La Palabra continúa en el signo de los tiempos Volumenes I, II y III


El amor produce en el hombre la perfecta alegría. En efecto, sólo disfruta de veras el que vive en caridad.

— Santo Tomás de Aquino

Giuliana Buttini in Crescio

INTRODUCCIÓN

«Si prestas atención,

hasta las piedras hablan»

(Gitta Mallasz)

¡Querido lector de estos mensajes de Jesús!

Si en tu espíritu existe un profundo deseo de llegar a Jesús, si el Espíritu ha hecho brotar en ti una gran necesidad de buscar a Jesús puro hombre, no el Jesús de los revolucionarios, de los libertadores políticos, de los hippies extravagantes, sino el verdadero Jesús, Hijo de Dios e Hijo de María, y has abierto con curiosidad las páginas de este libro sin saber nada de cómo fueron elaboradas y escritas, escucha esta historia sencilla. Una madre de familia normal, sin formación teológica, simplemente cristiana, atraviesa una grave crisis de fe por la desaparición dolorosa e inexplicable de su hijo único, amado con un amor materno total y exclusivo. A la muerte de su hijo de veinte años surge en su interior una fuerte rebelión contra el Dios que tan cruelmente le arranca el fruto de su vientre. Sin embargo, Jesús, conmovido por su dolor, como lo fuera en el Evangelio por el de la viuda de Naim, acude en su ayuda, no ciertamente resucitando a su hijo, sino permitiéndole una familiaridad sobrehumana con él, llevado para siempre al mundo de los seres celestiales.

La familiaridad con el hijo, que pertenece ya definitivamente al mundo de la eternidad, abre en la madre una nueva y misteriosa comunicación y conversación con el mundo de los seres que han trascendido el tiempo y la realidad de nuestra existencia corporal. Desde la primera gracia que la reunirá con el mundo del hijo perdido, las personas del más allá serán los amigos y compañeros de su vida sencilla de cada día.

En esta singular conversación y familiaridad con el mundo de los seres que coexisten con nosotros, sin vivir con nosotros, un día se entabla el diálogo con la sagrada humanidad de Jesús.

No te asustes al leer esto. Por poca cultura religiosa que tengas, sabes que son incontables los místicos que han sido agraciados con la familiaridad con Jesús. Sabes también que son numerosas en los últimos tiempos las intervenciones maternales de la Virgen en manifestaciones que han obtenido el reconocimiento oficial de la Iglesia.

¿No era, por tanto, lógico que, ante las acciones maternales de María, que preparan siempre al encuentro de las almas de buena voluntad con Jesús, éste se dignase irrumpir con misteriosa complacencia en su mundo para participar con su Palabra eternamente presente y operante, dando comienzo a un modo nuevo de acercarse a las almas necesitadas de luz y de fuerza?


Enlaces de Descarga


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

Volumen I
Volumen I
Volumen I
Volumen I
Volumen I
Volumen I
Volumen II
Volumen II
Volumen II
Volumen II
Volumen II
Volumen II
Volumen III
Volumen III
Volumen III
Volumen III
Volumen III
Volumen III


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


Mi vida en Nazaret

Mi vida en Nazaret

   Este libro está lleno de palabras de la pequeña y sencilla María de Nazaret, … tienen un encanto particular… No son recuerdos nostálgicos de un ...
Ver Libro
La comunión de los santos

La comunión de los santos

Vive tu vida con alegría. La vida es un don maravilloso. Fuimos creados para el gozo y la alegría de vivir con Dios, pero el ...
Ver Libro
Ratzinger y San Josemaría Escrivá

Ratzinger y San Josemaría Escrivá

   Conocí al fundador del Opus Dei el 15 de mayo de 1970, día en que llegó a México por primera y única vez. Cinco ...
Ver Libro
La agonía de Cristo

La agonía de Cristo

“Y dicho el himno de acción de gracias, salieron hacia el monte de los Olivos”. Aunque habla hablado de tantas cosas santas durante la cena ...
Ver Libro
Los desafíos del católico

Los desafíos del católico

La buena acogida que los lectores españoles han dispensado a las Leyendas negras de la Iglesia ha incitado al editor a publicar ahora esta otra ...
Ver Libro
El Sacrificio del altar

El Sacrificio del altar

Es un principio, si no de validez general, sí un hecho al menos de experiencia que en ninguna ocasión ha dejado de mostrarse útil, que ...
Ver Libro
La Confesión Frecuente

La Confesión Frecuente

En los años pasados, con motivo de la renovación litúrgica y de algunas consideraciones nuevas surgidas en el campo de la devoción católica, se ha ...
Ver Libro
Echad las redes, Ciclo B

Echad las redes, Ciclo B

DESDE 1995 al 2001 he tenido el gozo de explicar, cada sábado, el Evangelio dominical en la TV con la rúbrica Las razones de la ...
Ver Libro
Los hizo varón y mujer

Los hizo varón y mujer

El amor humano matrimonial es una de las maravillas salidas de las manos de Dios. Es la unión de un hombre y una mujer para ...
Ver Libro
Carta Encíclica Dives in misericordia

Carta Encíclica Dives in misericordia

« Dios rico en misericordia »   es el que Jesucristo nos ha revelado como Padre; cabalmente su Hijo, en sí mismo, nos lo ha manifestado ...
Ver Libro
¿Como pastorear?

¿Como pastorear?

En los grupos de oración, en las comunidades carismáticas y en la Iglesia Católica en general se utilizan los nombres de “pastor” y “pastoreo” y ...
Ver Libro
Carta Encíclica Redemptoris Mater

Carta Encíclica Redemptoris Mater

1. La Madre del Redentor tiene un lugar preciso en el plan de la salvación, porque « al llegar la plenitud de los tiempos, envió ...
Ver Libro
El Abandono de los Sagrarios Acompañados

El Abandono de los Sagrarios Acompañados

128. Se escribe contra un mal tan grave como poco conocido y reparado. ¡El abandono de los Sagrarios acompañados! Ved aquí un tema de conversación ...
Ver Libro
El Poder y La Gloria

El Poder y La Gloria

Mr. Tench salió a buscar el otro cilindro, afuera, bajo el sol llameante de Méjico y el polvo blanquecino. Unos cuantos zopilotes se asomaron desde ...
Ver Libro
Escritos completos de Santa Clara de Asís

Escritos completos de Santa Clara de Asís

El Señor os bendiga y os guarde. Os muestre su faz y tenga misericordia de vosotras. Vuelva su rostro a vosotras y os dé la ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta