El amor del papa es el carnet del auténtico católico.

— San Leonardo

Bill O’Reilly

PRÓLOGO
UN MUNDO CAMBIANTE
AÑOS 63–6 A.C. image JUDEA Y GALILEA

El mundo en el que nació Jesús estaba cambiando. Tras años de vida bastante consistente bajo varios ejércitos invasores, los judíos habían sido conquistados por los romanos, quienes habían alterado la vida diaria en Judea y Galilea. Mucho antes de la llegada de los romanos, los babilonios habían invadido en el 598 a.C., seguidos por los persas, los egipcios, y los sirios. En el 63 a.C. los romanos avanzaron lentamente desde sus baluartes en el mar Mediterráneo, sepultando tierras y gentes en su avance.

Y los romanos no se hicieron con el control de la situación pacíficamente. Invadieron pueblos y ciudades, robando tierra con el simple método de ocuparla. Los soldados de los ejércitos imperiales aplastaban a cualquiera que se les enfrentara o se pusiera en su camino, incluso si pertenecían a grupos tradicionalmente considerados a salvo con invasores civilizados: mujeres, ancianos, y niños.

Los conquistados que eran capturados pero no matados durante las invasiones romanas pasaban a ser esclavos. La economía del Imperio Romano dependía de los esclavos para plantar y cosechar lo que necesitaban sus vastos territorios y para trabajar produciendo artefactos como jarras y otros productos de barro. A quienes no habían luchado y vivían en pequeños pueblos como Nazaret se les permitía quedarse a plantar sus tierras y trabajar en los trabajos artesanales que conocían. Sin embargo, el gran cambio consistía en que ahora tenían que acumular dinero en forma de monedas para pagar impuestos a Roma y las tasas del templo a la jerarquía judía en Jerusalén. Durante cientos de años antes de que esto ocurriera, un granjero pagaba una parte de su cosecha como impuesto a sus gobernantes. Trocaba comida por servicios como la reparación de un techo o bienes como un cabrito. Pero la economía de Judea y Galilea había cambiado. Los impuestos y las tasas eran tan altos que alguna gente tenía que cambiar toda su cosecha por monedas y no tenía suficiente comida para alimentarse. La mayoría de la gente sufría en silencio. Unos cuantos valientes (o locos) se atrevían a hablar.


Enlaces de Descarga



Enlaces de Descarga



Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


No se han encontrado entradas.
El signo del exorcista

El signo del exorcista

Nunca dejo de preguntarme: ¿qué le ha pasado a nuestra Europa católica? Soy viejo, pero no tanto como para olvidar aquella fe vivida cuando las ...
Ver Libro
La Biblia de Nuestro Pueblo

La Biblia de Nuestro Pueblo

He aquí La Biblia de Nuestro Pueblo, Biblia de corte pastoral que pretende acompañar a todo aquel que busca a Dios con sincero corazón y ...
Ver Libro
Al pie de La Cruz o Los Dolores María

Al pie de La Cruz o Los Dolores María

Diez años ha ya que tracé el primer bosquejo de esta obra en San Wilfrido, durante el verano de 1847; y aunque de entonces acá ...
Ver Libro
Texto original del Tercer Secreto de Fátima (lectura online)

Texto original del Tercer Secreto de Fátima (lectura online)

Tercera parte del secreto de Fátima, revelado el 13 de julio de 1917 a los tres pastorcillos en la Cueva de Iria-Fátima y transcrito por ...
Ver Libro
Historia de la Iglesia

Historia de la Iglesia

La Iglesia no es obra humana. La fundó Cristo cuando fue escogiendo a sus apóstoles, pero fue en Pentecostés donde Dios Espíritu Santo lanzó a ...
Ver Libro
Libro de Oración Católica

Libro de Oración Católica

`OH, JESÚS, Vos conocíais mi miseria antes de fijar en mí Vuestros ojos, y ella, lejos de hacéroslos apartar, ha hecho que me amaseis con ...
Ver Libro
La santa madre

La santa madre

Descorrió la cortina con cuidado y miró hacia la calle. Solitaria, húmeda, la poca luz de la tarde se reflejaba en los adoquines mojados con ...
Ver Libro
Muéstrame Tu Rostro

Muéstrame Tu Rostro

Muchas cosas enseña la experiencia de la vida a lo largo de cinco años. Por eso decidí reescribir Muéstrame tu rostro, escrito hace cinco años ...
Ver Libro
La Elegida de Dios

La Elegida de Dios

En la soledad de las áridas tierras, junto con el ulular del viento, se oye la súplica de dos fieles de Dios, implorando, ahí esta ...
Ver Libro
Obras Completas de Santa Teresa de Ávila

Obras Completas de Santa Teresa de Ávila

Religiosa y escritora mística española, conocida también como Santa Teresa de Ávila. Teresa de Jesús es el nombre de religión adoptado por Teresa de Cepeda ...
Ver Libro
Energía y pureza

Energía y pureza

En los años de estudiante iba yo frecuentemente de excursión a un lago de las montañas. Sobre el espejo cristalino del agua bailaba jugueteando un ...
Ver Libro
El Purgatorio: Una Revelación Particular

El Purgatorio: Una Revelación Particular

El lector se verá sin duda sorprendido por la claridad y la sobriedad de este relato sobre el purgatorio, una de cuyas características principales es ...
Ver Libro
«Yo no moriré»

«Yo no moriré»

«Yo no moriré» es un título pretencioso en extremo, pues el dato de la muerte se cumple inexorablemente en cada uno de los humanos: morir ...
Ver Libro
La esencia de la concepción católica del mundo

La esencia de la concepción católica del mundo

El término "concepción del mundo" es de uso general, y cada uno le atribuye un sentido. Este, con todo, debe ser muy indeterminado, como quiera ...
Ver Libro
Dificultades en la oración mental

Dificultades en la oración mental

Hay un procedimiento, que se usa para la impresión de láminas en color, que consiste en la confección de planchas separadas para cada color elemental ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta