Para conocer a alguien de verdad, no hay que curiosear sobre sus pensamientos, sino sobre lo que ama.”
-San Agustín

 
 

San Roberto Belarmino

PRÓLOGO

Quien haya leído y meditado con espacio y devoción los cuatro opúsculos del Cardenal Belarmino que llevamos ya impresos, tiene mucho adelantado para la inteligencia y la práctica del último, que es del Arte de bien morir: pues, en realidad, no son ellos sino una especie de preámbulo ó introducción a éste en que se nos enseña lo que sobre todo nos importa saber, si tenemos juicio, y no queremos condenamos a la suma desdicha y sin fin por un instante mal empleado.

Si, lo que Dios no permita por su infinita misericordia, pero, si no aprendemos y ejercitamos este arte dificilísimo, si morimos en desgracia de Nuestro Señor: ¿qué nos valdrá el conocimiento de su grandeza? ¿Qué, la consideración y noticia de la felicidad, sin falta ni término, de sus Santos? ¿Qué, las lágrimas de penitencia y de amor que vertimos en otro tiempo? ¿Qué, la sangre del Salvador derramada por nosotros; y qué, sus ejemplos y doctrina admirable que nos predicó, al expirar, desde el árbol de la cruz? Todo ello servirá únicamente para mayor confusión nuestra, para mayor castigo y pena sin consuelo ni remisión: (terrible suerte, pero verdadera: que se puede evitar, pero que primero hay que saber evitarla, quererlo después con la ayuda de Dios, y no dejar de las manos los medios con que de seguro se evita!

A negocio tan interesante se dirige el opúsculo de Belarmino del Arte de bien morir, esta «preciosa margarita!, como lo llama su traductor, «pequeña en la entidad, y en la calidad tan grande que vale por un opulentísimo tesoro», donde se ponen sacadas de las Escrituras y Padres de la Iglesia «inestimables riquezas de santísimos documentos para caminar con seguridad al cielo». Veamos de probarlo, reduciendo a un breve compendio, según nuestra costumbre, la doctrina toda del Cardenal.

   

Antes de comenzar la materia del bien morir y de llegar a los preceptos de este Arte, trata la cuestión previa de la misma muerte, «y si es de tal jaez, que se deba contar entre las cosas malas, 6 ponerse en el catálogo de las buenas». Y verdaderamente que, «si la consideramos desnuda y como se presenta a la vista, todos la condenaremos por mala», responde Belarmino, «pues nos priva de la vida tan amada a los vivientes». Demás de que Dios no hizo la muerte, sino que por envidia del demonio tuvo entrada en el mundo, como se escribe en los libros sapienciales; y añade el Apóstol, confirmando esto mismo, que por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte s: señal clara y argumento evidentísimo de que no puede ser cosa buena, sino muy mala de su cosecha.


Pagina de descarga


Pagina de descarga


Descargar Libro Arte de bien morir

Creado: 12 septiembre, 2016 Actualizado: 17 junio, 2020
   

Libros de este autor/tema


Sobre las siete palabras pronunciadas por Cristo en la Cruz

Sobre las siete palabras pronunciadas por Cristo en la Cruz

Obsérvenme, ahora, por cuarto año, preparándome para la muerte. Habiéndome retirado de los negocios del mundo a un lugar de reposo, me entrego a la ...
Ver Libro

Libros de este autor/tema


Sobre las siete palabras pronunciadas por Cristo en la Cruz

Sobre las siete palabras pronunciadas por Cristo en la Cruz

Obsérvenme, ahora, por cuarto año, preparándome para la muerte. Habiéndome retirado de los negocios del mundo a un lugar de reposo, me entrego a la ...
Ver Libro

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta