Por favor califica este libro:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…


Fray Thomas Keating, O.C.S.O.

Extracto:

Para la mayoría de la gente, la vida ordinaria está caracterizada por la sensación de que Dios está ausente. No obstante, una poca de metafísica nos alertaría del hecho de que, si Dios no estuviera presente en todo momento, nosotros ni siquiera estuviésemos aquí. La Creación no es un evento-de-un-tiempo. Es el continuo regalo de Dios en cada nivel, desde la más humilde partícula hasta la más alta etapa de conciencia.

Sta. Teresa de Ávila escribió: ―Todas las dificultades en la oración pueden ser atribuidas a una causa: rezar como si Dios estuviese ausente. Esta es la convicción que nosotros traemos desde nuestra temprana niñez y aplicamos a cada día de vida y a nuestras vidas en general. Se vuelve más fuerte a medida que crecemos, a no ser que estemos tocados por el Evangelio y comencemos la travesía espiritual. Esta travesía es un proceso de desmantelamiento de la monumental ilusión de que Dios está distante o ausente. Cuando nuestras peticiones particulares no son atendidas, quedamos más convencidos de que Dios está ausente. Esta es una posición irracional, sin embargo, basada en el juicio de emoción, no en la razón. Desafortunadamente nuestras emociones rebeldes no obedecen a la razón y la voluntad; ellas tienen su propia dinámica. Cuando quiera que nuestra razón y voluntad deciden hacer algo, nuestras emociones se interponen y deciden si las secundarán. Si, nuestro plan contradice su percepción de qué es placentero y qué no, tenemos una conmoción en nuestras manos.

El comienzo, la etapa media y el final de nuestra travesía espiritual es la convicción de que Dios está siempre presente. A medida que progresamos en nuestra travesía, percibimos la presencia de Dios más y más. A medida que emergemos de nuestra niñez hacia la plena, auto-conciencia reflexiva, nuestro concepto de cómo Dios está presente en nosotros, generalmente es vago y primitivo. La travesía espiritual es un proceso gradual de acrecentar nuestras relaciones emocionales, mentales y físicas con la Divina Realidad‘ que está presente en nosotros pero no ordinariamente accesible a nuestras emociones y conceptos.

El dogma de la Trinidad está presente en nosotros como un Dios en tres personas divinas. La primera persona es llamada El Padre. La segunda persona es llamada La Palabra. La tercera persona es llamada el Espíritu Santo, que significa aliento. ¿Has conocido a una persona que era una palabra, o a una persona que era aliento? Eso debería alertarnos al hecho de que, cuando hablamos de Dios, no estamos hablando de una persona a quien conocemos.

El concepto de las personas en Dios se refiere a las relaciones que son solamente analogías de las relaciones en los asuntos humanos. Así, no debemos esperar que Dios esté presente de la manera en que otras personas lo están. El supremo fruto de la espiritualidad del Antiguo Testamento era una educación de largo plazo que gradualmente destetó al Pueblo Elegido fuera de su estrecho concepto de Dios como uno entre muchos otros dioses del cercano oriente, hacia el Trascendente Único. El Dios monoteísta es el gran regalo de Israel a la humanidad.








Icon

Descargar Libro EPUB Frutos y Dones del Espíritu Santo

Tamaño: 155.83 KB Creado: 11 junio, 2015
Icon

Descargar Libro MOBI Frutos y Dones del Espíritu Santo

Tamaño: 358.19 KB Creado: 11 junio, 2015
Icon

Descargar Libro PDF Frutos y Dones del Espíritu Santo

Tamaño: 811.52 KB Creado: 11 junio, 2015

Libros de este autor/tema

Cristología

Cristología

El Hijo de Dios “por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó del cielo y... se encarnó.” Catequesis del 14 de enero de 1987 ...
Ver Libro
Los Méritos de la Vida

Los Méritos de la Vida

Vi un Hombre tan alto que alcanzaba la cumbre de las nubes del cielo y llegaba hasta las profundidades del abismo, de tal forma que ...
Ver Libro
Carta Encíclica Humanae Vitae

Carta Encíclica Humanae Vitae

A LOS  VENERABLES HERMANOS LOS PATRIARCAS, ARZOBISPOS, OBISPOS Y DEMÁS ORDINARIOS DE LUGAR EN PAZ Y COMUNIÓN CON LA SEDE APOSTÓLICA, AL CLERO Y A ...
Ver Libro
La paz interior

La paz interior

La experiencia os demostrará que la paz, que infundirá en vosotros la caridad, el amor a Dios y al prójimo, es el camino seguro hacia ...
Ver Libro
El Alma de Todo Apostolado

El Alma de Todo Apostolado

Ex quo omnia per quem omnia in quo omnia. Dios altísimo y Bondad Absoluta. Qué admirables y deslumbradoras son las verdades de la Fe, que ...
Ver Libro
Carta Encíclica Lumen Fidei

Carta Encíclica Lumen Fidei

La luz de la fe: la tradición de la Iglesia ha indicado con esta expresión el gran don traído por Jesucristo, que en el Evangelio ...
Ver Libro
Sabiduría de un pobre

Sabiduría de un pobre

La palabra más terrible que haya sido pronunciada contra nuestro tiempo es quizá ésta: “Hemos perdido la ingenuidad.” Decir eso no es condenar necesariamente el ...
Ver Libro
No se dejen engañar

No se dejen engañar

En aquel tiempo algunos ponderaban la belleza del Templo, que estaba adornado de bellas piedras y ofrendas votivas. Jesús les dijo: Esto que veis, llegarán ...
Ver Libro
Regresando a casa

Regresando a casa

Desde el tiempo de la Reforma, comenzada por Lutero en el siglo XVI, los grupos protestantes o de hermanos separados se han multiplicado indefinidamente. El ...
Ver Libro
Generosidad de la viuda

Generosidad de la viuda

Autor: P. Juan Gralla  Del santo Evangelio según san Marcos 12, 38-44 En aquel tiempo, enseñaba Jesús a la multitud y les decía: Guardaos de ...
Ver Libro
Sermones sobre San José

Sermones sobre San José

Es una antigua opinión y un sentimiento común entre todos los hombres, que el depósito tiene algo de santo y que lo debemos conservar para ...
Ver Libro
El primer mandamiento

El primer mandamiento

Del santo Evangelio según san Marcos 12, 28-34 En aquel tiempo se acercó a Jesús un letrado y le preguntó: ¿Cuál es el primero de ...
Ver Libro
Catecismo de La Iglesia Católica

Catecismo de La Iglesia Católica

«Agradezco infinitamente a Dios Nuestro Señor el haber dado a la Iglesia este Catecismo, promulgado en 1992 por mi venerado y amado Predecesor, el Papa ...
Ver Libro
Distráiganlos durante todo el día...

Distráiganlos durante todo el día…

Autor: Oscar Schmidt Creer en el bien implica también creer en el mal. Creer en el Cielo involucra ineludiblemente creer en el infierno también. Esto ...
Ver Libro
Preparación para la muerte

Preparación para la muerte

Pedíanme algunas personas que les proporcionase un libro de consideraciones sobre las verdades eternas para las almas que desean perfeccionarse y adelantar en la senda ...
Ver Libro
Más Allá de la muerte

Más Allá de la muerte

Cada día mueren más de 200.000 personas y más de 73 millones cada año. ¿Cuántos millones han existido desde el principio del mundo? Y ahora ...
Ver Libro
La Obediencia

La Obediencia

Dios no creó el universo anárquico, sino ordenado jerárquicamente. Las criaturas que no son libres obedecen siempre a leyes físicas. Baruq 3, 33-36: Dios “envía ...
Ver Libro
Curación de diez leprosos

Curación de diez leprosos

Autor: P. Juan Gralla Del santo Evangelio según san Lucas 17, 11-19 En aquel tiempo, yendo Jesús de camino a Jerusalén, pasaba por los confines ...
Ver Libro
Carta Encíclica Redemptoris Mater

Carta Encíclica Redemptoris Mater

1. La Madre del Redentor tiene un lugar preciso en el plan de la salvación, porque « al llegar la plenitud de los tiempos, envió ...
Ver Libro
El tiempo de una presencia

El tiempo de una presencia

«La historia no es una simple sucesión de siglos, años, días, sino que es el tiempo de una presencia que le da pleno significado y ...
Ver Libro
Los Diez Mandamientos

Los Diez Mandamientos

  1. TRES cosas le son necesarias al hombre para su salvación: el conocimiento de lo que debe creer, el conocimiento de lo que debe ...
Ver Libro
El Abandono de los Sagrarios Acompañados

El Abandono de los Sagrarios Acompañados

128. Se escribe contra un mal tan grave como poco conocido y reparado. ¡El abandono de los Sagrarios acompañados! Ved aquí un tema de conversación ...
Ver Libro
Ecología Eucarística

Ecología Eucarística

Allá por los años sesenta oí una frase que me llamó fuertemente la atención: “A la Eucaristía se le da cada vez menos importancia”. Desde entonces ...
Ver Libro
La purificación del Templo

La purificación del Templo

Del santo Evangelio según san Juan 2, 13-22 Cuando se acercaba la Pascua de los judíos, Jesús llegó a Jerusalén y encontró en el templo ...
Ver Libro
EL y yo

EL y yo

Por el P. Alphonse de Parvillez S.J. No es posible todavía publicar el origen y la historia del manuscrito que voy a comentar. Pero sí ...
Ver Libro
María en el Nuevo Testamento

María en el Nuevo Testamento

    Un hecho que llama la atención cuando buscamos lo que se dice en el Nuevo Testamento acerca de la Santísima Virgen María es ...
Ver Libro
Fiel y prudente a la Voluntad de Dios

Fiel y prudente a la Voluntad de Dios

Del santo Evangelio según san Lucas 12, 39-48< Entendedlo bien: si el dueño de casa supiese a qué hora iba a venir el ladrón, no ...
Ver Libro
Oraciones de San Agustín

Oraciones de San Agustín

Tú eres, ¡oh Cristo!, mi Padre santo, mi Dios misericordioso, mi rey poderoso, mi buen pastor, mi único maestro, mi mejor ayuda, mi amado hermosísimo, ...
Ver Libro
La Virgen Madre

La Virgen Madre

Aunque me impelía la devoción a tomar la pluma, las muchas ocupaciones me lo estorbaban. Sin embargo, ya que, impedido por mis achaques, no puedo ...
Ver Libro
La Continencia

La Continencia

1. Difícil tarea es analizar esa virtud que llamamos continencia en una forma de dignidad y conveniencia. Pero Aquel de quien es don generoso tal ...
Ver Libro
Loading...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario