El Espíritu Santo en la Teología de Santa Catalina de Siena


Coloca siempre las necesidades de los demás primero que las tuyas. De este modo Dios saciará tus necesidades a su modo y a su tiempo. Dios conoce tus necesidades mejor que tú.

— San Martín de Porres

Dominicas de la anunciata

 

Catalina de Siena experimentó verdadera pasión por la teología. Era teóloga por naturaleza, como lo testimoniaba el Beato Raimundo de Capua, que fue quien más de cerca y más íntimamente le trató en los años de plenitud espiritual:

«En el tiempo en que le conocí, si hubiera encontrado personas inteligentes con quien hablar, seguro que hubiera permanecido cien días y cien noches sin comer ni beber, conversando con ellos sobre Dios. De esto no se cansaba nunca; incluso le ponía más fresca. A menudo me decía que no encontraba en esta vida mayor alivio que el de hablar y razonar sobre Dios con quien supiera hacerlo; nosotros, los que tratábamos con ella, lo sabíamos por experiencia. En efecto, se veía bien que cuando podía hablar de Dios y razonar sobre las cosas que le importaban, aparecía más joven, robusta y jovial, y que cuando no podía hacerlo se volvía débil y casi perdía el aliento.

«Esto lo cuento en honor del Señor Jesucristo, su eterno Esposo, en alabanza suya y para mi confusión. Hablando conmigo de Dios y razonando profundamente sobre sus altísimos misterios, sucedía en ocasiones que lo que decíamos se alargaba y yo, muy lejos de su espíritu y cargado con el peso de la carne, me dormía. Ella, en cambio, mientras hablaba seguía absorta en Dios y continuaba discurriendo sin darse cuenta de que yo me estaba durmiendo; cuando se daba cuenta, alzando la voz me despertaba diciendo: “Buen hombre, ¿por el sueño quiere perder lo que es útil para su alma? Estoy hablando de Dios con usted o con un muro?”».

Bien puede afirmarse que recibió una catequesis temprana acerca del Espíritu Santo, desde la tradición tomista, por medio de la predicación que seguía con avidez en la iglesia de Santo Domingo de su ciudad natal, a muy pocos metros de su propia casa. Participaba en la celebración del misterio de Cristo en la liturgia y, con frecuencia, las reflexiones a partir de los textos de la Sagrada Escritura o, sencillamente, de la recitación del Credo, derivaban en una exposición acerca de la naturaleza y misión del Espíritu en la Iglesia. El tema se abordaba de lleno en torno a la pascua de Pentecostés, y en otras festividades, como la Ascensión del Señor a los cielos, o en celebraciones a lo largo de año, porque en la liturgia dominicana, desde el comienzo, se incorporó la misa votiva del Espíritu Santo.


Enlaces de Descarga


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


Santa Catalina de Siena

Santa Catalina de Siena

     Cuenta Gregorio de Tours en su Crónica de los francos que en el sínodo de Macon, celebrado en el año 585, hubo un obispo ...
Ver Libro
El Diálogo

El Diálogo

  Santa Catalina es un alma exuberante de vida divina. Su maravilloso apostolado es irradiación de su vida interior transformada en Cristo. Como San Pablo, ...
Ver Libro
Catalina de Siena Vida y pasiones

Catalina de Siena Vida y pasiones

Catalina de Siena (1347-1380) no es, en nuestros días, una santa muy conocida fuera de la orden dominicana y el mundo reducido de los historiadores ...
Ver Libro
Vida de Santa Catalina de Siena

Vida de Santa Catalina de Siena

Vivía en la ciudad de Siena, en Toscana, un hombre llamado Jácomo, descendiente de la familia de los Benencasa, un hombre sencillo, leal, temeroso de ...
Ver Libro
Mística y humanismo

Mística y humanismo

A nadie se le oculta la actual situación de crisis de las religiones establecidas, al menos en los países europeos de tradición cristiana. Otra cosa ...
Ver Libro
Doce mujeres extraordinarias

Doce mujeres extraordinarias

Nunca preví que mi libro sobre los apóstoles (Doce hombres comunes y corrientes ) sería tan bien recibido por los lectores. Estos parecieron apreciar y ...
Ver Libro
Nuestra Madre

Nuestra Madre

Este año volvía a ver a Monseñor Fulton J. Sheen en la noche de un martes, a las ocho y media. Todas las semanas escuchan ...
Ver Libro
Dos Papas que cambiaron nuestro tiempo,  Juan XXIII y Juan Pablo II

Dos Papas que cambiaron nuestro tiempo, Juan XXIII y Juan Pablo II

La historia del pontificado es realmente apasionante. Desde que el Señor Jesús le dijera a Simón: «Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi ...
Ver Libro
Fe y Dolor

Fe y Dolor

Hablar del dolor es hablar de la persona. ¿Es el dolor algo biológico? ¿Algo filosófico? ¿Algo religioso? Las raíces del dolor ahondan en lo más ...
Ver Libro
La Misa y la vida interior

La Misa y la vida interior

Felicítate, lector, si este opúsculo ha venido a parar a tus manos, porque puede ser para ti el remedio de tu indigencia espiritual, poniendo en ...
Ver Libro
Obras Completas de San Juan de Ávila

Obras Completas de San Juan de Ávila

Primeros años Sus padres fueron Alfonso de Ávila, de ascendencia judía, y Catalina Xixón o Gijón, hidalga y posiblemente emparentada con otro gran ascético nacido ...
Ver Libro
La agonía de Cristo

La agonía de Cristo

“Y dicho el himno de acción de gracias, salieron hacia el monte de los Olivos”. Aunque habla hablado de tantas cosas santas durante la cena ...
Ver Libro
La incredulidad del Padre Brown

La incredulidad del Padre Brown

Hubo un corto período en la vida del padre Brown durante el cual éste disfrutó o, mejor dicho, no disfrutó de algo parecido a la ...
Ver Libro
Carta Encíclica Dives in misericordia

Carta Encíclica Dives in misericordia

« Dios rico en misericordia »   es el que Jesucristo nos ha revelado como Padre; cabalmente su Hijo, en sí mismo, nos lo ha manifestado ...
Ver Libro
Getsemaní. En oración con Jesucristo

Getsemaní. En oración con Jesucristo

Getsemaní. Horas de amargura humana para Jesús; horas de paz inefable en el hondón de su espíritu, porque cumple la Voluntad santa de su Padre ...
Ver Libro
Más fuertes que el mal

Más fuertes que el mal

Aquella mañana yo había asistido a 3 exorcismos. Ciertamente, no habían sido escenas muy agradables. Yo no dudaba de la existencia del diablo, pero si ...
Ver Libro
Memorias de la Hermana Lucía

Memorias de la Hermana Lucía

Esta décima edición (como ya las precedentes) del primer volumende las Memorias de la Hermana Lucía en lengua española está enriquecida en relación a las ...
Ver Libro
Sanados por el GRAN Milagro de la Eucaristía

Sanados por el GRAN Milagro de la Eucaristía

A menudo medito en las cosas que me ocurren. He notado que cuando dejo la misa diaria, la vida se me hace más inquietante. Dejo ...
Ver Libro
Todo comenzó en Galilea

Todo comenzó en Galilea

Tal vez cuando hace unas semanas inicié este viaje a Tierra Santa, no imaginaba el lindo recuerdo que de él acabaría teniendo. Comenzaba sin saberlo ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta