La bancarrota del liberalismo y el catolicismo liberal


La vida se nos ha dado para buscar a Dios, la muerte para encontrarlo, la eternidad para poseerlo.

— San Agustín

Dr. Jaime Borrás y Prats

LA BANCARROTA DEL LIBERALISMO

Dando una mirada a todo el mundo civilizado, vemos brotar de los acontecimientos que van realizándose dos verdades en apariencia contradictorias y en realidad unidas entre sí por necesario enlace, y son: el liberalismo obtiene por todas partes un triunfo completo, espantoso, y esto no obstante por do quiera se ve obligado a destruirse a sí mismo.

Que este infausto sistema triunfa por todas partes, no es por cierto necesario demostrarlo; basta abrir los ojos para convencerse de ello. El liberalismo ha afirmado a un tiempo su dominio sobre las almas, las leyes y las costumbres. La imprenta, esta reina de la sociedad actual, donde quiera está a su servicio. Bajo su bandera acoge a los partidarios de todo régimen político, a secuaces de todas las creencias, a hombres de todas las razas. Los Estados cuyas instituciones parecen excluirlo, como la Rusia, sufren también la influencia de sus doctrinas. En Alemania “el hombre de hierro y sangre”, desde el instante que se ha puesto al frente del partido nacional liberal, ha conquistado el poder absoluto, del que hace tan tiránico empleo. Asimismo, en nombre del liberalismo, las antiguas franquicias de las Dietas del Austria y los derechos soberanos de los cantones suizos han sido sacrificados a la centralización. Por el mecanismo de la monarquía parlamentaria, gobierna aun el liberalismo en Inglaterra, Italia, Holanda, Bélgica y Portugal: los partidos más opuestos en la república radical de España y en la provisoriamente conservadora de Francia, se convienen en reconocer su supremacía; y hasta en el Japón nadie hay que no tenga por un honor someterse a sus leyes.

Y sin embargo en el momento en que sus conspiraciones eran coronadas con el más pleno triunfo, en el momento en que el liberalismo se había asegurado el concurso de todos los poderes que tienen la misión de combatirlo, un defensor de la verdad, el diputado Reichensperger, tenía el valor de proclamar en el Parlamento de Berlín la bancarrota del liberalismo.

Sí, esta palabra ha sido pronunciada, y nosotros la demostraremos verdadera con todo el rigor de la lógica.  A veces se ha acusado a los adversarios del liberalismo de sustituir declamaciones a razonamientos y de no definir nunca la doctrina que combaten. Pues nosotros no queremos exponernos a semejante reproche: para ello definiremos el liberalismo; distinguiremos cuidadosamente sus diferentes especies y gradaciones; examinaremos la gran mentira que constituye su esencia y los errores capitales que entraña; en lo cual encontraremos el principio de la doble derrota, teórica y práctica, por medio de la cual le condena la Providencia a desengañar a los pueblos, de quienes tanto ha llegado a abusar.

Tal será la venganza reservada por Dios a favor de la eterna verdad, momentánea y aparentemente vencida por el error. Cuando éste ha llegado al apogeo de su poder y se lisonjea de haber conquistado un imperio irresistible sobre los ánimos y naciones todas, Dios le hace expiar su victoria con un doble castigo: con los desastres que acarrea a los pueblos sometidos a su yugo, y con las contradicciones en las que necesariamente cae en su desenvolvimiento por razón de los errores que lleva ocultos bajo hipócritas fórmulas.


Enlaces de Descarga


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


No se han encontrado entradas.
El Abad y El Acompañamiento Espiritual

El Abad y El Acompañamiento Espiritual

No llaméis a nadie “Padre” vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo. Ni tampoco os dejéis llamar “Maestros”, porque ...
Ver Libro
Catalina de Siena Vida y pasiones

Catalina de Siena Vida y pasiones

Catalina de Siena (1347-1380) no es, en nuestros días, una santa muy conocida fuera de la orden dominicana y el mundo reducido de los historiadores ...
Ver Libro
El Espíritu Santo

El Espíritu Santo

Estamos en un nuevo milenio. El Papa san Juan Pablo II lo ha nombrado el milenio del laico. Varios obispos lo resuenan con sus propias ...
Ver Libro
Mi Vida Recuerdos 1927 – 1977

Mi Vida Recuerdos 1927 – 1977

La primera vez que vi al cardenal Ratzinger fue en 1971. Era Cuaresma. El recuerdo de aquel encuentro se ha ido enriqueciendo de matices que ...
Ver Libro
¿En qué creen los que no creen?

¿En qué creen los que no creen?

El diálogo epistolar entre el cardenal Cario María Martini y Umberto Eco, que ocupa la primera parte del presente libro, dio comienzo en el primer ...
Ver Libro
Cinco defensores de la fe y la razón

Cinco defensores de la fe y la razón

LA filosofía tiene cada vez peor reputación. Si un estudiante muestra un interés verdadero por esta disciplina, sus compañeros y amigos le tendrán lástima, se ...
Ver Libro
Cristo Rey

Cristo Rey

El 11 de diciembre de 1925, los anales de la Iglesia registraron un acontecimiento de trascendencia suma: Su Santidad el Papa Pío XI, en su ...
Ver Libro
La corrección y La Gracia

La corrección y La Gracia

1. Después de leer, queridísimo hermano Valentino y amigos que servís juntamente al Señor, la carta que me enviasteis por medio del hermano Floro y de ...
Ver Libro
Mi vida en Nazaret

Mi vida en Nazaret

   Este libro está lleno de palabras de la pequeña y sencilla María de Nazaret, … tienen un encanto particular… No son recuerdos nostálgicos de un ...
Ver Libro
Oraciones para el camino

Oraciones para el camino

La oración es para los creyentes de todas las religiones, lo que el aire para los seres vivos. De la misma manera que no podemos ...
Ver Libro
Cielo e Infierno: Verdades de Dios

Cielo e Infierno: Verdades de Dios

«Lo que el Señor pone en mi boca, ¿me lo voy a callar?» (Nm 23, 12) «Todo lo que hacen los hombres es insuficiente y ...
Ver Libro
¿Quo Vadis?

¿Quo Vadis?

Despertó Petronio cerca de mediodía y, como de costumbre, muy cansado. El día anterior había asistido a un banquete ofrecido por Nerón, que se prolongó ...
Ver Libro
Tratado I sobre el Evangelio de San Juan

Tratado I sobre el Evangelio de San Juan

1. Cuando reparo en lo que hemos leído en el texto de la Epístola, que el hombre animal no puede entender las cosas que son ...
Ver Libro
Carta Apostolica Rosarium Virginis Mariae

Carta Apostolica Rosarium Virginis Mariae

1. El Rosario de la Virgen María, difundido gradualmente en el segundo Milenio bajo el soplo del Espíritu de Dios, es una oración apreciada por ...
Ver Libro
Relativismo: ¿relativo o absoluto?

Relativismo: ¿relativo o absoluto?

Conviene ante todo aclarar los términos. El título original de la presente obra es A Refutation of Moral Relativism: Interviews with an Absolutist. Por «absolutista» ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta