Selecciona tu valoración para este libro: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

desiertoflor

Julio Alonso Ampuero

Introducción

Hace algún tiempo se me ocurrió que los capítulos 40-55 del libro del profeta Isaías -que se suele conocer como Deuteroisaías o Segundo Isaías- podían ser particularmente iluminadores para nuestros días. Aunque median muchos siglos entre él y nosotros, hay una situación bastante común: A él le tocó predicar en tiempo del exilio, en medio del decaimiento general y la desesperanza más absoluta, anunciando al pueblo elegido la liberación del destierro y su renovación como pueblo de la alianza; a nosotros nos toca vivir en una época difícil, de «exilio espiritual» -en medio de un paganismo cada vez más avasallador-, en que somos llamados a una nueva evangelización que tropieza sobre todo con el escollo del desencanto y la desesperanza de los propios creyentes. En este sentido, el Segundo Isaías puede ofrecernos las claves más profundas para una renovación personal y comunitaria con vistas a poder cumplir la difícil misión que tenemos encomendada en este final del segundo milenio y comienzo del tercero.

El «Deuteroisaías»

Los exegetas dan por hecho con bastante unanimidad que los capítulos 40-55 del actual libro de Isaías, no pertenecen al profeta que lleva ese nombre y que predicó en Judá en la segunda mitad del siglo VIII a. C. El trasfondo histórico ya no es la época en que Asiria era la potencia dominante, sino la época del destierro de Babilonia, es decir siglo y medio después de la muerte de Isaías. Y algo parecido hay que decir de las diferencias de estilo y del mensaje religioso que uno y otro pretenden transmitir.

Nada sabemos en concreto de este nuevo profeta, a quien los estudiosos han dado el nombre de «Deuteroisaías» o Segundo Isaías. Pero sí conocemos las circunstancias históricas en que predicó, y estas circunstancias nos ayudan a entender mejor su mensaje.

Parece cierto que ejerció su misión entre los israelitas desterrados en Babilonia hacia el final del exilio -entre los años 553 y 539 a. C. aproximadamente-. Estos años se caracterizan por la rápida decadencia del imperio neobabilónico y el surgimiento fulgurante de una nueva potencia: el imperio persa, de la mano de Ciro.


Los exiliados anhelan, por una parte, la liberación y el retorno a su patria. En este sentido, el profeta asegura la pronta repatriación, que explica como una intervención de Yahveh que se sirve de Ciro como instrumento (45,1-7; cfr. 41,1-5; 48, 12-15). Por otra parte, ha cundido entre ellos el desaliento y el desencanto y hasta se ha instalado en ellos una profunda crisis de fe y de esperanza (40, 27; 49,14). Al profeta tocará despertar esta fe y reavivar la esperanza de su pueblo.

Libros Relacionados

  • Exodo. El Señor de la historiaExodo. El Señor de la historia Julio Alonso Ampuero Introducción El presente comentario responde a una preocupación de hace años. Como cristiano […]
  • Historia de la salvaciónHistoria de la salvación Julio Alonso Ampuero Introducción Estas páginas intentan ayudar a descubrir de manera sencilla las cosas […]
  • Espiritualidad del apóstol según san PabloEspiritualidad del apóstol según san Pablo Julio Alonso Ampuero Introducción «La plenitud de los tiempos» (Gal. 4,4) A San Pablo le ha tocado vivir en […]
  • La casa sobre rocaLa casa sobre roca Padre Horacio Bojorge INTRODUCCION En este libro trato del noviazgo, del matrimonio y de la educación de los […]
  • Nabot el JezraelitaNabot el Jezraelita San Ambrosio de Milán (339-397) (1 Reyes 21) Ambición y codicia de los ricos 1. La historia de Nabot sucedió hace […]
  • La Bondad del MatrimonioLa Bondad del Matrimonio San Agustín Sociedad primigenia de varón y mujer    Dado que cada persona en concreto es una […]
  • Conformidad con la voluntad de DiosConformidad con la voluntad de Dios San Alfonso María de Ligorio INTRODUCCION Este librito que presentamos, aunque es muy pe­queño en su volumen, […]
  • El arte de aprovechar nuestras faltasEl arte de aprovechar nuestras faltas José Tissot CAPÍTULO I NO NOS ASOMBREN NUESTRAS FALTAS 1. Es, al mismo tiempo, honra y tormento del hombre que ha […]
  • San Agustín de Hipona – Obras Completas (PDF)San Agustín de Hipona – Obras Completas (PDF) San Agustín El conocimiento de San Agustín en nuestro tiempo es un deber de cultura cristiana y humanística, porque […]
  • Biblia, Fe, VidaBiblia, Fe, Vida José L. Caravias sj 1. LOS GENEROS LITERARIOS EN GENERAL  No es lo mismo leer un libro de poesías, que de […]
  • Pareja en diálogoPareja en diálogo Padre Flavio Cavalo de Castro Una guia práctica para el diálogo en el […]
  • Summa DaemoniacaSumma Daemoniaca Padre José Antonio Fortea Introducción  He optado por escribir un libro al modo de los antiguos tratados […]
  • Los trastornos de la personalidad como causa de nulidad matrimonialLos trastornos de la personalidad como causa de nulidad matrimonial Domingo Delgado Peralta INTRODUCCIÓN ¿Qué es la personalidad?. Cuando hablamos de trastornos de […]
  • La HumildadLa Humildad Raniero Cantalamessa Extracto: … “Señor, Tú me envías por el mundo a hablar de oración, ¿por qué no me das una oración […]
  • El Sacrificio del altarEl Sacrificio del altar Federico Suárez INTRODUCCIÓN Es un principio, si no de validez general, sí un hecho al menos de […]
  • Paz InteriorPaz Interior Fulton J. Sheen I El egotismo es el enemigo de la paz interior Me propongo tratar de ofrecer una sugestión […]
  • A la humanidad le falta DiosA la humanidad le falta Dios Benjamín Martín Sánchez PRESENTACION Mi finalidad al escribir este pequeño libro es para […]
  • ¿Eres realmente libre?¿Eres realmente libre? Padre Ángel Peña Benito O.A.R. INTRODUCCIÓN El tema de la libertad es muy amplio, pero no queremos meternos en […]
  • Palabras que dan VidaPalabras que dan Vida Matilde Eugenia Pérez Tamayo PRESENTACIÓN  Jesús es el Verbo de Dios, la Palabra de Dios […]
  • Liturgia de las horas según El Rito RomanoLiturgia de las horas según El Rito Romano SEMANA IDOMINGO I Oración del atardecerI Vísperas (D. I) La invocación inicial como en el Ordinario (Textos comunes), […]
  • El SeñorEl Señor Romano Guardini I ORIGEN Y FINALIDAD DE LA OBRA EL SEÑOR En la cátedra de «Filosofía […]
  • El Ángel de la VidaEl Ángel de la Vida Eduardo A. Bolaños Vargas Introducción El presente texto es un mensaje en favor de la vida desde la […]
  • La filosofía de San BuenaventuraLa filosofía de San Buenaventura Etienne Gilson LAS IDEAS Y LA CIENCIA DIVINA   La decisión inicial por la que una filosofía como la de San […]
  • El Abandono de los Sagrarios AcompañadosEl Abandono de los Sagrarios Acompañados beato Manuel González García I. Contra qué y para qué se escribe este libro 128. Se […]

Contenido relacionado


Comprar Libros Católicos


Aquí puedes hacer tus comentarios