Perdón y sanación. Experimente los beneficios de perdonar


Occidente parece inclinarse a unas formas de aislamiento creciente y egoísta.

— San Juan Pablo II

Juan Huerta

Prefacio

Indigencia emocional (que no inteligencia emocional) es lo que ostenta, de manera recalcitrante, la gente que se empeña en no querer perdonar ni intenta reconciliarse con el mundo y sus circunstancias. Tal actitud es hondamente tóxica. Desde las páginas de este libro, mi propósito es comunicar las bondades del perdón humano en todos los contextos posibles: románticos, familiares, vecinales, académicos y laborales. Perdonar constituye un acto de liberación emocional que nos concita la salud fisiológica y espiritual. Todo ello lo desarrollaremos más adelante. Ahora, permítanme compartir con ustedes una minúscula aunque contundente anécdota que nos ejemplifica el portento del perdón.

Oscar creció escuchando que su vida era un fracaso, una sucesión de fracasos cotidianos, una historia de fracasos y decepciones. Su madre pronunciaba tales palabras a diario y, por ello, se fueron internalizando en las entrañas neuronales de Oscar, quien llegó a creer, a pies juntillas, que él era un fracaso, que él mismo encarnaba el fracaso, tal y como lo habían hecho, generación tras generación, todos y cada uno de los miembros de su desdichada familia. Aunque, así y todo, la familia “fracasada” lograba sobrevivir, reproducirse y poblar el planeta con su infortunio.

La religión de la familia de Oscar era el fracaso. El fracaso era su destino y su razón de ser, su leit motiv y su vocación existencial. La familia de Oscar no conocía ninguna otra cosa que el fracaso cotidiano y su regodeo en él. No se planteaban emprender cosas nuevas ni alternativas, pues ya conocían de antemano el resultado final: fracasar. Ya el fracaso ni siquiera lograba decepcionarlos ni ilusionarlos y ni siquiera sorprenderlos. El fracaso formaba parte integral de sus vidas. El fracaso imperaba en la memoria familiar y protagonizaba, de hecho, la historia familiar de Oscar. El apellido adoptivo de esa dinastía familiar era, precisamente, “Fracaso”. Todos ellos habían adoptado el fracaso como forma de vida y el fracaso, que es un demonio prolífico y proselitista, los había adoptado gustosamente a cada uno de ellos: primos, tíos, cuñados, yernos, abuelos, suegros, hermanos, etcétera.

El fracaso es un tumor existencial que se enquista en sus “usuarios” y se niega a ser extirpado con salvaje crueldad y alevosía. Pero la buena noticia es quee el fracaso no es irreversible. Oscar llegó a uno de mis talleres de crecimiento personal de una manera increíblemente azarosa que ahora llevaría muchas páginas relatar. Lo interesante es que llegó en el momento oportuno. Tremendamente escéptico y aparentemente inmune a cualquier ayuda externa, Oscar “se tragó” todo el contenido intensivo del taller y entró en ese shock imprescindible que nos conmueve desde adentro. De esta manera, consecuentemente, Oscar logró “monitorear” su propia vida y su historia familiar.

Oscar reaccionó de inmediato contra las palabras pronunciadas recalcitrantemente por su madre: “Oscar, eres un fracaso; Oscar, eres un fracasado; un bueno para nada; jamás vas a triunfar; nunca vas a lograr nada en tu vida; pobre de tu esposa y de tus hijos; ¡vaya miseria de vida que vas a tener!” Entonces Oscar culpabilizó a su madre por aquellas palabras que su progenitora repetía, ya que ella misma las había escuchado (y creído) de la boca de su madre y abuelos y tíos. Se trataba de un veneno familiar transmitido generacionalmente. Era el estigma existencial de aquel grupo familiar.

El fracaso se tornó en culpa y victimización. Aunque Oscar logró comprender el esquema reiterativo de su familia disfuncional. Y aprendió entonces a “des-victimizarse” y perdonar y perdonarse y conciliar y reconciliarse y sanar. A partir de ese momento, Oscar desterró el fracaso (y la percepción tóxica del fracaso) de su cotidianidad. Ahora Oscar intenta, esforzándose arduamente, rescatar a su familia de aquel estigma recalcitrante. De hecho, Oscar ha logrado que algunos de sus parientes siguieran nuestros talleres de crecimiento personal y debo confesar, con satisfacción irreprimible, que los resultados han sido auspiciosos. La historia de Oscar y su familia es un logro de redención.


Enlaces de Descarga


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


No se han encontrado entradas.
Gaudium Et Spes

Gaudium Et Spes

Unión íntima de la Iglesia con la familia humana universal 1. Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de ...
Ver Libro
Sepa Defender su Fe

Sepa Defender su Fe

Queridos hermanos: Es un hecho que hoy día las sectas pasan casa por casa y hacen una gran labor proselitista. Primero piden muy sutilmente que ...
Ver Libro
1000 máximas de don Bosco

1000 máximas de don Bosco

"San Juan Bosco, forjador de nuevas generaciones, es hasta el presente el primero y único educador que ha sabido llevar a los altares a los ...
Ver Libro
Vosotros sois la sal de la tierra

Vosotros sois la sal de la tierra

“Vosotros sois la sal de la tierra. Mas si la sal se desvirtúa, ¿con qué se la salará? Ya no sirve para nada más que ...
Ver Libro
Palabras... bajo el manto de María

Palabras… bajo el manto de María

Conocer a María Susana ha sido un regalo de la Virgen María, no hay dudas que es una mujer fuera de lo común para este ...
Ver Libro
Sobre el problema de la empatía

Sobre el problema de la empatía

El trabajo completo del que están tomadas las exposiciones siguientes comenzaba con una presentación puramente histórica de los problemas que han aparecido, uno tras otro, ...
Ver Libro
Francisco de Asís: El más humano de todos los santos

Francisco de Asís: El más humano de todos los santos

Es una noche de verano en Asís. Los jóvenes cantan en la plaza. Sus corros invitan a bailar. Jóvenes provenientes de Francia, una estadounidense bien ...
Ver Libro
Curso de Cristología

Curso de Cristología

1-Tienes en tus manos un curso sencillo de Cristología, pensado para formar a nuestros Agentes de Pastoral, en sus respectivas escuelas de Teología o en ...
Ver Libro
Carta apostólica Mane nobiscum Domine

Carta apostólica Mane nobiscum Domine

1. «Quédate con nosotros, Señor, porque atardece y el día va de caída» (cf.Lc 24,29). Ésta fue la invitación apremiante que, la tarde misma del día ...
Ver Libro
Guía fácil para conocer La Biblia

Guía fácil para conocer La Biblia

Por siglos y siglos la Biblia se conoce como Palabra de Dios. Ella contiene la historia de Dios y su pueblo. Es una historia de ...
Ver Libro
Los orígenes históricos del cristianismo

Los orígenes históricos del cristianismo

Desde el año 1994 existe en la Universidad Complutense una Cátedra de Teología gracias al acuerdo firmado entre el Rectorado de dicha universidad y el ...
Ver Libro
La esfera y la cruz

La esfera y la cruz

La nave voladora del profesor Lucifer silbaba atravesando las nubes como dardo de plata; su quilla, de límpido acero, fulgía en la oquedad azul oscuro ...
Ver Libro
El amor a la Cruz o los amigos de la Cruz

El amor a la Cruz o los amigos de la Cruz

  La divina cruz me tiene escondido y me prohíbe hablar. No me es posible –y tampoco lo deseo– dirigiros la palabra a fin de ...
Ver Libro
Un mapa de tu vida

Un mapa de tu vida

Quien hace un viaje por un país extranjero, habitualmente saca unas impresiones muy vivas acerca de cosas concretas, pero una impresión muy general del conjunto ...
Ver Libro
San Enrique Osso

San Enrique Osso

Enrique de Ossó, sacerdote, fundador de la Congregación de Hermanas de la Compañía de Santa Teresa de Jesús, nació en Vinebre, diócesis de Tortosa, provincia ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta