Jesús me pide que sea santa. Que haga con perfección mi deber. Que el deber es la cruz.

— Santa Teresa de los Andes

 

Andre Louf

Introducción

EN todas partes los hombres tienen hambre de oración.

   

No es que carezcan de estudios teológicos sobre la oración porque los hay excelentes. Pero, ¿dónde encontrar testimonios? A nadie le gusta hablar de sí mismo. Además, la oración procede de una zona interior de la que se habla poco: la mayoría todavía no ha bajado a esa profundidad.

Sabemos tan poco de nosotros mismos, tan poco de nuestro cuerpo, y menos todavía de la vida invisible en nosotros. Vivimos en nuestras propias fronteras, en la superficie, a nivel de la propia epidermis. Mientras que en nuestras profundidades todo un terreno insospechado queda sin cultivar.

Del celibato Jesús dijo: «El que pueda entender, que entienda.» De la oración también habría que decir: nadie puede comprenderla, si no le ha sido concedida. Nadie puede conquistarla. No se la compra como una mercancía. No se la comunica como un saber. Es como tratar de explicar el sabor del mangó a quien jamás lo ha saboreado.

Hablar de la oración, supone que se testimonia de ella. El testimonio no prueba nada, ni refuta ni convence. El testimonio hace, o no, impacto. No tiene alcance más que si halfa eco en el otro, si hace brotar en él algo así como, un armónico.

Este libro quisiera ser un testimonio. Durante mucho tiempo, el autor ha escuchado a hombres de oración, de antes y de ahora. Ha intentado reunir el cogollo de su experiencia y de traduciría a un lenguaje sencillo y actual. ¿Dirá algo nuevo, inédito? Quizá, pero en todo caso, sin cesar se apoya en los datos de una larga tradición. Apenas se encontrará el vocabulario usual de los últimos siglos, pero los antiguos autores monásticos se citarán con abundancia porque el autor es un monje. En un contacto cotidiano con la biblia, palabra de Dios, y con los Padres de la Iglesia, el monje vive simplemente de oración. Trabaja, duerme y come como todo el mundo. Pero todo cuanto hace está orientado hacia la plegaria. Si vive en la soledad y en el silencio, es por la oración. Trata, con sobriedad, de proveer a su subsistencia y todo el tiempo libre que le queda lo consagra a la oración, a buscar sin cesar la faz de Dios. Aquí está su único descanso. También aquí radica su tarea esencial Únicamente en la oración el monje es perfectamente él mismo: hombre-para-los-hombres y hombre-para- Dios. Hombre-en-nombre-de-los-hombres y hombre-ante-la- faz-de-Dios.


Enlaces de Descarga


Enlaces de Descarga


Para activar los botones de descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción de pago.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf

VER DETALLES DE ESTE LIBRO


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:




 

Más de este autor/tema


El Abad y El Acompañamiento Espiritual

El Abad y El Acompañamiento Espiritual

No llaméis a nadie “Padre” vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo. Ni tampoco os dejéis llamar “Maestros”, porque ...
Ver Libro
Noches blancas

Noches blancas

Era una noche maravillosa, una de esas noches que quizá sólo vemos cuando somos jóvenes, querido lector. Había un cielo tan profundo y tan claro ...
Ver Libro
¿Quo Vadis?

¿Quo Vadis?

Despertó Petronio cerca de mediodía y, como de costumbre, muy cansado. El día anterior había asistido a un banquete ofrecido por Nerón, que se prolongó ...
Ver Libro
Carta Apostólica Novo Millennio Ineunte

Carta Apostólica Novo Millennio Ineunte

CARTA APOSTÓLICA DEL SUMO PONTÍFICE JUAN PABLO II AL EPISCOPADO AL CLERO Y A LOS FIELES AL CONCLUIR EL GRAN JUBILEO DEL AÑO 2000 A ...
Ver Libro
Catecismo Popular de Primera Comunión

Catecismo Popular de Primera Comunión

Hermano (a) catequista: Tu misión es muy noble: enseñar a tus semejantes el camino del cielo. Para lograr esto, trata de profundizar siempre más el ...
Ver Libro
Las exclamaciones del alma a Dios

Las exclamaciones del alma a Dios

¡Oh vida, vida!, ¿cómo puedes sustentarte estando ausente de tu Vida? En tanta soledad, ¿en qué te empleas? ¿Qué haces, pues todas tus obras son ...
Ver Libro
El Tiempo para Dios

El Tiempo para Dios

En la tradición católica occidental llamamos «oración» a esa forma de plegaria que consiste en ponerse en la presencia de Dios durante un tiempo más ...
Ver Libro
Desde La Cruz

Desde La Cruz

En la difusión de todo mensaje de importancia son necesarios tres elementos: una tribuna, un auditorio y una verdad. Estos tres elementos se encontraron reunidos ...
Ver Libro
El Pobre de Nazaret

El Pobre de Nazaret

HABÍAN transcurrido aproximadamente dos jornadas desde que salieron de Nazaret. La primavera había estallado silenciosamente, y el valle de Esdrelón era una alfombra verde y ...
Ver Libro
Vivir con La Biblia

Vivir con La Biblia

Formamos parte de una civilización racional, técnica, lógica y científica y, por ello, con razón, nos preocupamos de acercarnos a la Escritura sobre bases científicas ...
Ver Libro
Haciendo Camino

Haciendo Camino

La vida cristiana es, sin lugar a dudas, exigente. El Evangelio de Jesús es exigente. Nos piden mantenernos alerta; tomar conciencia de cada palabra que ...
Ver Libro
Sagrada Biblia

Sagrada Biblia

Publicada en 1976. La Biblia de Jerusalén es una obra de grandes méritos en el ambiente católico, ya que esta obra es el resultado de haberse ...
Ver Libro
Estuve a las puertas del cielo y del infierno

Estuve a las puertas del cielo y del infierno

BIENVENIDO, querido lector, a este lugar espiritual de encuentro con Dios. Permíteme emplear algunas palabras como presentación de la nueva edición del testimonio de Gloria ...
Ver Libro
Biografía de San Francisco de Asís

Biografía de San Francisco de Asís

El siglo XIII se abre con el resplandor de un sol que lo ilumina y que se proyectará en los siglos posteriores. En ese siglo ...
Ver Libro
El Antiguo Testamento Tomo I

El Antiguo Testamento Tomo I

PRIMERAMENTE he visto levantarse delante de mi vista un espacio inmenso lleno de luz y dentro de ese espacio de luz, muy arriba, como un ...
Ver Libro
Monte de Perfección

Monte de Perfección

Leyendo en el sentido natural de una ascensión o escalada de abajo hacia arriba: – Las cuatro columnas o secciones (de izquierda a derecha) escritas ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta