El Librero de Varsovia



Todas las cosas de este mundo son dones de Dios, creados para nosotros, para ser el medio por el cual podamos llegar a conocerlo mejor, amarlo con más seguridad y servirlo más fielmente.

— San Ignacio de Loyola

Michael O’Brien

PRÓLOGO

NUEVA YORK, OCTUBRE DE 1963

La mujer gorda yacía en el suelo del vestidor, sudando y resoplando. La rodeaban cinco hombres: uno era el político israelí a quien había ido a buscar, los otros eran su secretario y tres guardaespaldas. Dos de ellos la tenían bien sujeta contra el suelo, mientras el tercero extraía con mucho cuidado la documentación del bolso.
–Ewa Poselski -anunció-. Miami, Florida.

–¿Algo más? – preguntó el político-. ¿A qué se dedica? ¿Política? ¿Religión?

–Carné de conducir…, tarjeta de acreditación de una empresa…; aquí dice que es cajera en un lugar llamado Funworld.

–Va desarmada, señor -dijo otro guardaespaldas-. No lleva explosivos ni agentes químicos.

Ayudaron a la mujer, ya mayor, a incorporarse. Sobre el vestido de color verde lima llevaba prendido un reluciente corazón de cristal, y toda ella olía demasiado a perfume dulzón.

–¿Cómo ha conseguido entrar? – le exigió Lev, el secretario, mientras le sacudía bruscamente del brazo.

–Entrando -contestó ella. Tenía un acento muy cerrado, europeo-. Nadie me lo ha impedido.

–¡Pero qué dice! ¡Cómo que nadie se lo ha impedido! ¡Pero si esto está lleno de guardias!

–El ángel me ha guiado.

–Ya, el ángel le ha guiado -dijo Lev, imitando el tono con irónico desprecio. La mujer asintió con la cabeza mirando al político.

–Después de la conferencia he subido al escenario por los escalones de atrás y luego he llegado hasta este camerino, sí.

-¿Poylish? – preguntó el político.

-Tak -dijo ella con una leve inclinación.

–¿Y por qué quiere verme?

–El ángel me ha pedido que le hable.

Lev y los tres guardaespaldas soltaron una carcajada. El político sonreía.

–Señor, ¿nos la llevamos de aquí?

–Sí, pero con suavidad. Que nadie le haga daño, y decidle al director del Coliseum que quiero tener unas palabras con él.

–Con ángel o sin ángel, habrá que echarle una buena bronca -dijo Lev-. Ella está chiflada pero, ¿y si algún enemigo de verdad ha podido entrar también?

El político dudó un momento, mirando fijamente a la mujer.

–¿Y qué es lo que ha venido a decirme?

–Sé quién es usted -contestó ella.

–Hay cinco mil personas ahí fuera esta noche que saben quién soy.

Lev le dirigió una sonrisa de lo más forzada.

–Señora, este hombre es una de las personas más importantes de Israel. Se llama…

–Sí, sí, ya conozco el nombre que aparece en las noticias de la televisión -contestó ella casi en voz baja y sin apartar los ojos del político; no había odio en su mirada, solo lágrimas-. Es usted el hombre que juzga para su Gobierno a los criminales de guerra.

La mujer empezó a decirle lo que todo el mundo ya sabía: su nombre oficial, su cargo en el ministerio y el hecho de que en cualquier momento podían ascenderle a viceprimer ministro.


Enlaces de Descarga


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


El Padre Elías

El Padre Elías

Un apocalipsis es una obra literaria que trata del final de la historia humana. Durante milenios, han aparecido en todo el mundo todo género de ...
Ver Libro
Textos de San Juan Crisóstomo

Textos de San Juan Crisóstomo

San Juan Crisóstomo es el representante más importante de la Escuela de Antioquía y uno de los cuatro grandes Padres de la Iglesia en Oriente ...
Ver Libro
¿Existe Dios?

¿Existe Dios?

En estos tiempos en que se hace gala incluso por los principales medios de comunicación social de ser agnóstico y ateo, no podía ser más ...
Ver Libro
Ilustrísimos Señores

Ilustrísimos Señores

AL escribir a Charles Dickens, en una de sus populares cartas cristianas, publicadas en la revista, popular y cristiana, el Messaggero di San Antonio, y que ...
Ver Libro
El hombre que fue jueves

El hombre que fue jueves

El barrio de Saffron Park —Parque de Azafrán— se extendía al poniente de Londres, rojo y desgarrado como una nube del crepúsculo. Todo él era ...
Ver Libro
“Despertares”

“Despertares”

“EL FINAL DE NUESTROS MUNDOS” “Cuando Él escuchó que Juan había sido arrestado, se retiró a Galilea. El dejó Nazareth y se fue a vivir ...
Ver Libro
El Secreto Admirable del Santísimo Rosario

El Secreto Admirable del Santísimo Rosario

  A Ustedes, pobres pecadores, uno más pecador todavía, les ofrece la rosa enrojecida con la sangre de Jesucristo, a fin de que florezcan y ...
Ver Libro
Vértigo y éxtasis

Vértigo y éxtasis

En el libro XIII de los Anales de Confucio se cuenta que Tzu-Lu hizo al gran maestro la siguiente pregunta: «Si el Señor de Wei ...
Ver Libro
¿Católico y Masón?

¿Católico y Masón?

La masonería es una Sociedad que dice ser benéfica y procura combatir la ignorancia en todas sus formas. Se presenta como tolerante con todas las ...
Ver Libro
El Medievo Cristiano

El Medievo Cristiano

UNA EDAD CON PRINCIPIO Y FIN La Edad Media ha sido la Cenicienta y el cajón de sastre de los historiadores. No tenía la nebulosa ...
Ver Libro
Con el corazón en ascuas

Con el corazón en ascuas

Todos los días celebro la Eucaristía. Unas veces en mi parroquia, ante cientos de personas; otras en la capilla del Amanecer, con los miembros de ...
Ver Libro
Un exorcista entrevista al diablo

Un exorcista entrevista al diablo

EL AUTOR no está entre los que se avergüenzan de creer en la existencia del Diablo y de su nefasta actividad en el mundo y ...
Ver Libro
Familiaris Consortio

Familiaris Consortio

La Iglesia al servicio de la familia 1. La familia, en los tiempos modernos, ha sufrido quizá como ninguna otra institución, la acometida de las ...
Ver Libro
Fray Perico, Calcetín y el guerrillero Martín

Fray Perico, Calcetín y el guerrillero Martín

¡ALBRICIAS! Ya están todos los frailes aquí, ya están otra vez en el conventillo. ¡Ah! Pero ¡cómo están las paredes! ¡Qué agujeros en las tejas, ...
Ver Libro
Aparecida Documento Conclusivo Celam

Aparecida Documento Conclusivo Celam

   Con la luz del Señor resucitado y con la fuerza del Espíritu Santo, Obispos de América nos reunimos en Aparecida, Brasil, para celebrar la ...
Ver Libro
San Bruno Patriarca de los cartujos (Ilustrado)

San Bruno Patriarca de los cartujos (Ilustrado)

Bruno era muy joven cuando salió de su patria, Colonia, para ir a estudiar a Francia, donde había un famoso centro de formación en Reims ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta