Selecciona tu valoración para este libro: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

secretobrown

G. K. Chesterton

Flambeau, que en un tiempo fue el criminal más famoso de Francia y más tarde detective privadísimo en Inglaterra, hacía ya, por el presente, bastante tiempo que se había retirado de ambas profesiones. Personas hay que opinan que la carrera del crimen le había dejado demasiados escrúpulos para la de detective. Sea ello lo que fuere, lo cierto es que, tras de una vida de escapatorias románticas y de evasiones, dejose caer por fin en un lugar que para algunos parecía encerrar una dirección muy apropiada: en un castillo de España.

Sin embargo, el castillo, aunque macizo, era relativamente pequeño; la viña negra y las tierras verdes del huerto cubrían una extensión considerablemente grande de la falda y ladera oscura de un monte. Flambeau, después de tantas aventuras de violencia, poseía aún aquello que es patrimonio de tantos latinos, y que es fatal, por ejemplo, a tantos americanos: la energía para retirarse. No es infrecuente que un gran propietario de hotel tenga como ambición el convertirse en un pequeño terrateniente en su carrera, en el preciso instante en que podía haberse convertido en millonario detestable comprando una hilera de comercios, para replegarse a los linderos de un hogar y sus dominios.

Flambeau se había enamorado casual y repentinamente de una dama española, con quien casó y de la cual tuvo numerosa descendencia en una de las provincias españolas, sin dar muestra de querer traspasar sus límites, pero cierta mañana su familia le vio inquieto y desasogado; dejó atrás a los chiquillos y descendió gran parte de la vertiente para ir al encuentro de una persona que se acercaba por el valle, aun cuando dicha persona no fuera más que un punto negro en el horizonte.

El punto negro fue creciendo en tamaño, si bien cambió poco de forma, pues continuó siendo, hablando en términos generales, tan negro como redondo. Las ropas negras de los clérigos no eran desconocidas por aquellos andurriales, pero éstas, sin dejar de ser clericales, tenían a la vez algo de vulgar y desaliñado comparadas con la sotana, y acreditaban al que las usaba como habitante de las islas del noroeste con la misma claridad que si hubiese llevado un cartelito diciendo: Claphan Junction[1]. Llevaba en la mano un paraguas cuya empuñadura parecía una pequeña porra y a la vista de la cual su amigo latino estuvo a punto de derramar lágrimas de emoción, pues aquel paraguas había tomado también parte en muchas aventuras que él y el Padre corrieron juntos en otro tiempo. El visitante no era otro que el amigo del francés, el Padre Brown, que venía a rendirle, por fin, una visita muy deseada y muy aplazada. Se escribían con frecuencia, pero no se habían visto desde hacía varios años.

El Padre Brown se acomodó pronto dentro del círculo familiar, que era lo bastante grande para dar la sensación de compañía o de comodidad. Fue presentado a las tres figuras de madera pintada y dorada de los Reyes Magos, que son los que traen los juguetes a los niños, pues España es un país en el cual las cosas de los niños pesan mucho en todos los hogares.

También le fueron presentados el perro y el gato, y todos los seres animados del corral. Y a su vez lo fue él a un vecino que, como él mismo, había traído al valle el soplo y las maneras de las tierras lejanas.


Ocurrió que durante el transcurso de la tercera de las tardes que el sacerdote pasaba en la casona, vio llegar a ésta a un extranjero que saludó a los dueños de la misma con saludos que ningún grande de España sería capaz de imitar.

Icon

Libro eBook EPUB El secreto del padre Brown - G. K. Chesterton

Tamaño: 196.10 KB Creado: 4 febrero, 2016
Icon

Libro eBook MOBI El secreto del padre Brown - G. K. Chesterton

Tamaño: 219.64 KB Creado: 4 febrero, 2016
Icon

Libro eBook PDF El secreto del padre Brown - G. K. Chesterton

Tamaño: 787.28 KB Creado: 4 febrero, 2016

Libros Relacionados

  • El escándalo del padre BrownEl escándalo del padre Brown Gilbert Keith Chesterton Extracto: No sería honesto contar las aventuras del padre Brown sin admitir que una vez estuvo […]
  • La incredulidad del Padre BrownLa incredulidad del Padre Brown Gilbert Keith Chesterton La resurrección del padre Brown Hubo un corto período en la vida del padre Brown […]
  • RelatosRelatos Gilbert Keith Chesterton Las muertes de los Pendragon El padre Brown no se sentía con ánimo aventurero. Recientemente había […]
  • La sabiduría del padre BrownLa sabiduría del padre Brown G. K. Chesterton La ausencia de Mr. Glass   La consulta del doctor Orion Hood, el eminente criminólogo y […]
  • ManaliveManalive Gilbert Keith Chesterton Manalive Manalive trata la eterna lucha del hombre científico empirista enfrentado […]
  • La esfera y la cruzLa esfera y la cruz G. K. Chesterton I. Discusión un poco en el aire   La nave voladora del profesor Lucifer silbaba atravesando […]
  • Tres relatos del padre BrownTres relatos del padre Brown G. K. Chesterton El caso Donnington Max Pemberton expone el enigma del caso Donnington El siguiente relato sobre el caso […]
  • Por qué soy católicoPor qué soy católico Gilbert Keith Chesterton  Introducción En los primeros meses de 1922, Frances Chesterton advirtió que […]
  • El Hombre ComúnEl Hombre Común Gilbert Keith Chesterton El hombre común La explicación o la excusa de este ensayo se encontrará en cierta idea que a mí […]
  • El regreso de Don QuijoteEl regreso de Don Quijote G. K. Chesterton Un desconchón en la casta Había mucha luz en el extremo de la habitación más larga y amplia de la Abadía […]
  • San Francisco de Asís BiografíaSan Francisco de Asís Biografía Gilbert Keith Chesterton San Francisco y su siglo   El siglo XIII se abre con el resplandor de un sol que lo ilumina […]
  • El Hombre que sabía demasiadoEl Hombre que sabía demasiado Gilbert Keith Chesterton EL ROSTRO EN LA DIANA             Harold […]
  • La cólera de las rosasLa cólera de las rosas G. K. Chesterton Las tres clases de hombres Hablando brutalmente hay tres clases de gente en este mundo. La primera clase […]
  • OrtodoxiaOrtodoxia G. K. Chesterton INTRODUCCIÓN EN DEFENSA DE TODO LO DEMÁS   La única justificación posible para este libro, consiste […]
  • El hombre que fue juevesEl hombre que fue jueves G. K. Chesterton CAPÍTULO PRIMERO LOS DOS POETAS DE SAFRON PARK El barrio de Saffron Park —Parque de Azafrán— se […]
  • El Napoleón de Notting HillEl Napoleón de Notting Hill G. K. Chesterton Capítulo 1 Observaciones preliminares sobre el arte de la profecía El género […]
  • La FilocaliaLa Filocalia Introducción   En 1782 fue publicada por primera vez en Venecia, gracias al mecenazgo de Juan Mavrogordato, […]
  • The Wisdom of Father BrownThe Wisdom of Father Brown Gilbert Keith Chesterton The Absence of Mr Glass THE consulting-rooms of Dr Orion Hood, the eminent criminologist and […]
  • Bajo el cielo de BalazarBajo el cielo de Balazar Beata Alexandrina María da Costa CAPÍTULO 1 AMANECER “Me llamo Alexandrina Maria da […]
  • Filosofía del Tiempo LibreFilosofía del Tiempo Libre Ángel María Rojas, S.J. INTRODUCCIÓN Si le decimos a un estudiante que la mitad de los […]
  • Vida de JesúsVida de Jesús San Juan Pablo II PRESENTACIÓN Se ofrece al lector en estas páginas una sencilla, profunda y amable […]
  • Dolores y Gozos de San JoséDolores y Gozos de San José Jesús Martínez García El Papa Juan Pablo II ha afirmado que «las almas más […]
  • Mi carrera con el diabloMi carrera con el diablo Joseph Pearce Capítulo 1 Un alma incomunicada AQUEL fue el día más negro de mi vida. Me […]
  • De los Nombres de Cristo en dos librosDe los Nombres de Cristo en dos libros Fray Luis de León INTRODUCCIÓN    Introdúcese en el asunto con la idea de un coloquio que tuvieron […]

Contenido relacionado


Comprar Libros Católicos


Aquí puedes hacer tus comentarios