El dinero solo puede comprar cosas materiales, como alimentos, ropas y vivienda. Pero se necesita algo más. Hay males que no se pueden curar con dinero, sino solo con amor.

— Santa Teresa de Calcuta

 

Chus Villarroel O. P.

INTRODUCCIÓN

Cuando yo era un rapacín, por los años cuarenta arriba, poco después de la guerra civil española, corría alegre por mi pueblo, una pequeña aldea de unos trescientos habitantes, llamada Tejerina. Mi pueblo está incrustado, como un nido de águila, entre las rocas de la alta montaña leonesa. Corría por el pueblo, iba a la escuela, jugaba al futbol e iba a guardar vacas, jatos y cabras con el mismo jersey blanco. Era época de escasez y penurias y los armarios estaban despoblados de ropa. Yo nunca noté nada en mi jersey y me sentía absolutamente feliz. Tampoco me acuerdo de sufrir frío en medio de las copiosas nevadas que nos tapaban con frecuencia.

   

Un día, en la cocina de casa, le oí a mi abuela que le decía a mi madre: «Mujer, Felisa, tenemos que arreglar el jersey de este rapaz, se le cae a pedazos». Dicho y hecho. Me dieron una prenda de no sé quien como sustituto y se liaron las dos con mi jersey. Yo estaba muy atento a la operación. Mi madre deshizo la pieza y la convirtió de nuevo en lana. Vista dicha lana en el cesto, incluso a mí me pareció algo viejo, sucio e inservible. Pero no. Aquel tiempo era un tiempo de milagros. Una vez lavada y relavada, mezclándola con otra lana nueva y esponjosa le dio ocasión a mi abuela a que mediante la rueca y el huso sacara unos ovillos con un nuevo y radiante hilo. Lo demás fue coser y cantar. Al poco tiempo, con unos agujones muy grandes, me trenzaron un jersey que fue la admiración del pueblo.

Pues bien, querido lector, este libro que tienes entre manos es un digno émulo de mi viejo jersey de niño. Fue escrito hace quince años. Después de varias ediciones, al querer reeditarlo hace poco, nos ha sido imposible porque hasta la imprenta ha desaparecido. Se la ha llevado la crisis por delante. No obstante, yo estaba dispuesto a todo porque había suficiente demanda. Aproveché el impasse para corregirlo y actualizarlo. Mi sorpresa fue que, al releerlo, ya no me encontraba yo dentro de ese libro, no cabía en él, se me había quedado pequeño. ¿Qué hago?, me dije. No tengo más remedio que hacer uno nuevo.

Sin embargo, no podía traicionar al público que todavía lo estaba requiriendo. Incluso hubo gente que me decía que lo utilizaban como texto en sus grupos para formar a los nuevos que iban entrando. He tranquilizado a todos diciéndoles que iba a ser nuevo pero que conservaría lo mejor del antiguo. Y así lo he hecho. Es suficientemente nuevo para cambiarle incluso el título pero estoy seguro que podrá satisfacer todos los deseos de los antiguos.


Enlaces de Descarga


Enlaces de Descarga


Para activar los botones de descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción de pago.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf

VER DETALLES DE ESTE LIBRO


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:




 

Más de este autor/tema


No se han encontrado entradas.
Filosofía del Tiempo Libre

Filosofía del Tiempo Libre

Si le decimos a un estudiante que la mitad de los días del año se los pasa en vacaciones, no lo cree, porque los días ...
Ver Libro
Profecía Cristiana

Profecía Cristiana

¿Qué es un profeta? Un profeta no es un adivino; el elemento esencial del profeta no es la predicción de acontecimientos futuros. El profeta es ...
Ver Libro
Viaje del papa Francisco a la isla de Lesbos (Grecia)

Viaje del papa Francisco a la isla de Lesbos (Grecia)

Antes que nada ¡buenos días! Les deseo un buen día. Les agradezco su compañía. Es un viaje un poco diferente a otros. En los viajes ...
Ver Libro
Carta Encíclica Humanum Genus

Carta Encíclica Humanum Genus

El género humano, después de apartarse miserablemente de Dios, creador y dador de los bienes celestiales, por envidia del demonio, quedó dividido en dos campos ...
Ver Libro
Catequesis sobre los Santos Padres

Catequesis sobre los Santos Padres

Benedicto XVI, a lo largo de varias audiencias, desde el 7 de marzo de 2007 hasta el 25 de junio de 2008, ambos inclusive, nos ...
Ver Libro
En las fuentes de la alegría

En las fuentes de la alegría

 S.Francisco de Sales explica en qué consiste la verdadera santidad «La perfección de la vida cristiana consiste en la conformidad de nuestra voluntad con la ...
Ver Libro
Oraciones a La Santísima Virgen María

Oraciones a La Santísima Virgen María

¡María! ¡María! ¡Dulcísima María, Madre querida y poderosa Auxiliadora mía! Aquí me tienes; tu voz maternal ha dado nuevos bríos a mi alma y anhelosa ...
Ver Libro
San Agustín

San Agustín

Hablar del converso San Agustín es adentrarse en un piélago inmenso en el que no es fácil tocar fondo. Menos mal que nos ha dejado ...
Ver Libro
Del Gobierno de los Príncipes

Del Gobierno de los Príncipes

El opúsculo Del Gobierno de los Príncipes (De Regimine Principum ad Regem Cypri) tiene especial interés entre los demás opúsculos de Santo Tomas de Aquino, ...
Ver Libro
El matrimonio en Cristo

El matrimonio en Cristo

Reconocedlo con sinceridad: estáis ocupados en un montón de cosas y distraídos por mil más, tenéis un buen número de defectos personales, y muchas veces ...
Ver Libro
Dios es bueno

Dios es bueno

La Biblia no es un tratado teológico sobre Dios.  No es un estudio intelectual sobre Dios.  Es una revelación viva del Dios viviente.  Es una ...
Ver Libro
Conocer a Jesucristo

Conocer a Jesucristo

   Al tomar este libro en tus manos, amigo lector, es posible que lo hayas hecho con una sombra de escepticismo. ¡Otra vida de Nuestro ...
Ver Libro
El Poder y La Gloria

El Poder y La Gloria

Mr. Tench salió a buscar el otro cilindro, afuera, bajo el sol llameante de Méjico y el polvo blanquecino. Unos cuantos zopilotes se asomaron desde ...
Ver Libro
Los Diez Mandamientos

Los Diez Mandamientos

No sé si hablar hoy de los diez mandamientos es original o no. A lo mejor están pasados de moda y hay que inventar otros ...
Ver Libro
El Corazón Admirable de la Madre de Dios

El Corazón Admirable de la Madre de Dios

Cuya lectura es necesaria Decir Madre de Dios, es decir un abismo Insondable de gracia y de santidad , un océano sin límites de excelencias ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta