1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Jesús Sánchez Adalid

I

El camino era muy hermoso en aquel tramo. Discurría cuesta abajo, en suave pendiente, por un bosque repleto de verdes helechos que crecían al pie de los troncos de los árboles. Los rayos de sol penetraban entre las hojas de las frondosas ramas creando bellos contrastes de luz y sombra, haciendo también resplandecer algunas telas de araña como brillantes tejidos de plata en los roquedales oscuros. Un permanente zumbido de monótonos insectos se oía en todas partes, así como el canto feliz de las aves. La espesura enviaba aromas de frescas plantas de las que se crían junto a los arroyos. A lo lejos, se divisaba el valle, por donde la senda se abría paso por en medio de amarillos campos de heno recogido, hasta llegar a una pequeña aldea de sencillas casas de piedra y adobe.

Cuatro caminantes avanzaban a buen paso, en dirección al norte. Eran cuatro peregrinos camino del santo templo del Apóstol Santiago, allá en Compostela. Se conocían bien entre ellos, después de muchas jornadas de calzada. El primero era un fraile de poco más de treinta años que vestía pobre hábito marrón y caminaba descalzo. El segundo, un comerciante grueso de Ciudad Rodrigo que iba en acción de gracias por la sanación de una hija. El tercero, un joven caballero perteneciente a la Orden de Santiago, del convento de Alconetar, que hacía penitencia antes de formular sus votos. Por último, era el cuarto un veterano e inicuo clérigo arrepentido que purgaba sus muchos pecados peregrinando desde las lejanas tierras del sur.

Se habían ido juntando los cuatro a medida que se encontraron por el camino; ya fuera a las puertas de una ciudad, en el solaz de una fuente, en un hospital de peregrinos o en el avanzar por la soledad de los campos. Ahora, después de largas leguas de fatigas compartidas, eran ya como hermanos. Cada uno había contado a los demás lo que le parecía bien dar a conocer de su vida. Los peregrinos suelen desahogarse abriendo sus almas a los compañeros que Dios les pone en la calzada; es alivio, catarsis, confesión y manifestación de esperanza. A fin de cuentas, en la vastedad del mundo, ¿volverán a encontrarse en la vida presente? Cada peregrino es un espíritu errante, anónimo, desnudo e indigente.


Únicamente el clérigo se mantuvo más reservado. Sólo había dicho que era arcediano y que expiaba pecados de la existencia pasada; pero no reveló de dónde era, ni confesó cuáles eran tales culpas. Era hombre apreciablemente cultivado, mas igualmente reservado. Sus ojos de penetrante mirada no podían disimular la mucha sabiduría y experiencia que atesoraba aquella alma misteriosa.

Icon

Libro eBook EPUB El alma de la ciudad - Jesús Sánchez Adalid

Tamaño: 858 KB Creado: 7 septiembre, 2017
Icon

Libro eBook MOBI El alma de la ciudad - Jesús Sánchez Adalid

Tamaño: 882 KB Creado: 7 septiembre, 2017
Icon

Libro eBook PDF El alma de la ciudad - Jesús Sánchez Adalid

Tamaño: 2,52 MB Creado: 7 septiembre, 2017

Libros Relacionados

  • Y de repente, TeresaY de repente, Teresa Jesús Sánchez Adalid LIBRO I En que sabremos quién es don Rodrigo de Castro Osorio, inquisidor […]
  • GaleónGaleón Jesús Sánchez Adalid Prólogo Según los informes, hoy día los escolares […]
  • El Pobre de NazaretEl Pobre de Nazaret Ignacio Larrañaga Capítulo 1 Una larga noche Subir a Jerusalén. HABÍAN transcurrido […]
  • Bajo el cielo de BalazarBajo el cielo de Balazar Beata Alexandrina María da Costa CAPÍTULO 1 AMANECER “Me llamo Alexandrina Maria da […]
  • Energía y purezaEnergía y pureza Mons. Tihámer Toth El combate de la castidad en los muchachos LOS DOS LAGOS En los años de […]
  • ManaliveManalive Gilbert Keith Chesterton Manalive Manalive trata la eterna lucha del hombre científico empirista enfrentado […]
  • El Hermano de AsísEl Hermano de Asís Padre Ignacio Larrañaga A Francisco de Asís, en el Octavo Centenario de su nacimiento. El autor.  […]
  • ForjaForja San Josemaría Escrivá de Balaguer Extracto de libro:   Aquella madre -santamente apasionada, como todas las madres […]
  • Más grandes que el amorMás grandes que el amor Dominique Lapierre Benarés, India - Otoño de 1980 Una frágil silueta en las orillas de la […]
  • Anécdotas de una vida apostólicaAnécdotas de una vida apostólica P. Jorge Loring Extracto: Generalmente se entiende que el prólogo de un libro ha de ser una especie de aval que […]
  • La esfera y la cruzLa esfera y la cruz G. K. Chesterton I. Discusión un poco en el aire   La nave voladora del profesor Lucifer silbaba atravesando […]
  • Camino de PerfecciónCamino de Perfección Santa Teresa de Ávila Prólogo  Sabiendo las hermanas de este monasterio de San José cómo tenía licencia del […]
  • El Camino del PerdónEl Camino del Perdón Miguel Ángel Fuentes EL RENCOR Y EL PERDÓN 1. UNA LECCIÓN DE MUERTE Y VIDA La tarde del 5 de julio de 1902, agonizaba en un […]
  • YouCat Catecismo JovenYouCat Catecismo Joven S.S. BENEDICTO XVI PRÓLOGO Queridos jóvenes amigos,          Hoy os recomiendo la lectura de […]
  • Qué hace y qué dice el Corazón de Jesús en el SagrarioQué hace y qué dice el Corazón de Jesús en el Sagrario Obispo Manuel González I. VIAJE AL PAÍS DE LAS DIVINAS SORPRESAS Este librito, con el atrevimiento que […]
  • Tu amigo, el ángelTu amigo, el ángel Ángel Peña Benito O.A.R. INTRODUCCIÓN   Vivimos tan inmersos y preocupados por las realidades temporales de este […]
  • Jóven, así debes serJóven, así debes ser Mons. Tihamér Tóth PRÓLOGO AL LIBRO «JÓVEN, ASÍ DEBES SER» AL JOVEN LECTOR Hijo […]
  • El secreto del padre BrownEl secreto del padre Brown G. K. Chesterton Flambeau, que en un tiempo fue el criminal más famoso de Francia y más tarde detective […]
  • Vida de la Virgen MaríaVida de la Virgen María María de Jesús de Agreda CAPITULO PRIMERO Los padres de María. Esterilidad de Ana. Purísima Concepción. Formación del […]
  • El Galileo EternoEl Galileo Eterno Fulton J. Sheen La Infinitud de lo Pequeño ¿Cómo puede el alma hallar a Dios? Es un hecho […]
  • Un mar sin orillasUn mar sin orillas Antonio Rodríguez Pedrazuela Antes de cruzar el puente Deseo explicar a los lectores de este Puente de las […]
  • Leyenda MenorLeyenda Menor San Buenaventura Conversión de Francisco Ha aparecido la gracia de Dios, Salvador nuestro, en estos últimos […]
  • Las cinco festividades del Niño JesúsLas cinco festividades del Niño Jesús Por San Buenaventura Prólogo Dado que, según el parecer y la doctrina de aquellos hombres venerables que la […]
  • Magisterio de S.S. Pio XII VenerableMagisterio de S.S. Pio XII Venerable S.S. PÍO XII, VENERABLE. Biografía    Eugenio María Giovanni Pacelli nació en Roma el 2 de marzo de 1876. Hijo […]

Contenido relacionado


Comprar Libros Católicos


Aquí puedes hacer tus comentarios