Con la cara más dura que una piedra, hemos depuesto todo pudor, abandonado todo sentido de la vergüenza e imitamos, igualamos, dejamos atrás a los paganos en avaricia, ambición, lujo, fasto, tiranía.

— Erasmo de Róterdam

Bill O’Reilly

PRÓLOGO
UN MUNDO CAMBIANTE
AÑOS 63–6 A.C. image JUDEA Y GALILEA

El mundo en el que nació Jesús estaba cambiando. Tras años de vida bastante consistente bajo varios ejércitos invasores, los judíos habían sido conquistados por los romanos, quienes habían alterado la vida diaria en Judea y Galilea. Mucho antes de la llegada de los romanos, los babilonios habían invadido en el 598 a.C., seguidos por los persas, los egipcios, y los sirios. En el 63 a.C. los romanos avanzaron lentamente desde sus baluartes en el mar Mediterráneo, sepultando tierras y gentes en su avance.

   

Y los romanos no se hicieron con el control de la situación pacíficamente. Invadieron pueblos y ciudades, robando tierra con el simple método de ocuparla. Los soldados de los ejércitos imperiales aplastaban a cualquiera que se les enfrentara o se pusiera en su camino, incluso si pertenecían a grupos tradicionalmente considerados a salvo con invasores civilizados: mujeres, ancianos, y niños.

Los conquistados que eran capturados pero no matados durante las invasiones romanas pasaban a ser esclavos. La economía del Imperio Romano dependía de los esclavos para plantar y cosechar lo que necesitaban sus vastos territorios y para trabajar produciendo artefactos como jarras y otros productos de barro. A quienes no habían luchado y vivían en pequeños pueblos como Nazaret se les permitía quedarse a plantar sus tierras y trabajar en los trabajos artesanales que conocían. Sin embargo, el gran cambio consistía en que ahora tenían que acumular dinero en forma de monedas para pagar impuestos a Roma y las tasas del templo a la jerarquía judía en Jerusalén. Durante cientos de años antes de que esto ocurriera, un granjero pagaba una parte de su cosecha como impuesto a sus gobernantes. Trocaba comida por servicios como la reparación de un techo o bienes como un cabrito. Pero la economía de Judea y Galilea había cambiado. Los impuestos y las tasas eran tan altos que alguna gente tenía que cambiar toda su cosecha por monedas y no tenía suficiente comida para alimentarse. La mayoría de la gente sufría en silencio. Unos cuantos valientes (o locos) se atrevían a hablar.


Enlaces de Descarga


Enlaces de Descarga


Para activar los botones de descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción de pago.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf

VER DETALLES DE ESTE LIBRO


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


 
 

Más de este autor/tema


No se han encontrado entradas.
Fe y Dolor

Fe y Dolor

Hablar del dolor es hablar de la persona. ¿Es el dolor algo biológico? ¿Algo filosófico? ¿Algo religioso? Las raíces del dolor ahondan en lo más ...
Ver Libro
Verdades de la fe católica

Verdades de la fe católica

En este libro el autor explica de una manera clara, ágil y sencilla diferentes temas relacionados con la religión (1Corintios 3,2); cada uno de ellos ...
Ver Libro
Por qué soy católico

Por qué soy católico

He sentido la necesidad de escribir algo relacionado con la fe que profeso: "la fe católica". Si bien existen diferentes creencias, religiones, doctrinas, en las ...
Ver Libro
Diez lecciones sobre el martirio

Diez lecciones sobre el martirio

Siglo XX, siglo de mártires En mayo de 1998, al organizarse el Calendario para el Jubileo del año 2000, se previó una conmemoración ecuménica de ...
Ver Libro
Autobiografía de Santa Margarita María de Alacoque

Autobiografía de Santa Margarita María de Alacoque

Nadie ignora la deuda inmensa que contrajo la Compañía de Jesús con el Divino Corazón por haberla elegido para defender en primera línea Sus intereses ...
Ver Libro
Fundamentos y práctica de la Vida Mariana

Fundamentos y práctica de la Vida Mariana

Desde hace casi veinte años escribimos en cada número de nuestra modesta revista «Mediadora y Reina» un artículo sobre la vida mariana, tal como la ...
Ver Libro
Palabras... bajo el manto de María

Palabras… bajo el manto de María

Conocer a María Susana ha sido un regalo de la Virgen María, no hay dudas que es una mujer fuera de lo común para este ...
Ver Libro
San Antonio Abad y San Pablo Ermitaño (Ilustrado)

San Antonio Abad y San Pablo Ermitaño (Ilustrado)

A los dieciocho años Antonio perdió a sus padres y se quedó solo con una hermana más joven. Ya desde entonces pensó en consagrarse por ...
Ver Libro
Cartas de Josemaría Escrivá de Balaguer

Cartas de Josemaría Escrivá de Balaguer

Me produce una gran alegría el comienzo de la edición pública de las Cartas que san Josemaría escribió para los miembros del Opus Dei. Han ...
Ver Libro
Consecuencias y perdón de los pecados y el bautismos de los niños

Consecuencias y perdón de los pecados y el bautismos de los niños

Por más que pasan sobre mí graves cuidados y tareas enojosas, con que me agobian los pecadores, desertores de la ley divina (aunque también atribuyo ...
Ver Libro
Poesía

Poesía

El siglo de fray Luis de León es el siglo de Carlos I y de Felipe II. El escritor tiene treinta años cuando el Emperador ...
Ver Libro
Las quince oraciones de Santa Brígida de Suecia

Las quince oraciones de Santa Brígida de Suecia

  Por mucho tiempo, Santa Brígida había deseado saber cuántos latigazos había recibido Nuestro Señor en Su Pasión. Cierto día se le apareció Jesucristo, diciéndole: ...
Ver Libro
Carta encíclica Deus Caritas Est

Carta encíclica Deus Caritas Est

 « Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios y Dios en él » (1 Jn 4, 16). Estas palabras de ...
Ver Libro
Cristología

Cristología

El Hijo de Dios “por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo y... se encarnó.” Catequesis del 14 de enero de 1987 ...
Ver Libro
Devocionario de 1931

Devocionario de 1931

La religión cristiana está extendida por todo el mundo y a ella debemos nuestra civilización. Saber, pues, lo que es dicha religión es asunto que ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta