Los pastores serán brutales mientras las ovejas sean estúpidas.

— Fray Luis de León

San Roberto Belarmino

PRÓLOGO

Quien haya leído y meditado con espacio y devoción los cuatro opúsculos del Cardenal Belarmino que llevamos ya impresos, tiene mucho adelantado para la inteligencia y la práctica del último, que es del Arte de bien morir: pues, en realidad, no son ellos sino una especie de preámbulo ó introducción a éste en que se nos enseña lo que sobre todo nos importa saber, si tenemos juicio, y no queremos condenamos a la suma desdicha y sin fin por un instante mal empleado.

Si, lo que Dios no permita por su infinita misericordia, pero, si no aprendemos y ejercitamos este arte dificilísimo, si morimos en desgracia de Nuestro Señor: ¿qué nos valdrá el conocimiento de su grandeza? ¿Qué, la consideración y noticia de la felicidad, sin falta ni término, de sus Santos? ¿Qué, las lágrimas de penitencia y de amor que vertimos en otro tiempo? ¿Qué, la sangre del Salvador derramada por nosotros; y qué, sus ejemplos y doctrina admirable que nos predicó, al expirar, desde el árbol de la cruz? Todo ello servirá únicamente para mayor confusión nuestra, para mayor castigo y pena sin consuelo ni remisión: (terrible suerte, pero verdadera: que se puede evitar, pero que primero hay que saber evitarla, quererlo después con la ayuda de Dios, y no dejar de las manos los medios con que de seguro se evita!

A negocio tan interesante se dirige el opúsculo de Belarmino del Arte de bien morir, esta «preciosa margarita!, como lo llama su traductor, «pequeña en la entidad, y en la calidad tan grande que vale por un opulentísimo tesoro», donde se ponen sacadas de las Escrituras y Padres de la Iglesia «inestimables riquezas de santísimos documentos para caminar con seguridad al cielo». Veamos de probarlo, reduciendo a un breve compendio, según nuestra costumbre, la doctrina toda del Cardenal.

Antes de comenzar la materia del bien morir y de llegar a los preceptos de este Arte, trata la cuestión previa de la misma muerte, «y si es de tal jaez, que se deba contar entre las cosas malas, 6 ponerse en el catálogo de las buenas». Y verdaderamente que, «si la consideramos desnuda y como se presenta a la vista, todos la condenaremos por mala», responde Belarmino, «pues nos priva de la vida tan amada a los vivientes». Demás de que Dios no hizo la muerte, sino que por envidia del demonio tuvo entrada en el mundo, como se escribe en los libros sapienciales; y añade el Apóstol, confirmando esto mismo, que por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte s: señal clara y argumento evidentísimo de que no puede ser cosa buena, sino muy mala de su cosecha.


Enlaces de Descarga



Enlaces de Descarga



Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


Sobre las siete palabras pronunciadas por Cristo en la Cruz

Sobre las siete palabras pronunciadas por Cristo en la Cruz

Obsérvenme, ahora, por cuarto año, preparándome para la muerte. Habiéndome retirado de los negocios del mundo a un lugar de reposo, me entrego a la ...
Ver Libro
Aprender a madurar

Aprender a madurar

Desde que nace, el ser humano —varón o hembra— se enfrenta al reto de madurar como persona. Primero, como es lógico, en lo físico; después, ...
Ver Libro
El Antiguo Testamento Tomo I

El Antiguo Testamento Tomo I

PRIMERAMENTE he visto levantarse delante de mi vista un espacio inmenso lleno de luz y dentro de ese espacio de luz, muy arriba, como un ...
Ver Libro
Quiero ver a Dios

Quiero ver a Dios

Lo que se puede buscar en este volumen, Quiero ver a Dios, y lo que se puede esperar del que seguirá, con el título de ...
Ver Libro
San Cristóbal (Ilustrado)

San Cristóbal (Ilustrado)

La piedad popular ha tenido a San Cristóbal desde la antigüedad entre los santos más predilectos. Nuestro santo procedía del mundo pagano. Era hijo de ...
Ver Libro
San Juan de la Cruz. La biografía

San Juan de la Cruz. La biografía

Por si acaso hay algún lector atento (de acuerdo con el lenguaje ritual de los prólogos de antaño) que no esté informado todavía, me permito ...
Ver Libro
El juicio

El juicio

El coronel Dwight Patterson descansaba en su bañera. Veinte minutos de sosegado baño cada día antes de cenar, uno de los rituales diarios del coronel ...
Ver Libro
Catecismo de La Iglesia Católica

Catecismo de La Iglesia Católica

«Agradezco infinitamente a Dios Nuestro Señor el haber dado a la Iglesia este Catecismo, promulgado en 1992 por mi venerado y amado Predecesor, el Papa ...
Ver Libro
Santa María Goretti y la Conversión de Su Asesino

Santa María Goretti y la Conversión de Su Asesino

Santa María Goretti es una santa sencilla y humilde. Murió a los 11 años de edad, pero su madurez humana superaba con mucho la edad ...
Ver Libro
Las Horas de la Pasión

Las Horas de la Pasión

Oh Señor mío Jesucristo, postrada ante tu divina presencia, suplico a tu amorosísimo corazón que quieras admitirme a la dolorosa meditación de las veinticuatro horas ...
Ver Libro
¿Existe Dios?

¿Existe Dios?

En estos tiempos en que se hace gala incluso por los principales medios de comunicación social de ser agnóstico y ateo, no podía ser más ...
Ver Libro
Relatos de Gilbert Keith Chesterton

Relatos de Gilbert Keith Chesterton

El padre Brown no se sentía con ánimo aventurero. Recientemente había enfermado por exceso de trabajo y cuando empezó a recuperarse, su amigo Flambeau lo ...
Ver Libro
Patrología I y II

Patrología I y II

La Patrología es aquella parte de la historia de la literatura cristiana que trata de los autores de la antigüedad que escribieron sobre temas de ...
Ver Libro
El peregrino ruso

El peregrino ruso

  Por la gracia de Dios soy hombre y soy cristiano; por mis actos, gran pecador; por estado, peregrino de la más baja condición, andando siempre ...
Ver Libro
El Camino del Perdón

El Camino del Perdón

La tarde del 5 de julio de 1902, agonizaba en un hospital de la ciudad de Nettuno una jovencita llamada María Goretti. Su agonía había ...
Ver Libro
El Hombre y La Religión

El Hombre y La Religión

El estudio moderno del fenómeno religioso nació y se ha desarrollado en estrecha conexión con el estudio del fenómeno humano. La razón inmediata es sencilla: ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta