucaristía. Jesús, el mismo Jesús de Nazaret, ...
Ver Libro
La Sábana Santa, imagen de Cristo muerto

La Sábana Santa, imagen de Cristo muerto

Hablar de la misteriosa realidad que es la Sábana Santa supone adentrarse en un tema apasionante, en un gran problema. Los adultos probablemente habrán visto ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta