Razones para creer

André Léonard

Prólogo

El interrogante sobre la fe constituye el reto principal al que se enfrenta el mundo contemporáneo. ¿Existe o no existe Dios? Si existe, ¿planea por encima de nuestras vidas y de los dramas del mundo o interviene activamente en nuestra historia para iluminarla y conducirla a su desenlace? ¿Es o no es Jesucristo el único en quien Dios se ha revelado y se ha entregado a la humanidad para siempre? ¿Está o no está Jesucristo viviente y asequible en la Iglesia?

En nuestro descristianizado mundo occidental, estos interrogantes cobran, en la misma medida del paganismo ambiental, toda su acuidad y mordiente. ¿Dónde se encuentra la fe en la que fuimos educados la mayoría de nosotros y que muchas, de las generaciones más jóvenes, ignoran por completo? ¿Dónde se encuentra la esperanza cristiana, que pone su total confianza en Dios, en medio de este mundo que tan poco parece esperar de él? ¿Adónde hemos llegado?

En diversas Iglesias de Occidente se habla con insistencia de la necesidad de una nueva evangelización, que tendría por triple objetivo hacer posible que tanto los cristianos de la antigua savia como los nuevos conocieran, celebraran y vivieran la fe. Verdaderamente, ésta es la cuestión. La fe es una relación con Dios que pide ser celebrada en la liturgia y vivida en la totalidad de la existencia humana, pero cuyo contenido exige, por esta misma razón, ser primeramente conocido y comprendido.

El libro que vais a leer no trata de todas esas dimensiones de la fe. Está centrado en el conocimiento del contenido de la fe y, especialmente, en las razones que justifican la fe ante las legítimas exigencias de la inteligencia humana. En terminología de otro tiempo, diríamos que se trata de una obra de «apologética». Hoy, debido a ciertos excesos del pasado, esta palabra se toma a menudo en sentido peyorativo. Sin embargo, en su sentido propio, que significa «justificación de la fe», la apologética es indispensable, sobre todo en nuestra época, en que, frente al anonimato y la frialdad del mundo ateo en que vivimos, muchos hombres y mujeres se inclinan de nuevo y con razón hacia la fe cristiana para encontrar en ella un espacio de expansión personal integral y un cálido hogar humano. Se corre el riesgo, sin embargo, de esperar demasiado del sentimiento y de olvidar que la fe, por dirigirse al hombre entero, habla también a la inteligencia humana. Desde luego, la fe es más que un asunto de inteligencia y de comprensión; pero si ha de resistir al masivo replanteo a que la someten la numerosas ideologías del mundo contemporáneo, ha de poder dar razón de sí misma en el plano de la inteligencia común a todo hombre.

Esta obra del profesor André Léonard llega en el momento oportuno. En este final de siglo en que nos encontramos, es más indispensable que nunca que los cristianos —incluidos aquellos que no son, ni mucho menos, intelectuales— sean capaces, como pedía san Pedro, de «dar razón de su esperanza» (cf. 1Pe 3,15). Aprecio mucho, como sin duda apreciarán numerosos lectores a su vez, el rigor lógico, la claridad y el valor pedagógico de este libro. Lo considero una obra valiente, que no ahorra ningún esfuerzo para tratar con detalle algunas cuestiones a menudo algo escamoteadas, en particular las que se refieren al mal y al pecado original.

En respuesta a la invitación del papa —hecha principalmente con ocasión de su memorable viaje pastoral a Bélgica, en mayo de 1985—, la Iglesia ha entrado en un período de nueva evangelización. En este contexto, el presente libro ayudará a sus lectores a que profundicen en la fe; les invitará a celebrarla y a vivirla día tras día. ¡Tolle, lege!

Malinas 1986
Cardenal Godfried Danneels
Arzobispo de Malinas-Bruselas


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


La moral sexual explicada a los jóvenes

La moral sexual explicada a los jóvenes

Un mensaje a los jóvenes y a los menos jóvenes Este libro se dirige a todos los cristianos –y aun en gran medida, a los ...
Construir el amor

Construir el amor

Se dice que muchos amores fracasan. Pero no. No. Seguro que no. Los niños a todo le llaman cosa. Y por no tener nombres para ...
Carta Encíclica Fides Et Ratio

Carta Encíclica Fides Et Ratio

1. Tanto en Oriente como en Occidente es posible distinguir un camino que, a lo largo de los siglos, ha llevado a la humanidad a ...
Rosario de San Miguel Arcangel

Rosario de San Miguel Arcangel

El Rosario de San Miguel Arcángel consiste de un Padrenuestro y tres veces el Ave María, en honor de cada Coro Angelical. Padre Nuestro, que ...
Pablo Apóstol

Pablo Apóstol

1. El objetivo de este libro Este libro quiere ser una clave de lectura para las cartas de Pablo. San Pedro ya decía que las ...
Razones para nuestra esperanza

Razones para nuestra esperanza

  Con sobrados motivos de satisfacción, me dispongo a prologar la presente exposición y defensa de las principales verdades de la fe católica. Hoy en ...
Sepa Defender su Fe

Sepa Defender su Fe

Queridos hermanos: Es un hecho que hoy día las sectas pasan casa por casa y hacen una gran labor proselitista. Primero piden muy sutilmente que ...
Una lectura social del Nuevo Testamento

Una lectura social del Nuevo Testamento

Se ha repetido hasta la saciedad la frase atribuida a K. Barth de que es preciso hacer teología con la Biblia en una mano y ...
Conversaciones con Josemaría Escrivá de Balaguer

Conversaciones con Josemaría Escrivá de Balaguer

  Querríamos comenzar esta entrevista con una cuestión que provoca en muchos espíritus las más diversas interpretaciones. Nos referimos al tema del aggiornamento. Cuál es, ...
Ortodoxia

Ortodoxia

  La única justificación posible para este libro, consiste en ser la respuesta a un desafío. Hasta un mal tirador se dignifica aceptando un duelo ...
En el principio... la Palabra

En el principio… la Palabra

El crédito de la Palabra Isaías nos presenta a lo largo del capítulo 53 de su libro la figura del Mesías como siervo sufriente de ...
En la intimidad con Dios

En la intimidad con Dios

«Dos son las finalidades que puede perseguir un libro y ambas influyen en su estilo. Una consiste en producir en el lector cierta impresión mientras ...
El Belén que puso Dios

El Belén que puso Dios

El Belén que puso Dios es un libro para Navidad y para cualquier día del año: ya en el comienzo el lector se percata de ...
El Camino del Perdón

El Camino del Perdón

La tarde del 5 de julio de 1902, agonizaba en un hospital de la ciudad de Nettuno una jovencita llamada María Goretti. Su agonía había ...
Los Diez Mandamientos

Los Diez Mandamientos

  No sé si hablar hoy de los diez mandamientos es original o no. A lo mejor están pasados de moda y hay que inventar ...
El único bautismo

El único bautismo

 I 1. Con mucha frecuencia, hermano Constantino, nos vemos obligados a responder a los que piensan de manera diferente y se extravían de la regla de ...
Educar el carácter

Educar el carácter

Donde haya un árbol que plantar, plántalo tú. Donde haya un error que enmendar, enmiéndalo tú. Donde haya un esfuerzo que todos esquivan, hazlo tú ...
Obras Completas de San Juan de Ávila

Obras Completas de San Juan de Ávila

Primeros años Sus padres fueron Alfonso de Ávila, de ascendencia judía, y Catalina Xixón o Gijón, hidalga y posiblemente emparentada con otro gran ascético nacido ...
Vocabulario de Filosofía

Vocabulario de Filosofía

A priori: con anterioridad a la experiencia, o independientemente de ella, no en sentido psicológico, sino en sentido lógico: no es necesario recurrir a la ...
Mi libro de oraciones

Mi libro de oraciones

“Era como ver a Jesús y a María, separados, pero fundidos en Uno solo: Los dos Rostros: El de Jesús y el de María, pero ...
Las Glorias de María

Las Glorias de María

Amado Redentor y Señor mío Jesucristo, yo indigno siervo tuyo, sabiendo el placer que te proporciona quien trata de glorificar a tu Madre santísima, a ...
El obispo del sagrario abandonado

El obispo del sagrario abandonado

Hubiera yo querido leer muy despacio esta biografía del Exento, y Rvdmo. Sr. D. Manuel González García, Arcipreste que fue de Huelva y Obispo de ...
Cuando lo humano y lo divino convergen

Cuando lo humano y lo divino convergen

En las Confesiones de san Agustín leemos: «Nos has hecho, Señor, para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti» (I, 1,1) ...
Pedir Perdón a Dios

Pedir Perdón a Dios

Un esbelto álamo propuso a los árboles del bosque un pensamiento lleno de orgullo: «Hermanos -les dijo-, bien sabéis que la tierra nos pertenece, porque ...
La siempre Virgen Santa María de Guadalupe en España y México

La siempre Virgen Santa María de Guadalupe en España y México

NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE En Cáceres, España. La Imagen española de la "Guadalupe" es una antigua talla de madera de cedro, revestida por ricos mantos ...
Arte y liturgia

Arte y liturgia

Si no lo vedara la concisión de los títulos de los libros, éste que viene a tus manos, lector anónimo, debiera titularse “Cómo por el ...
Madre M. Riccarda Beauchamp Hambrough

Madre M. Riccarda Beauchamp Hambrough

SOY FELIZ de poder presentar la primera biografía de nuestra amadísima e inolvidable Madre M. Riccarda Beauchamp Hambrough (+1966). Entre nosotras, hijas de Santa Brígida ...
Lo eterno sin disimulo

Lo eterno sin disimulo

La fe es un tesoro enorme, como un caudal abundante e inagotable de bienes; y el creyente de fe limpia, profundamente enraizada, de fe fecunda ...
Un mapa de tu vida

Un mapa de tu vida

Quien hace un viaje por un país extranjero, habitualmente saca unas impresiones muy vivas acerca de cosas concretas, pero una impresión muy general del conjunto ...
Para servir a la Iglesia

Para servir a la Iglesia

El sacramento del Orden, mediante la unción del Espíritu Santo, configura a quien lo recibe con Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote, Cabeza de su Cuerpo ...
Sociedad y sensatez

Sociedad y sensatez

Nuestro modo de tratar una cosa depende en última instancia del juicio que nos hayamos formado sobre ella. De distinta manera tratamos, por ejemplo, a ...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta