5.99 $USD5.99 $USD


Santa Hildegarda de Bingen (Autor)

  • Formatos disponibles: EPUB, MOBI y PDF
  • Paginas: 332
  • Fecha de publicación: 16/09/2017
  • Idioma: Español
  • Entrega: Descarga inmediata después del pago.

También puede descargar todos los libros de pago suscribiéndose aquí

Moneda: USD, $USD EUR, €EUR

SKU: ODA4521410

Descripción

Capturas de pantalla:

PRÓLOGO

TRANSCURRÍA el sexto año, durante cinco me había agotado con auténticas y maravillosas visiones, cuando la verdadera visión del resplandor eterno me enseñó a mí, completa ignorante, la diversidad de los caracteres humanos. En el primer año en que tuvieron principio estas visiones de ahora, cuando tenía sesenta y cinco años, tuve una visión tan misteriosa y poderosa que me eché a temblar completamente y luego, por la fragilidad de mi cuerpo, caí enferma. Ésta es por fin aquella visión. He tardado siete años en escribirla y al fin la he concluido.

Así pues, en el año 1163 de la Encarnación del Señor, bajo el reinado del emperador Federico, no reducida todavía la opresión ejercida sobre la sede apostólica romana, una voz del cielo se dirigió a mí con estas palabras diciendo:

“Oh pobre criatura, hija de tantos sufrimientos, purificada por tantas y tan graves enfermedades del cuerpo y sin embargo repleta de los profundos misterios de Dios. Aquello que ves con tus ojos interiores y percibes en los oídos interiores del alma, confíalo a un libro inmortal al servicio de los hombres, a fin de que también ellos comprendan por tus escritos a su Creador y no rehuyan adorarlo con el honor debido. Escribe pues estas cosas, no según tu corazón, sino como lo quiere mi testimonio, de Mí, que soy vida sin principio ni fin, ya que no son cosas imaginadas por tí, ni ningún otro hombre lo ha imaginado, sino son como Yo las he establecido antes del principio del mundo. Porque, tal y como determiné todo antes de crear el hombre, así también he previsto todo lo que le faltaba”

Yo, pues, pobre criatura falta de fuerzas, en la presencia de aquel hombre que, como he dicho en las visiones anteriores, busqué y he encontrado en secreto, y de la otra testigo, aquella joven de que he dado señas en aquellas visiones mencionadas, aunque debilitada por las muchas enfermedades, por fin estuve en disposición de escribir con mano temblorosa. Para hacer esto he dirigido hacia arriba la mirada para aprender del auténtico y viviente resplandor lo que tuve que escribir, ya que todas las cosas que escribí desde el principio de mis visiones, o que vine aprendiendo sucesivamente, las he visto con los ojos interiores del espíritu y las he escuchado con los oídos interiores, mientras, absorta en los misterios celestes, velaba con la mente y con el cuerpo, no en sueños ni en éxtasis, como he dicho en mis visiones anteriores. No he expuesto nada que haya aprendido con el sentido humano, sino sólo lo que he percibido en los secretos celestes.

Y de nuevo oí la voz del cielo que me instruía. Y ella dijo: “Escribe lo que te digo de la manera siguiente”

Muestra de la versión PDF

Comprar Libros Católicos