Cuando los padres rezan por sus hijos, ángeles se movilizan, Dios los escucha y cosas grandes suceden.

— San Padre Pío

Dr. Jaime Borrás y Prats

LA BANCARROTA DEL LIBERALISMO

Dando una mirada a todo el mundo civilizado, vemos brotar de los acontecimientos que van realizándose dos verdades en apariencia contradictorias y en realidad unidas entre sí por necesario enlace, y son: el liberalismo obtiene por todas partes un triunfo completo, espantoso, y esto no obstante por do quiera se ve obligado a destruirse a sí mismo.

Que este infausto sistema triunfa por todas partes, no es por cierto necesario demostrarlo; basta abrir los ojos para convencerse de ello. El liberalismo ha afirmado a un tiempo su dominio sobre las almas, las leyes y las costumbres. La imprenta, esta reina de la sociedad actual, donde quiera está a su servicio. Bajo su bandera acoge a los partidarios de todo régimen político, a secuaces de todas las creencias, a hombres de todas las razas. Los Estados cuyas instituciones parecen excluirlo, como la Rusia, sufren también la influencia de sus doctrinas. En Alemania “el hombre de hierro y sangre”, desde el instante que se ha puesto al frente del partido nacional liberal, ha conquistado el poder absoluto, del que hace tan tiránico empleo. Asimismo, en nombre del liberalismo, las antiguas franquicias de las Dietas del Austria y los derechos soberanos de los cantones suizos han sido sacrificados a la centralización. Por el mecanismo de la monarquía parlamentaria, gobierna aun el liberalismo en Inglaterra, Italia, Holanda, Bélgica y Portugal: los partidos más opuestos en la república radical de España y en la provisoriamente conservadora de Francia, se convienen en reconocer su supremacía; y hasta en el Japón nadie hay que no tenga por un honor someterse a sus leyes.

Y sin embargo en el momento en que sus conspiraciones eran coronadas con el más pleno triunfo, en el momento en que el liberalismo se había asegurado el concurso de todos los poderes que tienen la misión de combatirlo, un defensor de la verdad, el diputado Reichensperger, tenía el valor de proclamar en el Parlamento de Berlín la bancarrota del liberalismo.

Sí, esta palabra ha sido pronunciada, y nosotros la demostraremos verdadera con todo el rigor de la lógica.  A veces se ha acusado a los adversarios del liberalismo de sustituir declamaciones a razonamientos y de no definir nunca la doctrina que combaten. Pues nosotros no queremos exponernos a semejante reproche: para ello definiremos el liberalismo; distinguiremos cuidadosamente sus diferentes especies y gradaciones; examinaremos la gran mentira que constituye su esencia y los errores capitales que entraña; en lo cual encontraremos el principio de la doble derrota, teórica y práctica, por medio de la cual le condena la Providencia a desengañar a los pueblos, de quienes tanto ha llegado a abusar.

Tal será la venganza reservada por Dios a favor de la eterna verdad, momentánea y aparentemente vencida por el error. Cuando éste ha llegado al apogeo de su poder y se lisonjea de haber conquistado un imperio irresistible sobre los ánimos y naciones todas, Dios le hace expiar su victoria con un doble castigo: con los desastres que acarrea a los pueblos sometidos a su yugo, y con las contradicciones en las que necesariamente cae en su desenvolvimiento por razón de los errores que lleva ocultos bajo hipócritas fórmulas.


Enlaces de Descarga



Enlaces de Descarga



Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


No se han encontrado entradas.
Las adicciones: una visión antropológica

Las adicciones: una visión antropológica

Un artículo firmado por Jesús Cornejo, en La Nación del 7 de mayo de 2009, señalaba que “en la provincia de Buenos Aires, durante 2008, ...
Ver Libro
Del sufrimiento a la paz

Del sufrimiento a la paz

Se dice: mientras haya a mi lado quien sufra, yo no tengo derecho a pensar en mi felicidad. Estas palabras suenan muy bien, pero son ...
Ver Libro
¿Como pastorear?

¿Como pastorear?

En los grupos de oración, en las comunidades carismáticas y en la Iglesia Católica en general se utilizan los nombres de “pastor” y “pastoreo” y ...
Ver Libro
Diario de un escritor

Diario de un escritor

El lunes 26 de enero de 1881 Vera, una de las hermanas de Dostoyevski, llegó de visita a casa del escritor. En medio de la ...
Ver Libro
El Poder y La Gloria

El Poder y La Gloria

Mr. Tench salió a buscar el otro cilindro, afuera, bajo el sol llameante de Méjico y el polvo blanquecino. Unos cuantos zopilotes se asomaron desde ...
Ver Libro
Por los ojos de Shakespeare: La clave católica oculta en su literatura

Por los ojos de Shakespeare: La clave católica oculta en su literatura

CÓMO LEER A SHAKESPEARE (O A CUALQUIERA) Como ocurre con todas las cosas, lo mejor será comenzar por lo básico. Antes de poder entender cómo ...
Ver Libro
¿Desapareció el limbo?

¿Desapareció el limbo?

En el mundo mueren cada año muchísimos millones de niños sin bautismo antes de tener el uso de razón. Se habla de unos 70 millones ...
Ver Libro
Desde el fin de la primera pascua hasta la prisión de Juan Bautista Tomo V

Desde el fin de la primera pascua hasta la prisión de Juan Bautista Tomo V

Desde Betania, donde Jesús estuvo algún tiempo como oculto, se dirigió al bautisterio, cerca de Ono. Los arreglos que allí se habían hecho los custodiaba ...
Ver Libro
Milagros de Jesús 1 y 2 (Ilustrado)

Milagros de Jesús 1 y 2 (Ilustrado)

Las bodas de Caná (Jn.2,2-12) HABIÉNDOSE celebrado unas bodas en Caná de Galilea, resulta que la Madre de Jesús estaba allí. Y pasando por allí ...
Ver Libro
Los engaños de la Nueva Era

Los engaños de la Nueva Era

La enciclopedia de la Nueva Era dice que: "mientras el movimiento es un movimiento social, es también por su naturaleza, religioso, aunque muchos del movimiento ...
Ver Libro
¿Por qué soy todavía cristiano?

¿Por qué soy todavía cristiano?

No es la primera vez que se habla de esta paradoja: en los siglos en que la iglesia estaba totalmente segura de su misión, de ...
Ver Libro
Ejercicio de las cuarenta Avemarías

Ejercicio de las cuarenta Avemarías

  Yo os ofrezco Virgen purísima, estas cuarenta Ave María y otras tantas bendiciones con que voy a saludaros con intención de ganar las muchas ...
Ver Libro
Meditaciones sobre la oración

Meditaciones sobre la oración

He cumplido 82 años de vida y la enfermedad de Parkinson, así como los achaques de la edad, me lo recuerdan. Por lo que se ...
Ver Libro
San Alfonso María de Ligorio, misionero popular

San Alfonso María de Ligorio, misionero popular

A san Alfonso María de Ligorio, cuya vida estamos presentando, se le ha llamado el más santo de los napolitanos y el más napolitano de ...
Ver Libro
La Vida en Cristo

La Vida en Cristo

Estas páginas presentan el itinerario de una nueva evangelizaron y renovación espiritual basado en la carta de san Pablo a los Romanos. Por tanto, no ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta