Una Visita de Dios


Mil años de disfrutar de la gloria humana no valen ni una hora en dulce comunión con Jesús en el Santísimo Sacramento.

— San Padre Pío

San Juan Pablo II

PROLOGO

Uno de los enigmas más inquietantes que la Humanidad ha tenido siempre ante sí es el sufrimiento. ¿Por qué sufrimos?, ¿por qué sufrimos tanto? ¿por qué sufren los inocentes?, ¿tiene sentido el dolor o es un no-sentido, un absurdo sin lógica coherente? He aquí un conjunto de interrogantes que ha angustiado siempre a los hombres.

De una o de otra manera todos sufrimos: fracasos, miedos, dolores físicos, desequilibrios psicológicos, incomprensiones, pérdida de seres queridos, limitaciones de edad, todo ese conjunto de dolores que en nosotros o en otros experimentamos continuamente.

En nuestro siglo, los sufrimientos de millones de personas a causa de las grandes dictaduras, las grandes guerras, las grandes injusticias sociales, han sido tan crueles que esas preguntas han llegado a ser la obsesión de filósofos, literatos y dramaturgos.

Las preguntas van aún más lejos: ¿Cómo se conjuga tanto sufrimiento con la existencia de un Dios Amor y Bondad?, ¿lo quiere?, ¿lo permite?, ¿por qué? Desde que los hombres han sido capaces de reflexionar se han hecho estas preguntas, y las respuestas han sido múltiples: desde los que desesperados han renegado de Dios porque no podían comprenderle, hasta los que con optimismo ingenuo afirmaron que, a pesar de todo, éste era el mejor de los mundos posibles.

En problema tan grave como éste, Dios no podía callar. Es verdad que sus respuestas, por ser divinas, no siempre pueden ser comprendidas plenamente por nuestra reducida razón. Dios y sus proyectos son siempre infinitamente más grandes que nosotros, y es lógico que haya realidades que no podamos entender. Son los misterios de los que está llena la existencia humana, y aun el mismo mundo físico. Sin embargo, la revelación de Dios ilumina, en cuanto es posible, el camino misterioso de nuestra vida, tejido de alegrías y dolores, como en los rosales hay espinas y flores.

Pues bien, el Papa Juan Pablo II ha experimentado en su propia carne muchos sufrimientos: orfandad prematura, persecución por motivos religiosos, hambre, duros trabajos en la mina, pérdida de los seres más queridos, soledad, carencia de recursos, el peso de graves responsabilidades, la incomprensión y el odio hasta el intento de ser asesinado; para no hablar de los sufrimientos colectivos de su pueblo polaco, martirizado primero por los nazis y luego por los soviéticos. Este Papa que además, por su cargo, tiene que meditar día y noche la palabra de Dios para transmitirla con fidelidad, ha enseñado muchas verdades sobre el dolor humano, y ha aportado cuanto ha podido para aliviarlo y ofrecer a los que sufren motivos para la esperanza y la paz.

Merecía la pena reunir las enseñanzas del Papa sobre el sufrimiento en un solo volumen, y comentarlas para que fuese guía, breviario y consuelo de todos aquellos que, de una o de otra manera, experimentan el dolor en cualquiera de sus formas. Ha sido la tarea que ha realizado ese benemérito sacerdote que es Don Pedro Beteta, divulgador constante de las enseñanzas del Papa al Pueblo de Dios.

Estas páginas, además de dar respuesta a las preguntas que antes nos hacíamos, nos acercan a jesucristo, y nos animan a caminar por la vida “fijos los ojos en Jesús, el que inicia y consuma nuestra fe, el cual en lugar del gozo que le proponían soportó la cruz, sin miedo a la ignominia y está sentado a la derecha del trono de Dios” (Heb. 12,2). Es Él, a fin de cuentas, nuestro mejor consuelo y esperanza, ya que quiso compartir nuestra vida “probado en todo igual a nosotros, excepto en el pecado” (Heb. 4,15). San Pablo nos recuerda que “si sufrimos con Él seremos también glorificados con Él” (Rom. 8, 17).

El Papa no podía menos de recordar también a María, que, junto a su Hijo, aceptó el sufrimiento redentor y quedó así constituida en “Consuelo de los afligidos”.

Si estas páginas llevan un poco de paz, fortaleza y esperanza a las personas que padecen, habrán realizado una de las mejores obras de misericordia: consolar al que sufre. Serán también testimonio de que el Papa y la Iglesia no son indiferentes ante uno de los más graves y misteriosos problemas humanos.

Madrid, 7 de febrero de 1994

+Angel Card. Suquía

Arzob. de Madrid


Enlaces de Descarga


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


Las siete lámparas de la vida cristiana

Las siete lámparas de la vida cristiana

Miércoles 13 de septiembre de 1978 Mi primer saludo va a mis hermanos los obispos que veo aquí presentes en gran número. El Papa Juan, ...
Ver Libro
Carta Apostolica Rosarium Virginis Mariae

Carta Apostolica Rosarium Virginis Mariae

1. El Rosario de la Virgen María, difundido gradualmente en el segundo Milenio bajo el soplo del Espíritu de Dios, es una oración apreciada por ...
Ver Libro
Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia

Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia

1. La Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del ...
Ver Libro
¡Levantaos! ¡Vamos!

¡Levantaos! ¡Vamos!

Cuando se publicó el libro Don y misterio con recuerdos y reflexiones sobre los orígenes de mi sacerdocio, me llegaron numerosas muestras sobre todo por ...
Ver Libro
Exhortación Apostólica Christifideles laici

Exhortación Apostólica Christifideles laici

1. Los fieles laicos (Christifideles laici), cuya «vocación y misión en la Iglesia y en el mundo a los veinte años del Concilio Vaticano II» ...
Ver Libro
Carta Apostólica Novo Millennio Ineunte

Carta Apostólica Novo Millennio Ineunte

CARTA APOSTÓLICA DEL SUMO PONTÍFICE JUAN PABLO II AL EPISCOPADO AL CLERO Y A LOS FIELES AL CONCLUIR EL GRAN JUBILEO DEL AÑO 2000 A ...
Ver Libro
Carta Encíclica Dives in misericordia

Carta Encíclica Dives in misericordia

« Dios rico en misericordia »   es el que Jesucristo nos ha revelado como Padre; cabalmente su Hijo, en sí mismo, nos lo ha manifestado ...
Ver Libro
Cruzando el umbral de la esperanza

Cruzando el umbral de la esperanza

  Siento un especial afecto, naturalmente, por los colegas -periodistas y escritores- que trabajan en la televisión. Por eso, a pesar de repetidas invitaciones, nunca ...
Ver Libro
Síntesis del Nuevo Catecismo de La Iglesia Católica

Síntesis del Nuevo Catecismo de La Iglesia Católica

  Con motivo del primer aniversario de la segunda visita pastoral de Juan Pablo II a Venezuela, se ha llevado adelante la iniciativa de difundir, ...
Ver Libro
Teología del Cuerpo

Teología del Cuerpo

(5-IX-79/9-IX-79) «El Creador al principio los hizo hombre y mujer» (Mt 19,4; Mc 10,6) 1. Desde hace algún tiempo están en curso los preparativos para ...
Ver Libro
Catequesis sobre La Iglesia

Catequesis sobre La Iglesia

1. Comenzamos hoy un ciclo nuevo de catequesis dedicadas a la Iglesia, cuyo Símbolo niceno-constantinopolitano nos hace decir: «Creo en la Iglesia una, santa, católica ...
Ver Libro
Mulieris Dignitatem

Mulieris Dignitatem

1. LA DIGNIDAD DE LA MUJER y su vocación, objeto constante de la reflexión humana y cristiana, ha asumido en estos últimos años una importancia ...
Ver Libro
Salvifici Doloris

Salvifici Doloris

1. 'SUPLO en mi carne -dice el apóstol Pablo, indicando el valor salvífico del sufrimiento- lo que falta a las tribulaciones de Cristo por su ...
Ver Libro
Juan Pablo II, ¡Santo!

Juan Pablo II, ¡Santo!

Para todos nosotros, católicos, el domingo 27 de abril de 2014 quedará en la historia como una fecha memorable. Junto con el Beato Juan XXIII, ...
Ver Libro
Carta Encíclica Fides Et Ratio

Carta Encíclica Fides Et Ratio

1. Tanto en Oriente como en Occidente es posible distinguir un camino que, a lo largo de los siglos, ha llevado a la humanidad a ...
Ver Libro
Nuestra Madre

Nuestra Madre

Este año volvía a ver a Monseñor Fulton J. Sheen en la noche de un martes, a las ocho y media. Todas las semanas escuchan ...
Ver Libro
Leyenda Menor

Leyenda Menor

HA aparecido la gracia de Dios, Salvador nuestro, en estos últimos tiempos en su siervo Francisco, a quien el Padre de las misericordias y de ...
Ver Libro
Por los ojos de Shakespeare: La clave católica oculta en su literatura

Por los ojos de Shakespeare: La clave católica oculta en su literatura

CÓMO LEER A SHAKESPEARE (O A CUALQUIERA) Como ocurre con todas las cosas, lo mejor será comenzar por lo básico. Antes de poder entender cómo ...
Ver Libro
La vocación personal

La vocación personal

Se me había enseñado por años y yo había llegado a creer que la transformación personal realizada por los Ejercicios Espirituales de San Ignacio consiste, ...
Ver Libro
El Origen de la Religión

El Origen de la Religión

HAY todavía una segunda ilusión también frecuente. Se imagina que podemos obtener un resultado serio reuniendo desordenadamente una serie de datos observados en los pueblos ...
Ver Libro
Catalina de Siena Vida y pasiones

Catalina de Siena Vida y pasiones

Catalina de Siena (1347-1380) no es, en nuestros días, una santa muy conocida fuera de la orden dominicana y el mundo reducido de los historiadores ...
Ver Libro
Encuentro

Encuentro

Padre Ignacio Larrañaga, sacerdote franciscano, capuchino de origen español. Nació en Loyola el 4 de mayo de 1928. Es ordenado sacerdote en Pamplona, desarrolló por ...
Ver Libro
El combate cristiano

El combate cristiano

La corona de la victoria no se promete sino a los que luchan. En la divinas Escrituras vemos que, con frecuencia, se nos promete la ...
Ver Libro
El Jesuita

El Jesuita

PRÓLOGO  Hasta donde mis conocimientos llegan al respecto, esta debe ser la primera vez que un rabino prologa un texto que compila los pensamientos de ...
Ver Libro
Natividad de la Virgen a la muerte de San José Tomo II

Natividad de la Virgen a la muerte de San José Tomo II

Toda ponderación, toda alabanza resulta mísera voz al lado de la solemne grandeza que emana de las contemplaciones de la vida de María, la excepcional ...
Ver Libro
¡Vivamos La Navidad!

¡Vivamos La Navidad!

Llegó la Navidad, un tiempo de alegría y de esperanza, de luces de colores y árboles adornados con bombas fluorescentes, de pesebres y regalos. Todos ...
Ver Libro
Las fuerzas de la decadencia

Las fuerzas de la decadencia

En Estados Unidos prácticamente se ha eliminado la palabra muerte del vocabulario corriente. Otro tanto sucede en Francia. En su lugar se usan eufemismos. En ...
Ver Libro
Católico defiende tu fe

Católico defiende tu fe

Con frecuencia, nos visitan hermanos de otras religiones. ¿Qué debemos hacer? En primer lugar, si estamos preparados, procurar, con el celo de Dios, convertirlos a ...
Ver Libro
Anécdotas de una vida apostólica

Anécdotas de una vida apostólica

Generalmente se entiende que el prólogo de un libro ha de ser una especie de aval que garantice al lector -debido a que suele estar ...
Ver Libro
Vida y misterio de Jesús de Nazaret, III. La cruz y la gloria

Vida y misterio de Jesús de Nazaret, III. La cruz y la gloria

Jesús no fue sólo un buen maestro, ni fue únicamente un predicador de ideas revolucionarias. Empequeñeceríamos su mensaje si lo redujéramos a sus discursos, por ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta