Sigamos adelante en paz, con los ojos puestos en el cielo, única meta de nuestro trabajo.

— Santa Teresa de Lisieux

 

Martín Valverde

PREFACIO

Se ha comprobado desde hace mucho que una de las mas viejas enfermedades de los líderes cristianos, es robarse la escalera con la que subieron hasta donde hoy están y sirven, consciente o inconscientemente se hace para que nadie más suba o pueda subir “más alto” de lo que otros lo han hecho.

   

Creo y espero pertenecer a una nueva generación que ha entendido que el compartir con otros la sabiduría que Dios nos ha regalado redunda en el bien de toda la Iglesias y más allá.

Con este escrito, ‘EL Silencio del Músico’, iniciamos una colección que pretende convertirse en una herramienta útil para la presente generación y para muchas otras, apoyando a todos nuestros artistas del mundo católico, o mejor aún de los artistas con espiritualidad más allá de limitaciones religiosas.

San Pablo recomendó a Timoteo que buscara hombres de confianza capaces de enseñar  y transmitirle a otros lo que el mismo había aprendido. En nuestra condición de “apóstoles del mensaje a través de la música”, este capítulo y los siguientes serán nuestro granito de arena dirigido a esos músicos “capaces y dignos de confianza”.

Nada de lo que leerán es improvisado; al momento de este escrito son ya 34 intensos años de servir al Señor en la música y muchos de ellos dedicados específicamente a la formación de músicos para la evangelización y servicio de la Iglesia: Brasil, España, Italia, Ecuador, Argentina, Cuba, Centroamérica, E.U.A., México, entre muchos países, son testigos de esta labor y saborean algunos de sus frutos presenciando el surgimiento de nuevos grupos musicales poseedores de una clara visión evangelizadora hacia el interior de la Iglesia.

Escribí estas letras con un gran cariño y con amor para todos los colegas, durante años, y invirtiendo en tiempos de descanso, fue surgiendo un párrafo tras otro: muchas salas de espera de aeropuertos hicieron las veces de oficina para su redacción, aprovechando la tecnología de las estupendas y hoy primitivas Powerbooks de Apple.

Léelo primero para ti solo: luego compártelo con tu coro, o con los que no sepan ni  siquiera silbar, pues también contiene mucho material para ellos. Y sobre  todo: acude a este material cuantas veces necesites un poco de combustible para el camino.

La idea no es compartir solamente teorías a aquellos músicos que el Señor invite a este apostolado, sino también la experiencia y sabiduría que EL nos ha regalado: Solistas, coros parroquiales, grupos musicales de todos los géneros… este material es para ustedes.

Corren tiempos de Gracia y estoy profundamente convencido de que el Espíritu Santo prepara un momento especial para los jóvenes en el que una de las armas principales será la música; como con las trompetas de Josué; como el valle de Beraká con Josafat; como David quien exige que se alabe con toda clase de instrumentos (Sal 149). Pero no basta el deseo o la intención, hay que capacitarse para ello: nuestro gran secreto es invertir en la formación. Esta nos dará fruto, y fruto que permanezca, cumpliendo el mandato de Cristo que es hacerle discípulos (Mt 28,19).

Quiero agradecer a  todos los que han colaborado en la puesta en marcha de este proyecto: mi familia, la gente de Dynamis y músicos amigos de todo el mundo. No digo nombres, ellos se saben aludidos.

Para finalizar, dedico toda esta colección a nuestra Madre del Cielo, que aunque pareciera que “le canto poco” (según la opinión de otros parientes de la fe); Ella sabe bien que en la casa de este discípulo tiene un lugar de privilegio. Su testamento bíblico dice de hacer “todo lo que mi Hijo les dice”, y eso es  un hecho de lucha diaria en mi vida y en la de mi familia. Solo espero que el Amor que la Madre del Cielo me ha inculcado para Jesús se note en estas letras.

Vamos, pues, quedando en silencio para escucharle, ya que de eso mismo trata este primer capitulo.

Amigos, hermanos artistas: Animo! Dios los bendiga.

Con Cariño,  Martín Valverde


Enlaces de Descarga


Enlaces de Descarga


Para activar los botones de descarga es necesario una suscripción. Algunos libros requieren de una suscripción de pago.

epub
epub
mobi
mobi
pdf
pdf

VER DETALLES DE ESTE LIBRO


Adquiere una suscripción

¿Ya tienes una suscripción?

Ingresa aquí:




 

Más de este autor/tema


¡Auxilio! me casé con un músico

¡Auxilio! me casé con un músico

Es una bendición contar con un amigo. Doble bendición cuando tienes por amigos a un hombre y una mujer que forman una bella pareja. Si ...
Ver Libro
Las Tentaciones del Músico

Las Tentaciones del Músico

¡Ya la hallé! ¡Ya la encontré!, la Verdad que tanto busqué... (Canción Ya la hallé)   La taberna del tío Pepe, era un bar muy ...
Ver Libro
Vida de Santa Catalina de Siena

Vida de Santa Catalina de Siena

Vivía en la ciudad de Siena, en Toscana, un hombre llamado Jácomo, descendiente de la familia de los Benencasa, un hombre sencillo, leal, temeroso de ...
Ver Libro
Contra la maldad

Contra la maldad

HACE muchos años, durante mis primeras experiencias en procesos de exorcismo, me ocurrieron dos sucesos que marcaron mi vida. El primero de ellos me sucedió ...
Ver Libro
Poesías del libro Espejo y Enigma

Poesías del libro Espejo y Enigma

¡OH DIOS crucificado! ¿Se te acabó la sangre? ¡Responde, Jesucristo! ¿Ya no eres Redentor? ¡Ha muerto la esperanza sobre tu rostro exagüe!… ¿Transido de impotencia ...
Ver Libro
Un mar sin orillas

Un mar sin orillas

Deseo explicar a los lectores de este Puente de las Américas, a los de la otra orilla del Atlántico, allá en la lejana España, algo ...
Ver Libro
El Espíritu Santo y su tarea

El Espíritu Santo y su tarea

  En la Sagrada Biblia, en los Hechos de los Apóstoles (19, 2), leemos que San Pablo fue a la ciudad de Efeso, en Asia ...
Ver Libro
Ratzinger y San Josemaría Escrivá

Ratzinger y San Josemaría Escrivá

   Conocí al fundador del Opus Dei el 15 de mayo de 1970, día en que llegó a México por primera y única vez. Cinco ...
Ver Libro
Compendio Catecismo Iglesia Católica

Compendio Catecismo Iglesia Católica

para la aprobación y publicación del Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica A los Venerables Hermanos Cardenales, Patriarcas, Arzobispos, Obispos, Presbíteros, Diáconos y a todos los Miembros del ...
Ver Libro
Perspectivas del absoluto

Perspectivas del absoluto

Los pensamientos y las palabras maduran como resultado de un proceso que no depende de la propia voluntad. Crecen en lo profundo, desde su raíz ...
Ver Libro
Historia de mi vida

Historia de mi vida

Juan Pablo según... él mismo. Con esta especie de broma se podrían resumir las páginas que siguen, una verdadera «autobiografía» del papa Wojtyla escrita realmente ...
Ver Libro
La devoción al Sagrado Corazón de Jesús

La devoción al Sagrado Corazón de Jesús

Señalar el objeto de este culto es lo mismo que declarar lo que entendemos con el nombre de Corazón de Jesús. Esta cuestión ya ha ...
Ver Libro
Por qué soy católico

Por qué soy católico

He sentido la necesidad de escribir algo relacionado con la fe que profeso: "la fe católica". Si bien existen diferentes creencias, religiones, doctrinas, en las ...
Ver Libro
Por qué soy católico

Por qué soy católico

En los primeros meses de 1922, Frances Chesterton advirtió que su marido, Gilbert, se encontraba muy nervioso. Sabía que semejante estado era habitual en él ...
Ver Libro
La catedral de San Agustín de Hipona

La catedral de San Agustín de Hipona

DURANTE MUCHOS AÑOS me pregunté qué aspecto físico presentaría la catedral de San Agustín a los ojos de un hombre de nuestra época que pudiera ...
Ver Libro
La alegría de amar

La alegría de amar

El amor es el ingrediente fundamental de la vida humana. Una vida sin amor, es una vida vacía y sin sentido. Dios nos ha creado ...
Ver Libro
Regresando a casa

Regresando a casa

Desde el tiempo de la Reforma, comenzada por Lutero en el siglo XVI, los grupos protestantes o de hermanos separados se han multiplicado indefinidamente. El ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta