Sin un corazón lleno de amor y sin unas manos generosas, es imposible curar a un hombre enfermo de su soledad.

— Santa Teresa de Calcuta

 

¿Cómo viven y entienden algunos grupos sectarios y sociedades secretas la Pascua?. La mayoría de estos grupos no hacen nada especial, al no considerar la Pascua con valor ninguno. Pero otros sí, a su modo.

Autor: Radio María de España

Los Testigos de Jehová celebran la Vigilia Pascual el día 14 de Nisán, según la fecha de los judíos, que este año cayó el viernes 6 de abril, pero los judíos lo celebran el día anterior, así que tampoco llegan a coincidir con la celebración de los judíos. Esta secta, que no son cristianos (no creen en la divinidad de Jesús), aunque se hacen pasar por cristianos, muchas veces. En algunas zonas, para mayor facilidad celebraron la reunión el domingo 8 de abril de 2012.

   

Los cristianos católicos celebramos la Vigilia Pascual la noche del sábado 7 al domingo 8, porque buscamos la fecha del sábado al domingo tras el día de luna llena, del mes lunar del calendario del pueblo de Israel, mes de Nisán, y así celebrar el domingo la resurrección de Cristo, al despuntar el día.

Veamos el texto de la Biblia adulterada y manipulada de los Testigos de Jehová:

-Al fin cuando llegó la hora, Jesús se reclinó a la mesa, y los apóstoles con él. Y, aceptando una copa, dio gracias y dijo: “Tomen ésta y pásenla del uno al otro entre ustedes . . . ” También, tomó un pan, dio gracias, lo partió, y se lo dio a ellos, diciendo: “Esto significa mi cuerpo que ha de ser dado a favor de ustedes. Sigan haciendo esto en memoria de mí”.

Los Testigos de Jehová dicen: “esto significa mi cuerpo”, por lo tanto no dicen, “esto es mi cuerpo”, que es lo que dice la Palabra en su original, que tiene un sentido de igualdad, “esto = mi cuerpo”. Para la secta de los Testigos, es simplemente un símbolo, un “emblema”, dicen ellos. Así, en su celebración de la Pascua no está presente Cristo. Hacen un recuerdo de la muerte de Jesucristo y tratan de su significado, de su importancia para todos los asistentes. Porque según ellos es un recuerdo, no hay más. Viven de recuerdos. Los católicos vivimos de realidades. Así, los católicos, en nuestras misas, en nuestras celebraciones de la eucaristía, está presente Cristo. Él está realmente presente.

Los Testigos de Jehová usando de pan sin levadura y vino tinto, como emblemas, lo van pasando de un asistente a otro sin que nadie los consuma, excepto unos pocos privilegiados, dicen ellos. Estos privilegiados son aquellos elegidos que se saben que están dentro de los que son los salvados de primer rango, los 144.000 que se salvarán e irán al Cielo, al hacer una lectura literalista del libro del Apocalipsis. El resto de los salvados, de su grupo siempre, porque el resto seremos aniquilados según sus creencias, estarán en un paraíso en la tierra.

A esta celebración invitan a mucha gente, haciendo los preparativos un mes antes, con mucha propaganda, e invitando a familiares, vecinos, etc. Una vez allí hablan de Jesús, y sabiendo que hay presentes futuros adeptos, en el espacio de alrededor de una hora que dura la celebración, explican lo que ellos entienden que es Jesús, para qué murió por nosotros, y lo que implica en nuestra vida. Todo ello según sus creencias. Ya que recordamos, los Testigos de Jehová consideran a Jesucristo como un ayudante de Dios, un colaborador, le quitan el ser Dios, le quitan la divinidad, para esta secta Jesucristo no es Dios. No son cristianos, aunque se hagan pasar por cristianos, para captar adeptos para su secta.

En esta celebración hay también cantos, oraciones intercaladas, hacen lectura del texto de San Pablo de la institución de la Eucaristía (1 Cor 11, 23-28), pero con los cambios y manipulaciones que han introducido en la Biblia protestante, y que ningún cristiano admite como Biblia verdadera.

Nota: la cruz coronada es uno de los símbolos masónicos adoptados, hasta los años 30, por los Testigos de Jehová. En su anuario del 2008 aparece la imagen de un grupo de esta secta en Rusia portando banderas con este símbolo.


Más de este autor/tema


Los tres sacerdotes héroes que perecieron en el Titanic

Los tres sacerdotes héroes que perecieron en el Titanic

 A cien años del hundimiento del Titanic, son muchas las historias que salen a flote como la de los tres sacerdotes que por distintos ...
Ver Libro
La Iglesia, pasada de moda

La Iglesia, pasada de moda

El Arzobispo de Nueva York y Presidente de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos, Cardenal Timothy Dolan, respondió con sencillez y precisión, basado en la ...
Ver Libro
Una luz en la noche

Una luz en la noche

Autor: Ma Esther de Ariño Hoy es jueves, Señor, y vengo con el alma en sombras, sombras que se llegan a convertir en oscuridad si ...
Ver Libro
La falta de popularidad del pecado original

La falta de popularidad del pecado original

Para nuestros contemporáneos existen pecados populares e impopulares. Es popular por ejemplo la intemperancia en el placer. El glotón es un «gourmet», el borracho un ...
Ver Libro
Con María, en busca del Sagrado Corazón de Jesús

Con María, en busca del Sagrado Corazón de Jesús

María Santísima, el proximo viernes celebramos la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, quisiera prepararme bien para ella… pero… ¿Cómo prepararme para aquello que aún ...
Ver Libro
Tener conciencia de nuestra debilidad

Tener conciencia de nuestra debilidad

Creo que muchas veces nuestro problema de conversión del corazón, que nos lleva a una falta de identidad, no es otro sino esa especie como ...
Ver Libro
¿Qué quiere Dios de mí?

¿Qué quiere Dios de mí?

La pregunta surge en momentos clave de la propia vida: ¿qué quiere Dios de mí? En ocasiones, esa pregunta encierra un error de fondo, pues ...
Ver Libro
Nada hay oculto que no haya de saberse

Nada hay oculto que no haya de saberse

Del santo Evangelio según san Lucas 12, 1-7 En aquel tiempo, miles y miles de personas se agolpaban hasta pisarse unos a otros. Jesús se ...
Ver Libro
Con María en la puerta de la Misericordia

Con María en la puerta de la Misericordia

Autor: María Susana Ratero    Mañana es la fiesta de la Misericordia. En la silenciosa semipenumbra de la Parroquia, te contemplo en tu imagen de ...
Ver Libro
Carta de María para ti, mujer

Carta de María para ti, mujer

Hola, mi querida hija del alma, que la paz del Señor esté contigo… Mi corazón necesitaba escribirte estas simples líneas que, como pájaro de luz, ...
Ver Libro
Nuestra Señora de Fátima

Nuestra Señora de Fátima

En 1917, en el momento de las apariciones, Fátima era una ciudad desconocida de 2.500 habitantes, situada a 800 metros de altura y a 130 ...
Ver Libro
La confianza en Dios

La confianza en Dios

“Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”. Verdad manifiesta cuando se extravían las llaves. No nos interesamos por esos pedazos de metal dorado ...
Ver Libro
Los Magos de Oriente

Los Magos de Oriente

Las palabras del Papa durante el rezo del Ángelus, el miércoles 6 de enero de 2010 con los peregrinos reunidos en la Plaza de San ...
Ver Libro
Distráiganlos durante todo el día...

Distráiganlos durante todo el día…

Autor: Oscar Schmidt  Creer en el bien implica también creer en el mal. Creer en el Cielo involucra ineludiblemente creer en el infierno también. Esto ...
Ver Libro
¡Y allí nos espera!...

¡Y allí nos espera!…

¿Cuándo hablamos de la Resurrección de Jesucristo, sólo el día de Pascua?… No. La Resurrección es tema de cada día. En la Resurrección de Jesucristo ...
Ver Libro
Tesoro en vasija de barro

Tesoro en vasija de barro

En 1957, el obispo Fulton Sheen -en aquel tiempo el católico más reconocido de Estados Unidos y con una audiencia televisiva sin igual-, comenzó la ...
Ver Libro
El sacerdote, confesor y director espiritual, ministro de la misericordia divina

El sacerdote, confesor y director espiritual, ministro de la misericordia divina

« Es preciso volver al confesionario, como lugar en el cual cele­brar el sacramento de la Reconciliación, pero también como lugar en el que “habitar” ...
Ver Libro
La Nube del No Saber

La Nube del No Saber

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Cualquiera que seas el que tiene en sus manos este libro, has de ...
Ver Libro
Las quince oraciones de Santa Brígida de Suecia

Las quince oraciones de Santa Brígida de Suecia

  Por mucho tiempo, Santa Brígida había deseado saber cuántos latigazos había recibido Nuestro Señor en Su Pasión. Cierto día se le apareció Jesucristo, diciéndole: ...
Ver Libro
Un exorcista entrevista al diablo

Un exorcista entrevista al diablo

  El Autor no está entre los que se avergüenzan de creer en la existencia del Diablo y de su nefasta actividad en el mundo ...
Ver Libro
Conformidad con la voluntad de Dios

Conformidad con la voluntad de Dios

Este librito que presentamos, aunque es muy pe­queño en su volumen, es enorme en su contenido, ya que el secreto de la santidad no consiste ...
Ver Libro
El obispo del sagrario abandonado

El obispo del sagrario abandonado

Hubiera yo querido leer muy despacio esta biografía del Exento, y Rvdmo. Sr. D. Manuel González García, Arcipreste que fue de Huelva y Obispo de ...
Ver Libro
¿Católico y Masón?

¿Católico y Masón?

La masonería es una Sociedad que dice ser benéfica y procura combatir la ignorancia en todas sus formas. Se presenta como tolerante con todas las ...
Ver Libro
Cambiaste mi luto en danza

Cambiaste mi luto en danza

Estas páginas van a tener como telón de fondo cinco lugares a los que nos convocan los evangelios domingos de Cuaresma: el desierto de Judea, ...
Ver Libro
La agonía de Cristo

La agonía de Cristo

“Y dicho el himno de acción de gracias, salieron hacia el monte de los Olivos”. Aunque habla hablado de tantas cosas santas durante la cena ...
Ver Libro
Visita Apostólica del Papa Francisco a Colombia

Visita Apostólica del Papa Francisco a Colombia

¡Muchas gracias! ¡Muchas gracias! Muchas gracias por la alegría que tienen. Muchas gracias por el esfuerzo que han hecho. Muchas gracias por el camino que ...
Ver Libro
San Agustín

San Agustín

Hablar del converso San Agustín es adentrarse en un piélago inmenso en el que no es fácil tocar fondo. Menos mal que nos ha dejado ...
Ver Libro
En las manos de Dios

En las manos de Dios

«Fe. El día en que vivamos esta virtud —confiando en Dios y en su Madre—, seremos valientes y leales. Dios, que es el Dios de ...
Ver Libro
En el mundo de la misericordia

En el mundo de la misericordia

Nos sorprende tanto amor de Dios. Porque le dimos motivos para la ira y respondió con su perdón. Porque nos alejamos de sus brazos y ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta