Marlene Janet Suárez Francia

Introducción

En primer lugar, lo que me ha llevado a estudiar la «vida interior» de san Rafael Arnaiz, ha sido el aprecio de la realidad del mundo que me rodea; y, para ser más pragmática, paso a narrar una anécdota que me sucedió en mi lugar de trabajo, en un Centro de Salud. “Encontrándome en la consulta de enfermería realizando la revisión de niño sano, a una niña de seis años, resulta que, al finalizar la consulta, la niña dirige su mirada sobre mi pecho donde llevo un crucifijo con la persona de Jesús, y me hace la siguiente pregunta: ¿Quién es ese Señor?”.

   

Esta pregunta me llevó a pensar no solo en el presente, sino también en el futuro próximo, imaginando qué podrá ser la vida sin Dios… Y de ahí, mi ilusión e interés por profundizar y exponer lo que significó para Rafael cuando descubrió y reconoció que su centro no era la Trapa, ni el mundo, ni criatura alguna, sino que es Dios, en el Hijo crucificado.

En la actualidad, si bien la sociedad se está volviendo cada vez más secularizada, lo peor es ver que muchos, habiendo recibido el sacramento del bautismo, vivan una separación y olvido de Dios en sus vidas y sobre todo en sus corazones. Rafael ha descubierto que en su corazón habita Dios.

«1084. Dios está en el corazón del hombre.Yo lo sé. Pero mirad, Dios vive en el corazón del hombre, cuando este corazón vive desprendido de todo lo que no es Él. Cuando este corazón se da cuenta de que Dios llama a sus puertas, y barriendo y limpiando a todos sus aposentos, se dispone a recibir al Único que llena de veras. 1085. Qué dulce es vivir así, sólo con Dios dentro del corazón. Qué suavidad tan grande es verse lleno de Dios. Qué fácil debe ser morir así. […] Sólo Dios llena el alma., y la llena toda. 1086. Dios está en el corazón desprendido., en el silencio de la oración, en el sacrificio voluntario al dolor, en el vacío del mundo y sus criaturas. Dios está en la Cruz, y mientras no amemos la Cruz, no le veremos, no le sentiremos» (Obras 5).

Recordemos los inicios de la obra creadora de Dios; la humanidad, habiendo sido creada a «imagen y semejanza de Dios» (Gn 1,26), llegó a perder su identidad en Dios a causa del pecado, convirtiéndose en esclavo de sus propios deseos y ambiciones. Sin embargo, el hombre viejo, por medio del bautismo, se ha de revestir de Cristo, y tener como “centro” la persona de Jesucristo en su vida, y llegar a confesar como san Pablo: «mi vivir es Cristo» (Fl 1,21). Cuando renazca el hombre nuevo, será divinizado y vuelto a Dios, porque en adelante vivirá en Dios y de la vida de Dios.

Por eso mi interés en reivindicar la centralidad de la vida en Cristo, y para ello he elegido como modelo y ejemplo de vida a san Rafael, que, con grandes deseos de búsqueda, pasión, radicalidad, fidelidad y constancia siguió a Cristo, enfermo, en sencillez, humildad, pobreza de espíritu y soledad; centrando toda su vida en un amor apasionado por la Cruz de Cristo.

El trabajo tiene la intención de elaborar un camino espiritual, por el que Rafael ha de seguir en su vida desde el interior, siguiendo las coordenadas de la doctrina de san Juan de la Cruz, y, sobre todo, dejándose llevar de la voluntad de Dios en todo momento, en base a sus luchas internas, cruces y purificaciones de los sentidos y del espíritu, hasta llegar a la unión con Dios.

Ciertamente, aunque la espiritualidad de Rafael es Cisterciense, acude a las categorías de la espiritualidad del santo carmelitano san Juan de la Cruz, la que he seguido en su recorrido, para hacer de su vida el camino espiritual propuesto.

En la vida interior o vida espiritual para san Rafael, «no hay principio ni fin., no hay más que Dios y se mire de una manera o de otra, siempre, después de cualquier reflexión, se ve uno tan pequeño, tan menudo e insignificante., tan nada delante de Él, que solamente queda en el alma esa impresión tan difícil de explicar.Esa impresión de la inmensidad y grandeza de Dios.Ese sentimiento ante el cual la palabra enmudece, quisiera el alma no verse, desaparecer, no ser ni existir, y solamente la grandeza de Dios.


Pagina de descarga


Pagina de descarga


 


Libros de este autor/tema


Dios y mi alma

Dios y mi alma

Después de una larga temporada (casi un año) pasada en casa de mis padres, reponiéndome de un achaque de mi enfermedad, vuelvo de nuevo a ...
Ver Libro
El sacrificio de la Misa

El sacrificio de la Misa

CUESTIONES PRELIMINARES SOBRE EL MISMO SACRIFICIO DE LA MISA I. Qué clase de sacrificio es la Misa. Aunque muchos eran los sacrificios en la antigua ...
Ver Libro
Edith Stein

Edith Stein

El Papa Juan Pablo II en 1999, junto a San Benito, San Cirilo y San Metodio, proclamó Patronos de Europa a tres figuras femeninas: Santa ...
Ver Libro
Seleccion de textos de Romano Guardini

Seleccion de textos de Romano Guardini

En esta conferencia pronunciada el 24 de mayo de 1965 en la reunión anual de la Verband deutscher Mutterhäuser von Roten Kreuz, en Munich, Alemania, ...
Ver Libro
Vive, Ama, Se tu mismo

Vive, Ama, Se tu mismo

Nuestro propósito al publicar este manojo de “pensamientos”, no es otro que el de querer aportar nuestro pequeño granito de arena en la primera y ...
Ver Libro
La Incógnita del Hombre

La Incógnita del Hombre

El que ha escrito este libro no es un filósofo. No es más que un hombre de ciencia. Pasa la mayor parte de su vida ...
Ver Libro
Fiel y prudente a la Voluntad de Dios

Fiel y prudente a la Voluntad de Dios

Del santo Evangelio según san Lucas 12, 39-48< Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora iba a venir el ladrón, no ...
Ver Libro
Hora Santa al Sagrado Corazón de Jesús

Hora Santa al Sagrado Corazón de Jesús

AL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS I Año Nuevo (Esta Hora Santa podría servir especialmente para comenzar el Año Nuevo, según el verdadero espíritu del Sagrado ...
Ver Libro
El Hermano de Asís

El Hermano de Asís

Capítulo primero. Amanece la libertad. A pesar de todo, regresaba tranquilo. Tenía motivos para sentirse abatido, pero, contra todo lo esperado, una extraña serenidad inundaba ...
Ver Libro
Sermones sobre San José

Sermones sobre San José

Es una antigua opinión y un sentimiento común entre todos los hombres, que el depósito tiene algo de santo y que lo debemos conservar para ...
Ver Libro
Vida y anécdotas del santo Cura de Ars

Vida y anécdotas del santo Cura de Ars

  La vida del santo cura de Ars es un ejemplo luminoso para todos y, de modo especial, para los sacerdotes. Por ello, la Iglesia ...
Ver Libro
La familia que alcanzó a Cristo

La familia que alcanzó a Cristo

La Hermana Superiora dejó el libro cuidadosamente. Era una "Vida de San Bernardo de Clairvaux". Después, con tono de reproche, exclamó: —¡Ya le daría yo ...
Ver Libro
San Bruno Patriarca de los cartujos (Ilustrado)

San Bruno Patriarca de los cartujos (Ilustrado)

Bruno era muy joven cuando salió de su patria, Colonia, para ir a estudiar a Francia, donde había un famoso centro de formación en Reims ...
Ver Libro
Los comediantes

Los comediantes

Si pienso en los grises monumentos que conmemoran en Londres a generales ecuestres, héroes de las guerras coloniales y políticos de levita aún más profundamente ...
Ver Libro
Así le vieron

Así le vieron

En los últimos años, la prensa de distintos países ha publicado numerosos artículos en torno a Monseñor Josemaría Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei. Estos ...
Ver Libro
Vita Antonii, Vida de san Antonio Abad

Vita Antonii, Vida de san Antonio Abad

San Atanasio escribe la vida de San Antonio según la mayor parte de los críticos, poco después de su muerte en el 356. Antonio había ...
Ver Libro
 
   

Libros de este autor/tema


Dios y mi alma

Dios y mi alma

Después de una larga temporada (casi un año) pasada en casa de mis padres, reponiéndome de un achaque de mi enfermedad, vuelvo de nuevo a ...
Ver Libro
La fe de los católicos

La fe de los católicos

En días tan poco favorables para la ideología católica es fácil inclinarse a pensar que el apologista católico haría mejor en ponerse a la defensiva ...
Ver Libro
Mi Vida Recuerdos 1927 – 1977

Mi Vida Recuerdos 1927 – 1977

La primera vez que vi al cardenal Ratzinger fue en 1971. Era Cuaresma. El recuerdo de aquel encuentro se ha ido enriqueciendo de matices que ...
Ver Libro
El Corazón de Jesús al Mundo

El Corazón de Jesús al Mundo

De los escritos de Sor M. Consolata Betrone Monja Capuchina Imprimatur, nihil obstat Torino, 6 maggio 1999 + Pier Giorgio Micchiardi En la reunión del ...
Ver Libro
Liturgia de las horas según El Rito Romano

Liturgia de las horas según El Rito Romano

Oración del atardecerI Vísperas (D. I) La invocación inicial como en el Ordinario (Textos comunes), p. 007. HIMNO Tiempo ordinario: Como una ofrenda de la ...
Ver Libro
La Vida Interior

La Vida Interior

Las páginas que componen este precioso libro no son mías. Su autor me las dio manuscritas, dándome libertad para hacer de ellas el uso que ...
Ver Libro
Oración Mental Según Santa Teresa

Oración Mental Según Santa Teresa

¿Es posible que el método de enseñar en los principios a hacer oración mental sea causa de rehuir la oración? Para cantar sólo es necesario ...
Ver Libro
Quince minutos con Jesús Sacramentado

Quince minutos con Jesús Sacramentado

Amigo mío, Yo te amo. Quiero que siempre escuches estas palabras mías en lo profundo de tu corazón. Sí, yo te amo y te he ...
Ver Libro
La Biblia en Cuadros para Niños (PDF)

La Biblia en Cuadros para Niños (PDF)

Aun los niños pequeños pueden entender grandes verdades si se les cuentan en palabras sencillas. Y si se añaden cuadros, las impresiones son doblemente imborrables ...
Ver Libro
Introducción a La Vida Devota o Filotea

Introducción a La Vida Devota o Filotea

Tú aspiras a la devoción, queridísima Filotea, porque eres cristiana y sabes que es una virtud sumamente agradable a la divina Majestad; mas, como sea ...
Ver Libro
La Misa una fiesta con Jesús

La Misa una fiesta con Jesús

   Vivir la misa con Jesús es hacer de cada misa una fiesta con Él. Encontrarnos con el Rey del universo, con nuestro Dios y ...
Ver Libro
La Iglesia explicada para niños (PDF)

La Iglesia explicada para niños (PDF)

Hoy en día oímos que la vecina, que el compadre, que la tía, etc., se unieron a otra religión, porque los convencieron otras personas. Poquito ...
Ver Libro
Jesús, hoy

Jesús, hoy

Este es un libro maravillosamente fresco y vibrante. Aunque Albert Nolan escribió «¿Quién es este hombre?»: Jesús, antes del cristianismo hace más de treinta años, ...
Ver Libro
La vida interior de san Rafael Arnáiz

La vida interior de san Rafael Arnáiz

En primer lugar, lo que me ha llevado a estudiar la «vida interior» de san Rafael Arnaiz, ha sido el aprecio de la realidad del ...
Ver Libro
Poemas de santa Teresa de Ávila

Poemas de santa Teresa de Ávila

Nada te turbe, Nada te espante, Todo se pasa, Dios no se muda. La paciencia Todo lo alcanza; Quien a Dios tiene Nada le falta: ...
Ver Libro
El Misterio de Cristo en la historia de la salvación

El Misterio de Cristo en la historia de la salvación

La condición capital para entender la Sagrada Escritura es situarse en la perspectiva que le es propia, la que guiaba a los autores bíblicos cuando ...
Ver Libro

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta