El valor divino de lo humano



No puedo persuadirme a mí mismo de que sin amor a los demás, y sin, en lo que a mí respecta, paz para con todos, puedo ser llamado un siervo digno de Jesucristo.

— San Basilio el Grande

Jesús Urteaga Loidi

INTRODUCCIÓN

Duo enim mala fecit populus meus: Me derelinquerunt fontem aquae vivae, et foderunt sibi cisternas, cisternas dissipatas, quia continere non valent aquas.

“Dos pecados ha cometido mi pueblo: Me ha abandonado a Mí, que soy fuente de agua viva, y se han ido a excavar cisternas, cisternas rotas, que no pueden retener las aguas” (Jer II, 13).

La huida de Dios

Abre los ojos y verás a Dios abandonado.

Abre los ojos y contempla la confusión de nuestro tiempo. ¿Ha conocido otra mayor la historia de la Humanidad? Ellos y ellas, jóvenes y viejos, ricos y pobres… todos se han escapado de su Dios. Arrojaron lejos de sí el yugo suave del Omnipotente. Se han embravecido las naciones contra el Señor y contra su Cristo. Y pensábamos con el Profeta: Quizá es sólo la gente baja e ignorante, que desconoce los caminos y preceptos de Yahvé.

Nos dirigiremos a los grandes, a los poderosos, y les hablaremos de Dios…; éstos ya conocerán sus mandatos… «Pero han sido éstos, todos a una, los que con más saña quebraron el yugo y rompieron las ataduras» (Jer V, 5).

¡Cómo escaparon, cómo han huido de nuestro Dios las gentes!

En su huida, en la fuga, tropezaron con la Cruz que se levantaba en el camino; se sacudieron el polvo, y siguieron corriendo, dejándola atrás en el olvido. Era un ejército de hombres resueltos que odiaban a Dios. Y en su carrera vertiginosa arrastraron consigo a los indiferentes.

¿A dónde van esas gentes? Se alejaron de Dios y buscan con ansias de infinito algo que les apague la sed. Hoy son los hombres los que desde la cruz de su vida insoportable claman el sitio, sin saber a dónde dirigir su mirada; la tierra les repugna y el cielo… ¡está tan lejos!

¿A dónde van esas gentes? Van en busca de dioses nuevos y de nuevas religiones. Y unos en la raza, otros en la sangre…, buscan lo que ni la raza ni la sangre les pueden dar. Han pretendido suplir la Divinidad de nuestro Padre Dios adorando sus vestigios en el barro de las sucias carreteras.

¡Qué angustioso y qué nuevo resulta el grito viejo del Espíritu de Dios! «¡Dos pecados ha cometido mi pueblo: se ha apartado de Mí, que soy fuente de agua viva, y se ha ido a excavar aljibes, cisternas rotas que no pueden retener las aguas!» (Jer II, 13).

Esos aljiberos –conocen más el odio que el amor– son los que durante mucho tiempo han regido los destinos de las naciones. En sus manos callosas y deformes de contar y contar dinero está la formación de los nuevos hombres.

Ésos son los que hablan de paz para los torturados: los que pretenden consolar a los mutilados y enfermos de la guerra; los cabecillas del orden de ahora, que ha de traer el bienestar a los leprosos. Ésos son los portadores de la fraternidad –una caridad que no conoce a Cristo ni a su Iglesia–, que unirá a los grandes y a los pequeños, a los niños con sus madres, a los jefes y a los siervos, a los guerreros y a los profetas. Esos aljiberos son los que, en su huida de Dios, nos hablan de sacramentos nuevos que darán la vida a los cuerpos muertos.


Enlaces de Descarga


Para activar la descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción premium.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:


DETALLES DE ESTE LIBRO


Más de este autor/tema


No se han encontrado entradas.
Muéstrame Tu Rostro

Muéstrame Tu Rostro

Muchas cosas enseña la experiencia de la vida a lo largo de cinco años. Por eso decidí reescribir Muéstrame tu rostro, escrito hace cinco años ...
Ver Libro
Sobre la muerte y los moribundos

Sobre la muerte y los moribundos

Cuando me preguntaron si querría escribir un libro sobre la muerte y los moribundos, yo acepté el reto con entusiasmo. A la hora de la ...
Ver Libro
Fe y razón según Benedicto XVI

Fe y razón según Benedicto XVI

Impartida por el cardenal Joseph Ratzinger en Subiaco el 1 de abril de 2005, en el monasterio de Santa Escolástica, al recibir el premio «San ...
Ver Libro
Abrahan y Sara

Abrahan y Sara

La Biblia cuenta que hace ya muchos años, más o menos en 1750 antes del nacimiento de Jesús, un hombre, llamado Abrahán, preparó sus cosas ...
Ver Libro
La Imitación de Cristo

La Imitación de Cristo

QUIEN me sigue no anda en tinieblas (Jn., 8, 12), dice el Señor. Estas palabras son de Cristo, con las cuales nos amonesta que imitemos ...
Ver Libro
Cinco defensores de la fe y la razón

Cinco defensores de la fe y la razón

LA filosofía tiene cada vez peor reputación. Si un estudiante muestra un interés verdadero por esta disciplina, sus compañeros y amigos le tendrán lástima, se ...
Ver Libro
Allí estabas tú

Allí estabas tú

1. Todo será diferente Aquella mañana era domingo. Era el primer domingo de la historia, el que iba a marcar todas las semanas posteriores. Ha ...
Ver Libro
Orar y Meditar con el Evangelio - Domingos y Fiestas

Orar y Meditar con el Evangelio – Domingos y Fiestas

En el discurso sobre el pan de vida, Jesús dijo a los que lo escuchaban: “Las palabras que les he dicho son espíritu y vida” ...
Ver Libro
Custodia el Corazón

Custodia el Corazón

Este libro de bolsillo fue entregado como regalo del Papa Francisco a los peregrinos que acudieron al rezo del Ángelus en la Plaza de San ...
Ver Libro
Ignacio de Loyola

Ignacio de Loyola

A la entrada del valle sosegado, junto al ingente peñón que esconde sus crestas entre la niebla, se acurruca la ignaciana villa; Azpeitia. Su mismo ...
Ver Libro
La sombra del Padre

La sombra del Padre

PRIMERA PARTE. LA ESPOSA El ardor del sol meridiano, embutido en la estrecha calleja, se hacía espeso. Las paredes encaladas cegaban con su blanco resplandor ...
Ver Libro
Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional

Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional

«Os he dicho esto para que mi gozo esté en vosotros y vuestro gozo sea perfecto» (Jn 15,11): este es el proyecto de Dios para ...
Ver Libro
Diez lecciones sobre el martirio

Diez lecciones sobre el martirio

Siglo XX, siglo de mártires En mayo de 1998, al organizarse el Calendario para el Jubileo del año 2000, se previó una conmemoración ecuménica de ...
Ver Libro
La Castidad ¿posible?

La Castidad ¿posible?

Hay que escribir sobre el tema porque hace falta. Durante muchas décadas los grandes errores sobre este tema han venido relacionándose con S. Freud; como ...
Ver Libro
Madre Esperanza

Madre Esperanza

EL MIRADOR DE LA MISERICORDIA Hace no mucho tiempo, un hermano mío, padre de tres hijos, me comentaba: “Lo importante no es tener un hijo, ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta