Chus Villarroel O. P.

INTRODUCCIÓN

Cuando yo era un rapacín, por los años cuarenta arriba, poco después de la guerra civil española, corría alegre por mi pueblo, una pequeña aldea de unos trescientos habitantes, llamada Tejerina. Mi pueblo está incrustado, como un nido de águila, entre las rocas de la alta montaña leonesa. Corría por el pueblo, iba a la escuela, jugaba al futbol e iba a guardar vacas, jatos y cabras con el mismo jersey blanco. Era época de escasez y penurias y los armarios estaban despoblados de ropa. Yo nunca noté nada en mi jersey y me sentía absolutamente feliz. Tampoco me acuerdo de sufrir frío en medio de las copiosas nevadas que nos tapaban con frecuencia.

   

Un día, en la cocina de casa, le oí a mi abuela que le decía a mi madre: «Mujer, Felisa, tenemos que arreglar el jersey de este rapaz, se le cae a pedazos». Dicho y hecho. Me dieron una prenda de no sé quien como sustituto y se liaron las dos con mi jersey. Yo estaba muy atento a la operación. Mi madre deshizo la pieza y la convirtió de nuevo en lana. Vista dicha lana en el cesto, incluso a mí me pareció algo viejo, sucio e inservible. Pero no. Aquel tiempo era un tiempo de milagros. Una vez lavada y relavada, mezclándola con otra lana nueva y esponjosa le dio ocasión a mi abuela a que mediante la rueca y el huso sacara unos ovillos con un nuevo y radiante hilo. Lo demás fue coser y cantar. Al poco tiempo, con unos agujones muy grandes, me trenzaron un jersey que fue la admiración del pueblo.

Pues bien, querido lector, este libro que tienes entre manos es un digno émulo de mi viejo jersey de niño. Fue escrito hace quince años. Después de varias ediciones, al querer reeditarlo hace poco, nos ha sido imposible porque hasta la imprenta ha desaparecido. Se la ha llevado la crisis por delante. No obstante, yo estaba dispuesto a todo porque había suficiente demanda. Aproveché el impasse para corregirlo y actualizarlo. Mi sorpresa fue que, al releerlo, ya no me encontraba yo dentro de ese libro, no cabía en él, se me había quedado pequeño. ¿Qué hago?, me dije. No tengo más remedio que hacer uno nuevo.

Sin embargo, no podía traicionar al público que todavía lo estaba requiriendo. Incluso hubo gente que me decía que lo utilizaban como texto en sus grupos para formar a los nuevos que iban entrando. He tranquilizado a todos diciéndoles que iba a ser nuevo pero que conservaría lo mejor del antiguo. Y así lo he hecho. Es suficientemente nuevo para cambiarle incluso el título pero estoy seguro que podrá satisfacer todos los deseos de los antiguos.


Enlace a La Pagina de Descarga


Enlace a La Pagina de Descarga


Pagina de descarga

Libro eBook Teología de la Renovación Carismática


Chus Villarroel O. P.

25 abril, 2017

update 7 junio, 2020

Ir a pagina de Descarga




Más de este autor/tema


Las siete palabras de Jesús y de María

Las siete palabras de Jesús y de María

LA primera palabra de la Santísima Virgen María ¿Cómo puede ser eso, si yo soy virgen? Lucas 1:34 La primera palabra de Nuestro Señor Padre, ...
Ver Libro
Un exorcista entrevista al diablo

Un exorcista entrevista al diablo

  El Autor no está entre los que se avergüenzan de creer en la existencia del Diablo y de su nefasta actividad en el mundo ...
Ver Libro
¿Católico y Masón?

¿Católico y Masón?

La masonería es una Sociedad que dice ser benéfica y procura combatir la ignorancia en todas sus formas. Se presenta como tolerante con todas las ...
Ver Libro
La Confesión, Guía Católica

La Confesión, Guía Católica

La confesión es uno de los mayores beneficios de Dios al hombre. La malicia humana frustra muchas veces ese beneficio haciendo que el hombre no ...
Ver Libro
Roma, dulce hogar

Roma, dulce hogar

Damos gracias a Dios por el regalo de nuestra conversión a Jesucristo y a la Iglesia católica que Él fundó; porque sólo por la asombrosa ...
Ver Libro
Epistolario

Epistolario

  Al tiempo que me partía de Granada a la fundación de Córdoba, la dejé escrito de priesa; y después acá, estando en Córdoba, recibí ...
Ver Libro
Cegó sus ojos, el Juicio Propio

Cegó sus ojos, el Juicio Propio

San Ignacio habla del “camino incierto y peligroso del propio juicio”. San Juan de Ávila exigía mucho empeño en purificar el apego al juicio propio ...
Ver Libro
Obras de San Agustín Tomo XXIV

Obras de San Agustín Tomo XXIV

Fecha: Día de Navidad. Posterior al 411-412. 1. Un año más ha brillado para nosotros —y hemos de celebrarlo— el nacimiento de nuestro Señor y ...
Ver Libro
Las muertes del padre Metri

Las muertes del padre Metri

Debo advertir formalmente a mis benévolos lectores, que la figura novelesca del padre Metri, levantada aquí por mí, no tiene de la figura histórica de ...
Ver Libro
Quiero ver a Dios

Quiero ver a Dios

Lo que se puede buscar en este volumen, Quiero ver a Dios, y lo que se puede esperar del que seguirá, con el título de ...
Ver Libro
María Madre Nuestra

María Madre Nuestra

Este es un libro dedicado a la Virgen María. En él deseo expresarle mi cariño, que viene desde mi más tierna infancia. Por experiencia puedo ...
Ver Libro
Soliloquios de San Agustín

Soliloquios de San Agustín

Una lectura de interés pedagógico: Los «Soliloquios» de San Agustín. Los Diálogos de Casiciaco son obras pedagógicas, pero los Soliloquios, destacan bajo este punto de ...
Ver Libro
Carta Encíclica Fides Et Ratio

Carta Encíclica Fides Et Ratio

1. Tanto en Oriente como en Occidente es posible distinguir un camino que, a lo largo de los siglos, ha llevado a la humanidad a ...
Ver Libro
El Abad y El Acompañamiento Espiritual

El Abad y El Acompañamiento Espiritual

No llaméis a nadie “Padre” vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo. Ni tampoco os dejéis llamar “Maestros”, porque ...
Ver Libro
Discursos y homilías del papa Francisco en Ecuador, Bolivia y Paraguay

Discursos y homilías del papa Francisco en Ecuador, Bolivia y Paraguay

1. Saludo del Santo Padre en el Aeropuerto de Quito (05/07/2015) 2. Saludo y bendición a enfermos y discapacitados en el Santuario de la Divina ...
Ver Libro
Carta apostólica en forma de Motu proprio Porta fide

Carta apostólica en forma de Motu proprio Porta fide

La puerta de la fe (cf. Hch 14, 27), que introduce en la vida de comunión con Dios y permite la entrada en su Iglesia, ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta