Encuentros con Jesús



Mayor bien puedes hacer en un día estando con Dios, que en mil años estando contigo mismo.

— Ramón Llull

Carlo Maria Martini

INTRODUCCIÓN

COMUNICAR: UN INTERCAMBIO DE CORAZONES

De la comunicación suele darse una definición empírica: comunicar es «decir algo a alguien». Por medio del gran mundo de la Red, que se ha añadido a los medios de comunicación clásicos, ese «algo» puede llegar a un nivel planetario. También ese «alguien» ha experimentado un crecimiento global, hasta el punto de que los oyentes o receptores de un mensaje en tiempo real ni siquiera pueden ser calculados.

A la luz de esta actual ampliación de perspectiva –en la que cada vez se comunica más sin ver el rostro del otro–, esta concepción empírica ha puesto muy claramente en evidencia el problema más importante de la comunicación. Este problema es el de que la comunicación se mueve a menudo en un plano exterior, el de la simple información, sin que ni el emisor ni el receptor queden implicados.

Por ello, intentaré ofrecer una descripción «teológica» de la comunicación partiendo del comunicarse de Dios a los hombres. Y quisiera hacerlo aportando algunas reflexiones que acaso puedan servir para una nueva descripción de este fenómeno.

El gesto de comunicación más radical de toda la historia de la humanidad se produjo en el sepulcro de Jesús durante la noche de Pascua. Al resucitar a Jesús, el Espíritu Santo comunica al cuerpo de Jesús nada menos que la potencia de Dios. Al comunicarse a Jesús, el Espíritu se comunica a toda la humanidad y posibilita cualquier comunicación auténtica. Digo auténtica porque comporta el don de sí mismo, superando de este modo la ambigüedad propia de la comunicación humana, en la que no se sabe hasta qué punto están implicados el sujeto y el objeto.

Desde esta perspectiva, la comunicación es en primera instancia la que el Padre hace de sí mismo a Jesús; luego la que Dios realiza con cada hombre y cada mujer; y, por último, la que practicamos nosotros inspirados en este modelo de comunicación divina.

El Espíritu Santo –que recibimos gracias a la muerte y a la resurrección de Jesús, y que posibilita que vivamos a imitación suya– está en la base del espíritu de la comunicación. Él pone en nosotros las características del Verbo encarnado, tales como la entrega y el amor al otro. De aquí es posible extraer algunas conclusiones sobre nuestras relacione comunicativas.


Enlaces de Descarga


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


Vivir con La Biblia

Vivir con La Biblia

Formamos parte de una civilización racional, técnica, lógica y científica y, por ello, con razón, nos preocupamos de acercarnos a la Escritura sobre bases científicas ...
Ver Libro
Meditaciones sobre la oración

Meditaciones sobre la oración

He cumplido 82 años de vida y la enfermedad de Parkinson, así como los achaques de la edad, me lo recuerdan. Por lo que se ...
Ver Libro
¿En qué creen los que no creen?

¿En qué creen los que no creen?

El diálogo epistolar entre el cardenal Cario María Martini y Umberto Eco, que ocupa la primera parte del presente libro, dio comienzo en el primer ...
Ver Libro
Liturgia de las horas según El Rito Romano

Liturgia de las horas según El Rito Romano

Oración del atardecerI Vísperas (D. I) La invocación inicial como en el Ordinario (Textos comunes), p. 007. HIMNO Tiempo ordinario: Como una ofrenda de la ...
Ver Libro
Lecciones de vida

Lecciones de vida

Todos tenemos lecciones que aprender en el transcurso de este tiempo llamado vida, y esto se hace especialmente patente cuando se trabaja con moribundos. Los ...
Ver Libro
San Josemaría Escrivá de Balaguer, Mi Madre la Iglesia

San Josemaría Escrivá de Balaguer, Mi Madre la Iglesia

«¡Santa, Santa, Santa!, nos atrevemos a cantar a la Iglesia, evocando el himno en honor de la Trinidad Beatísima. Tú eres Santa, Iglesia, Madre mía, ...
Ver Libro
La fe explicada Tomo I y II

La fe explicada Tomo I y II

¿Es el hombre un mero accidente biológico? ¿Es el género humano una simple etapa en un proceso evolutivo, ciego y sin sentido? ¿Es esta vida ...
Ver Libro
La Vida de San Lucas

La Vida de San Lucas

Todo lo que está escrito en su elocuente y mesurado evangelio lo supo de oídas, por testigos de Cristo, de su Madre, la Santísima Virgen, ...
Ver Libro
El Hombre y La Religión

El Hombre y La Religión

El estudio moderno del fenómeno religioso nació y se ha desarrollado en estrecha conexión con el estudio del fenómeno humano. La razón inmediata es sencilla: ...
Ver Libro
El Cura de Ars

El Cura de Ars

Es propio de los grandes corazones descubrir la necesidad principal de la época en que viven y consagrarse a ella. P. LACORDAIRE El más grande ...
Ver Libro
Para Salvarte

Para Salvarte

Doy gracias a Dios por la gran difusión que este libro está teniendo, tanto entre jóvenes como entre casados, entre obreros y entre estudiantes. Aunque ...
Ver Libro
Exhortación Apostólica Christifideles laici

Exhortación Apostólica Christifideles laici

1. Los fieles laicos (Christifideles laici), cuya «vocación y misión en la Iglesia y en el mundo a los veinte años del Concilio Vaticano II» ...
Ver Libro
Demos Gracias a Dios

Demos Gracias a Dios

Todo cuanto llevamos dicho en las páginas anteriores se reduce evidentemente a esto; es a saber: que como el Evangelio no sea más que una ...
Ver Libro
María signo de esperanza

María signo de esperanza

La presente meditación sobre María fue pronunciada en Roma, hace algunos años, como conferencia. Inesperadamente despertó el interés de Edizione Dehoniane (Bolonia). La editorial alemana ...
Ver Libro
El Combate Espiritual comentado

El Combate Espiritual comentado

De muy pocos libros se puede decir que son tesoro espiritual que traspasa el tiempo y “el combate espiritual” es sin duda uno de ellos ...
Ver Libro
Santa Gema Galgani y su Ángel Custodio

Santa Gema Galgani y su Ángel Custodio

Santa Gema Galgani es una de las santas más extraordinarias de la historia de la Iglesia. Ella vivió en propia carne la Pasión de Jesucristo ...
Ver Libro
Noches blancas

Noches blancas

Era una noche maravillosa, una de esas noches que quizá sólo vemos cuando somos jóvenes, querido lector. Había un cielo tan profundo y tan claro ...
Ver Libro
El Purgatorio: Una Revelación Particular

El Purgatorio: Una Revelación Particular

El lector se verá sin duda sorprendido por la claridad y la sobriedad de este relato sobre el purgatorio, una de cuyas características principales es ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta