El Paraíso, Caín y Abel, Noé


Sed pobre de todo, y el Corazón de Jesús os enriquecerá.

— Santa Margarita Maria de Alacoque

San Ambrosio de Milán

INTRODUCCIÓN

En este volumen se agrupan tres textos de san Ambrosio que presentan indudables rasgos comunes: los tres se centran sobre los primeros capítulos del Génesis, fueron compuestos por la misma época y se agrupan entre los escritos exegéticos del gran obispo de Milán. Si bien no se cuentan entre sus obras más estudiadas y famosas, su interés radica tanto en la importancia de los acontecimientos que comenta, como en el indudable valor literario que les confiere la extraordinaria personalidad de su autor.

I. INTRODUCCIÓN GENERAL

Las cuestiones que más han interesado a los estudiosos al plantearse el carácter de los tres títulos han sido de dos tipos, según la perspectiva desde la que se ha abordado su análisis. Los filólogos se han centrado en determinar con la mayor precisión posible la fecha de su composición, las fuentes en las que su autor se inspiró y la huella que han dejado en la literatura posterior. Desde un punto de vista prevalentemente teológico, los especialistas se han centrado en el método hermenéutico empleado por el autor y las consecuencias de orden teológico y pastoral que de él extrae.

De ahí que en esta Introducción nos propongamos en primer término exponer lo más brevemente posible las conclusiones a las que, de una parte la Altertumswissenschaft y de otra la Patrología, han llegado en todos y cada uno de estos aspectos.

A continuación estableceremos algunos rasgos que caracterizan estas obras y que cualquier lector cuidadoso puede apreciar a simple vista en ellas: la importancia de los nombres, la atención a los números y la dimensión cristo-céntrica de los textos. Para los dos primeros es evidente que podía apoyarse en su modelo Filón; el tercero es completamente original.

1. Cronología

El primer interrogante que se plantea es el relativo a la naturaleza de estas tres composiciones y es inseparable del acontecimiento que cambió de modo radical la vida de Ambrosio: su sorprendente consagración episcopal, el 7 de diciembre de 374, cuando ya rondaba los cuarenta años. De la noche a la mañana el gobernador civil de la provincia con sede en Milán se convirtió en pastor de la diócesis Emiliana.

Debió de encontrarse en un serio aprieto, consciente de su falta de preparación para desempeñar semejante tarea, porque, como es bien sabido, a la sazón no había recibido ni siquiera el bautismo. Sin embargo, consciente de la responsabilidad que había contraído, se aplicó desde el primer momento a dirigir su grey, a la vez que conseguía lo antes posible el bagaje doctrinal necesario para llevar a cabo su cometido.

Le costó un esfuerzo de casi tres años, que dedicó al estudio de la Sagrada Escritura, a la vez que cumplía con sus deberes administrativos y pastorales, entre los cuales ocupaba un lugar relevante la predicación, y con sus compromisos políticos, enfrentado desde el primer momento al peligro arriano.

La obligación de formar al pueblo en la interpretación y la aplicación de la Sagrada Escritura estuvo presente desde el primer momento, si bien sólo en Y se encontró en condiciones de abordar por escrito temas vitales para la formación de los fieles: de una parte, el fomento de la piedad entre las mujeres y de otra la exposición de la realidad del pecado y sus consecuencias, que sólo la misericordia de Dios es capaz de enderezar.

Ambos campos temáticos no son en la mente de Ambrosio tan dispares como podría a primera vista parecer, si se tiene en cuenta que para él la mujer fue la causante y responsable principal de la caída y por tanto de la culpa original. Su educación en la virtud y su comportamiento ejemplar serían, por tanto, las vías más razonables y eficaces para combatir y desterrar el pecado del mundo.

Aunque es un dato pacíficamente aceptado que Ambrosio dio a conocer sus obras, incluso las epístolas y los textos homiléticos, tras una profunda labor de elaboración, sin embargo es legítimo preguntarse si las composiciones que aquí presentamos son ejercicios de principiante o tratados sistemáticos.

Un argumento a favor de la primera alternativa es el hecho de que sólo diez años más tarde, hacia 387, con su Hexameron, Ambrosio se enfrenta a un tema de la envergadura de la Creación, que en buena lógica tendría que haber abordado antes del Paraíso.


Enlaces de Descarga


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


Nabot el Jezraelita

Nabot el Jezraelita

1. La historia de Nabot sucedió hace mucho tiempo, pero se renueva todos los días. ¿Qué rico no ambiciona continuamente lo ajeno? ¿Cuál no pretende ...
Ver Libro
Los seis días de la creación

Los seis días de la creación

Los seis días de la Creación es tenida por muchos, si no como el escrito más importante en el conjunto de la obra ambrosiana, al ...
Ver Libro
Textos de San Ambrosio

Textos de San Ambrosio

Os aproximáis al altar. Nada más comenzar a venir, los ángeles os han mirado. Han visto que os acercáis al altar, y vuestra condición humana, ...
Ver Libro
Los pilares de la incredulidad

Los pilares de la incredulidad

Debemos hablar de “enemigos” de la fe porque la vida de la fe es una verdadera guerra. De todos modos, intentamos evitar hablar de enemigos ...
Ver Libro
Creo en la Iglesia

Creo en la Iglesia

Frecuentemente se oye decir: «Yo creo en Dios, pero no en la Iglesia». Aparentemente con ello se quiere expresar la propia rectitud y sinceridad con ...
Ver Libro
Sanados por el GRAN Milagro de la Eucaristía

Sanados por el GRAN Milagro de la Eucaristía

A menudo medito en las cosas que me ocurren. He notado que cuando dejo la misa diaria, la vida se me hace más inquietante. Dejo ...
Ver Libro
El Libro del Sacristán

El Libro del Sacristán

“Ministerio” es una palabra latina que significa “servicio”. Y en las celebraciones cristianas hay muchos servicios, muchos ministerios a realizar. Algunos son especialmente decisivos, como ...
Ver Libro
Consagrados a Cristo en los pobres

Consagrados a Cristo en los pobres

Cada vez más acuciante se alza por todo el mundo el grito de los pobres. En su voz reconocemos el grito de Cristo, llamándonos a ...
Ver Libro
Pedir Perdón a Dios

Pedir Perdón a Dios

Un esbelto álamo propuso a los árboles del bosque un pensamiento lleno de orgullo: «Hermanos -les dijo-, bien sabéis que la tierra nos pertenece, porque ...
Ver Libro
Santa Gema Galgani

Santa Gema Galgani

La divina fecundidad de la Iglesia católica tiene una de sus más espléndidas manifestaciones en la canonización de esos hijos esclarecidos suyos que elevados al ...
Ver Libro
Santo Rosario de Josemaría Escrivá de Balaguer

Santo Rosario de Josemaría Escrivá de Balaguer

Como en otros días - Lepanto!-, ha de ser hoy el Rosario arma poderosa, para vencer a los enemigos de la Santa Iglesia Romana y ...
Ver Libro
Todo es gracia: En el corazón de la vida cristiana

Todo es gracia: En el corazón de la vida cristiana

La palabra gracia es muy utilizada en el lenguaje de la Iglesia, pero si saliéramos a la calle y preguntáramos a los fieles cristianos qué ...
Ver Libro
Las cinco festividades del Niño Jesús

Las cinco festividades del Niño Jesús

Dado que, según el parecer y la doctrina de aquellos hombres venerables que la irradiación divina más ampliamente ilustró en la Iglesia de Dios, y ...
Ver Libro
Mi carrera con el diablo: Del odio racial al amor racional

Mi carrera con el diablo: Del odio racial al amor racional

AQUEL fue el día más negro de mi vida. Me encontraba sentado en una celda de la prisión londinense de Wormwood Scrubs, el segundo día ...
Ver Libro
Beata Ana Catalina Emmerick y su Ángel custodio

Beata Ana Catalina Emmerick y su Ángel custodio

La vida de la beata Ana Catalina Emmerick es una historia maravillosa de fe católica. Su vida nos manifiesta lo que es la fe católica ...
Ver Libro
Gaudium Et Spes

Gaudium Et Spes

Unión íntima de la Iglesia con la familia humana universal 1. Los gozos y las esperanzas, las tristezas y las angustias de los hombres de ...
Ver Libro
La hendidura de la roca

La hendidura de la roca

En el Congreso Internacional de Ejercicios ignacianos (Loyola, 1991) hubo un debate interesante sobre si en san Ignacio de Loyola estaba presente la mística esponsal, ...
Ver Libro
Arte y liturgia

Arte y liturgia

Si no lo vedara la concisión de los títulos de los libros, éste que viene a tus manos, lector anónimo, debiera titularse “Cómo por el ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta