¿Padeció bajo Poncio Pilato?


En la medida en que se ama algo temporal, se pierde el fruto de la caridad.

— Santa Clara

Vittorio Messori

I. Razonando sobre los Evangelios

EN 1976 publiqué mi primer libro, bajo el título de Hipótesis sobre Jesús.

La respuesta del gran público —primero italiano y después internacional— sorprendió ante todo a los ambientes editoriales. Pero una difusión semejante, y que todavía continúa, sorprendió asimismo a los «expertos», los teólogos y biblistas de profesión, algunos de los cuales, en el momento de publicarse el libro, hicieron gestos negativos juzgando inaceptable —por no decir abiertamente perniciosa— una investigación que les recordaba la tan denostada «apologética». En resumen, como se trataba de miembros prestigiosos de la propia Iglesia, se diría que la fe ya nada tenía que ver con el intelecto y que los creyentes ya no deberían tomar en serio la Escritura, en la que, por boca de Pedro, se exhorta a estar «siempre dispuestos a responder a todo aquel que os pida razón de vuestra esperanza» (1 Pe 3, 15).

Tengo que reconocer sin embargo que estos «profesionales de la Biblia» —enfrentados a una aceptación por parte de los lectores que demostraba la existencia de una enorme «demanda» de información a la que no se había dado una «oferta» por parte de quienes debían y podían hacerlo— terminaron por aceptar aquellas «hipótesis» con interés, a menudo con simpatía, y en cualquier caso sin objeciones técnicas. Así pues, reconocieron que —aunque mi estilo era divulgativo y periodístico-los contenidos sin embargo estaban fuera de discusión, pues todos ellos procedían, en efecto, del estudio y comparación de sus trabajos de investigación, hacia los que expresaba mi reconocimiento desde las primeras páginas.

No me sorprende, por tanto, este trato indulgente de los «expertos», conscientes de que, durante muchos años, no escatimé ninguna clase de esfuerzos antes de arriesgarme a publicar aquellas trescientas páginas.

Y por otro lado, a diferencia de editores y especialistas, tampoco me sorprende demasiado la acogida por parte del público, una acogida constante y prácticamente similar en todos los países del mundo a cuyos idiomas se tradujo el libro. En realidad, yo no había previsto que pudiera ser así. Pero —sea cual fuere mi grado de eficacia para darles respuesta— sabía muy bien que eran muchos los que se planteaban las preguntas que me habían llevado a emprender aquella investigación. Yo la había iniciado y continuado para dar respuestas a interrogantes del siguiente género: «¿Qué relación hay entre lo que narran los evangelios y lo que sucedió realmente?»; «¿Puede encontrar todavía espacio el Nuevo Testamento en el apartado de la Historia o debemos incluirlo entre las obras de poesía, mitología o simbología?»; «¿Qué se puede pensar acerca de las hipótesis —presentadas frecuentemente como nuevos dogmas— que afirman que los textos fundamentales de la fe habrían sufrido tantas y tales manipulaciones que resultaría ingenuo buscar en ellos un testimonio histórico creíble?»

Al ser consciente de la necesidad de no quitarle a la fe su carácter misterioso de «gracia» procedente de Dios y de «acogida», de «apuesta» por parte del hombre, he procurado, en la medida de lo posible, razonar sobre esa intuición que, en un determinado momento de mi vida, me ha hecho «sentir» que en los evangelios se encuentra la respuesta concreta a las demandas de los hombres de todas las épocas y lugares.


Enlaces de Descarga


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


Informe sobre la fe

Informe sobre la fe

«Un alemán agresivo, de talante orgulloso; un asceta que empuña la cruz como una espada». «Un típico bávaro, de aspecto cordial, que vive modestamente en ...
Ver Libro
Cruzando el umbral de la esperanza

Cruzando el umbral de la esperanza

  Siento un especial afecto, naturalmente, por los colegas -periodistas y escritores- que trabajan en la televisión. Por eso, a pesar de repetidas invitaciones, nunca ...
Ver Libro
Leyendas negras de la iglesia

Leyendas negras de la iglesia

El presente libro es una recopilación de artículos que he publicado en periódicos italianos.  El origen periodístico de los textos se manifiesta en el hecho ...
Ver Libro
Los desafíos del católico

Los desafíos del católico

La buena acogida que los lectores españoles han dispensado a las Leyendas negras de la Iglesia ha incitado al editor a publicar ahora esta otra ...
Ver Libro
Hipótesis sobre María

Hipótesis sobre María

María, la madre de Jesús de la que nos hablan los Evangelios, es sin duda la mujer que más impacto cultural y social ha tenido ...
Ver Libro
El Poder de la Oración

El Poder de la Oración

Hace algunos años descubrí que necesitaba orar. No tenía idea de cómo ofrecer a Dios una oración que le agradara. No deseaba ofrecerle una oración ...
Ver Libro
Regla de San Benito Abad

Regla de San Benito Abad

1 ESCUCHA, hijo, los preceptos del Maestro, e inclina el oído de tu corazón; recibe con gusto el consejo de un padre piadoso, y cúmplelo verdaderamente ...
Ver Libro
El Señor

El Señor

En la cátedra de «Filosofía católica de la religión y cosmovisión católica» de la universidad de Berlín analizó agudamente, a la luz que irradia la ...
Ver Libro
Servidor de vuestra alegría

Servidor de vuestra alegría

En estos últimos años me he visto a menudo en la necesidad de predicar sobre el tema del sacerdocio en actos litúrgicos de seminarios o ...
Ver Libro
La verdad sobre el Secreto de Fátima

La verdad sobre el Secreto de Fátima

Este es un libro «popular», ciertamente; pero absolutamente serio. Ninguna de nuestras afirmaciones — o, a veces, de nuestras correcciones a errores anteriores — está ...
Ver Libro
Jesucristo, el Santo de Dios

Jesucristo, el Santo de Dios

EL HÉROE Y EL POETA Bulle mi corazón de palabras graciosas voy a recitar mi poema para un rey. (Sal 44) Hay distintos caminos, distintos ...
Ver Libro
Los Siete Dolores de María

Los Siete Dolores de María

PRESENTACIÓN La devoción de los Siete Dolores de María, es hermana del Rosario y del Vía crucis, y tiene como ellos una larga tradición en ...
Ver Libro
Acompañemos a Jesús, Viacrucis para niños

Acompañemos a Jesús, Viacrucis para niños

Durante la Cuaresma y la Semana Santa, la Iglesia nos invita, con especial insistencia, a rezar el Vía crucis, la oración litúrgica que nos permite ...
Ver Libro
El alma de la ciudad

El alma de la ciudad

El camino era muy hermoso en aquel tramo. Discurría cuesta abajo, en suave pendiente, por un bosque repleto de verdes helechos que crecían al pie ...
Ver Libro
Echad las redes, Ciclo B

Echad las redes, Ciclo B

DESDE 1995 al 2001 he tenido el gozo de explicar, cada sábado, el Evangelio dominical en la TV con la rúbrica Las razones de la ...
Ver Libro
IOTA UNUM

IOTA UNUM

En la precisión del vocabulario estriba la salud del discurso. En efecto, discurrir es pasar de una idea a otra, pero no de cualquier manera ...
Ver Libro
Demos Gracias a Dios

Demos Gracias a Dios

Todo cuanto llevamos dicho en las páginas anteriores se reduce evidentemente a esto; es a saber: que como el Evangelio no sea más que una ...
Ver Libro
El combate cristiano

El combate cristiano

La corona de la victoria no se promete sino a los que luchan. En la divinas Escrituras vemos que, con frecuencia, se nos promete la ...
Ver Libro
San Isidro Labrador (Ilustrado)

San Isidro Labrador (Ilustrado)

El hombre fue creado para trabajar. Y para amar. Algunos creen que si el hombre no hubiera pecado no hubiera tenido que trabajar. Estos tales ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta