Demostración de la Predicación Apostólica

SAN IRENEO DE LYON

INTRODUCCION

EL DOCUMENTO Y SU VALOR

Es un hecho notable, y mucho que lamentar, que ninguna de las obras de San Ireneo, el más grande teólogo del siglo II, han llegado hasta nosotros en el idioma en que fueron escritos. De su obra principal, los cinco libros Contra las Herejías, tenemos una traducción muy temprana en Latín, y algunos fragmentos del griego original preservados a través de citas de otros escritores.1. La obra que nos ocupa, la Demostración de la Predicación Apostólica, recientemente se encontró una traducción armenia, y ninguna parte de ella parece haber sobrevivido en cualquier otro idioma.

Este nuevo tratado no viene a nosotros del todo como una sorpresa; para Eusebio, que había mencionado su título, Εἰς ἐπίδειξιν τοῦ ἀποστολικοῦ κηρύγματος, y había dicho que iba dirigida a, esto es todo lo que él nos dice, “un hermano llamado Marciano.”; pero ahora podemos añadir en el propio libro que fue escrito después de la finalización de la obra mayor, y por lo tanto en algún lugar alrededor del año 180; y que Marciano estaba en términos íntimos con el escritor, pero ausente de él en el momento de escribirla. 3 La obra Contra las Herejías es, por supuesto, polémica de principio a fin: pero el presente tratado es una especie de Vademécum para un cristiano inteligente, explicando su fe, situándolo en su contexto histórico en relación con el judaísmo, y confirmándolo por la citación y la exposición de un gran número de pasajes del Antiguo Testamento. No es de ninguna manera un manual para los catecúmenos: es un manual de Evidencia cristiana, aunque su forma no es objeto de controversia.

Una extensión de este tipo de la pluma de un gran maestro en cualquier época debe ser de necesidades o de su interés. ¿Cómo era el cristianismo presentado como un todo a un creyente educado? ¿Cuáles fueron los puntos principales de la doctrina y de la vida en la que hizo hincapié? ¿Cuáles fueron los motivos de creencia, que parecía ser más convincente, entonces? Estas son las cosas que el historiador del desarrollo religioso quiere saber en cada uno de los siglos cristianos, y que él le resulta excepcionalmente difícil de alcanzar. Los grandes eventos y las principales personalidades han dejado su huella en los registros de la época: el desarrollo de la doctrina y el crecimiento de las instituciones eclesiásticas se pueden remontar a el aumento de la claridad que los documentos que se ponen a prueba y estudio y comparación: pero el sentido religioso de la época, las creencias que afectaron la vida, y los motivos de esas creencias, los motivos dominantes de conducta, las cosas que a las mejores mentes parecía importar más- éstos se nos escapan a menos que seamos insistentes en nuestra búsqueda para ellos; y, a menudo, la búsqueda como lo haremos, nos encontramos con poco para recompensar a nuestros dolores. Tenemos razón especial para estar agradecidos por una declaración normal de la religión cristiana, ya que se presentó a una mente maestra a finales del siglo II. Una experiencia larga y variada había calificado a Ireneo para tal tarea. Como un niño que había escuchado a San Policarpo de Esmirna, y él pudo haber conversado con los demás, los ancianos, como él lo llama “gnosticismo”, en todas sus formas divergentes, con la verdad cristiana como había llegado a concebirlo mucho en su vida de paciente estudio y ministerio práctico. Había dado a la Iglesia sus cinco libros de la exposición y el derrocamiento del Conocimiento (Gnosis) falsamente llamados. Cuando un hombre como establece la controversia por un lado toma la pluma para hablar, como él dice, a su amigo ausente, y le facilita un resumen del mensaje apostólico y las razones para creer que, en términos de su propia época, merece nuestra atención. Haremos poca justicia a él si insistimos en juzgarlo por los estándares modernos: echaremos de menos la precisión de la doctrina post Nicea; seremos decepcionados al no encontrar nada acerca de la organización eclesiástica; estaremos en dificultades en los conceptos pintorescos de su exposición de las profecías del Antiguo Testamento. Pero si llegamos a él recién salido del estudio de Justino Mártir Primera Apología, escrita unos treinta y cinco años antes, vamos a apreciar el ambiente en el que había crecido y reconoceremos el avance que había hecho en la interpretación reflexiva de la Fe.


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


Contra los Herejes

Contra los Herejes

Nació en Asia Menor (± 135/140), hijo de padres paganos. Desde su juventud conoció en Esmirna al obispo Policarpo, que había sido discípulo de la ...
A pesar de todo, decir sí a la vida

A pesar de todo, decir sí a la vida

Con este escrito, … A pesar de todo, decir sí a la vida (Trotzdem ja zum Leben sagen), hacemos pública una serie de conferencias del ...
Tercer abecedario espiritual

Tercer abecedario espiritual

  Habiendo medianamente concluido las dos partes, es menester que para el tercer libro me sea dado nuevo favor de la beatísima Trinidad, a quien ...
Papas

Papas

FECHA: AÑO 1939. Pío XII inició las excavaciones arqueológicas bajo las grutas vaticanas para verificar si los restos de Pedro estaban allí, algo que ninguno ...
Peregrinar por fuera y por dentro

Peregrinar por fuera y por dentro

Tienes entre tus manos una propuesta para acompañarte en el camino que quizás estás comenzando. Es un itinerario, y al tiempo son muchos, como muchos ...
María Madre Nuestra

María Madre Nuestra

Este es un libro dedicado a la Virgen María. En él deseo expresarle mi cariño, que viene desde mi más tierna infancia. Por experiencia puedo ...
Hacia el Padre

Hacia el Padre

EL AUTOR El P. José Kentenich (1885-1968) es el fundador de la Obra de Schoenstatt. Su proceso de beatificación fue iniciado oficialmente el Año Santo ...
Libro almas del purgatorio

Libro almas del purgatorio

El título es algo alarmante. Aún, estimado lector, si tú escudriñas este pequeño libro, verás por tí mismo cuán merecido es. El libro nos cuenta ...
Encíclicas del Papa Benedicto XVI

Encíclicas del Papa Benedicto XVI

1. « Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él » (1 Jn 4, 16). Estas palabras ...
La educación en familia

La educación en familia

 Sobre Educación y familia: a modo de preámbulo Hace más de cuatro años surgió la idea de preparar algunos artículos en torno a la ...
Carta Apostólica a los jóvenes del mundo

Carta Apostólica a los jóvenes del mundo

Queridos amigos: 1. «Siempre prontos para dar razón de vuestra esperanza a todo el que os la pidiere». (cf. Pe 3,15) Estos son los votos ...
Por qué orar, cómo orar

Por qué orar, cómo orar

Es tarea de toda generación cristiana, y de todo cristiano en cada una de las generaciones, retomar el camino de la oración, redefmir la oración ...
¿Como pastorear?

¿Como pastorear?

En los grupos de oración, en las comunidades carismáticas y en la Iglesia Católica en general se utilizan los nombres de “pastor” y “pastoreo” y ...
De los Nombres de Cristo

De los Nombres de Cristo

  Introdúcese en el asunto con la idea de un coloquio que tuvieron tres amigos en una casa de recreo. Era por el mes de ...
Nada te turbe, Nada te espante

Nada te turbe, Nada te espante

Santa Teresa de Jesús nació en Ávila en la madrugada del miércoles día 28 de marzo de 1515, y murió santísimamente a las nueve de ...
La Santa Misa Testimonio de Catalina Rivas

La Santa Misa Testimonio de Catalina Rivas

En la maravillosa catequesis con la que el Señor y la Virgen María nos han ido instruyendo -en primer lugar enseñándonos la forma de rezar ...
Contestando a los Testigos de Jehová

Contestando a los Testigos de Jehová

El Fundador de los Testigos de Jehová es Carlos Taze Russell (1852-1916). Nació en Pensilvania, EE. UU., fue educado en una Iglesia Congregacional, y aun ...
El cristianismo y los nuevos tiempos

El cristianismo y los nuevos tiempos

Con frecuencia se dice que el Cristianismo ya no tiene contacto con la vida y que ya no satisface las exigencias del mundo moderno. Y ...
Defensa de la fe católica

Defensa de la fe católica

El presente no es un tratado de Apologética (Ciencia que expone las pruebas y fundamentos de la verdad de la religión católica), pero sí un ...
Breve relato sobre el anticristo

Breve relato sobre el anticristo

«El escándalo de la Cruz. La Cruz sigue siendo escándalo, pero es el único camino seguro… ¡Por favor, no licuen la fe en Jesucristo!» (Papa Francisco ...
El único bautismo

El único bautismo

 I 1. Con mucha frecuencia, hermano Constantino, nos vemos obligados a responder a los que piensan de manera diferente y se extravían de la regla de ...
Exhortación Apostólica Ecclesia in America

Exhortación Apostólica Ecclesia in America

1. La Iglesia en América, llena de gozo por la fe recibida y dando gracias a Cristo por este inmenso don, ha celebrado hace poco ...
¿Es razonable ser creyente?

¿Es razonable ser creyente?

He pasado toda mi vida en tensión, como un arco; pero nunca he sabido a dónde apuntar y lanzar la flecha. Jean Serment Este libro ...
Los Méritos de la Vida

Los Méritos de la Vida

Vi un Hombre tan alto que alcanzaba la cumbre de las nubes del cielo y llegaba hasta las profundidades del abismo, de tal forma que ...
La Imitación de Cristo

La Imitación de Cristo

QUIEN me sigue no anda en tinieblas (Jn., 8, 12), dice el Señor. Estas palabras son de Cristo, con las cuales nos amonesta que imitemos ...
El Diálogo

El Diálogo

  Santa Catalina es un alma exuberante de vida divina. Su maravilloso apostolado es irradiación de su vida interior transformada en Cristo. Como San Pablo, ...
Cuando la Iglesia era joven

Cuando la Iglesia era joven

Cuando una estrella nueva apareció en Belén, la pequeña y soñolienta aldea era territorio ocupado. Sesenta años atrás, un ejército extranjero atravesó la región reclamando ...
Desde La Cruz

Desde La Cruz

En la difusión de todo mensaje de importancia son necesarios tres elementos: una tribuna, un auditorio y una verdad. Estos tres elementos se encontraron reunidos ...
¿Tú Crees?

¿Tú Crees?

¿Crees? En varias ocasiones Jesús hace esta pregunta. Se lo pregunta al ciego de nacimiento: «¿Crees en el Hijo del hombre?»; a Marta, que llora ...
Dios existe, yo me lo encontré

Dios existe, yo me lo encontré

«Los convertidos son molestos», dice Bernanos. Por esa razón, y por algunas otras, he diferido mucho tiempo el escribir este relato. Es difícil, efectivamente, que ...
El Pobre de Nazaret

El Pobre de Nazaret

HABÍAN transcurrido aproximadamente dos jornadas desde que salieron de Nazaret. La primavera había estallado silenciosamente, y el valle de Esdrelón era una alfombra verde y ...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta