Por favor califica este libro:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…


Fray Thomas Keating, O.C.S.O.

Extracto:

Para la mayoría de la gente, la vida ordinaria está caracterizada por la sensación de que Dios está ausente. No obstante, una poca de metafísica nos alertaría del hecho de que, si Dios no estuviera presente en todo momento, nosotros ni siquiera estuviésemos aquí. La Creación no es un evento-de-un-tiempo. Es el continuo regalo de Dios en cada nivel, desde la más humilde partícula hasta la más alta etapa de conciencia.

Sta. Teresa de Ávila escribió: ―Todas las dificultades en la oración pueden ser atribuidas a una causa: rezar como si Dios estuviese ausente. Esta es la convicción que nosotros traemos desde nuestra temprana niñez y aplicamos a cada día de vida y a nuestras vidas en general. Se vuelve más fuerte a medida que crecemos, a no ser que estemos tocados por el Evangelio y comencemos la travesía espiritual. Esta travesía es un proceso de desmantelamiento de la monumental ilusión de que Dios está distante o ausente. Cuando nuestras peticiones particulares no son atendidas, quedamos más convencidos de que Dios está ausente. Esta es una posición irracional, sin embargo, basada en el juicio de emoción, no en la razón. Desafortunadamente nuestras emociones rebeldes no obedecen a la razón y la voluntad; ellas tienen su propia dinámica. Cuando quiera que nuestra razón y voluntad deciden hacer algo, nuestras emociones se interponen y deciden si las secundarán. Si, nuestro plan contradice su percepción de qué es placentero y qué no, tenemos una conmoción en nuestras manos.

El comienzo, la etapa media y el final de nuestra travesía espiritual es la convicción de que Dios está siempre presente. A medida que progresamos en nuestra travesía, percibimos la presencia de Dios más y más. A medida que emergemos de nuestra niñez hacia la plena, auto-conciencia reflexiva, nuestro concepto de cómo Dios está presente en nosotros, generalmente es vago y primitivo. La travesía espiritual es un proceso gradual de acrecentar nuestras relaciones emocionales, mentales y físicas con la Divina Realidad‘ que está presente en nosotros pero no ordinariamente accesible a nuestras emociones y conceptos.

El dogma de la Trinidad está presente en nosotros como un Dios en tres personas divinas. La primera persona es llamada El Padre. La segunda persona es llamada La Palabra. La tercera persona es llamada el Espíritu Santo, que significa aliento. ¿Has conocido a una persona que era una palabra, o a una persona que era aliento? Eso debería alertarnos al hecho de que, cuando hablamos de Dios, no estamos hablando de una persona a quien conocemos.

El concepto de las personas en Dios se refiere a las relaciones que son solamente analogías de las relaciones en los asuntos humanos. Así, no debemos esperar que Dios esté presente de la manera en que otras personas lo están. El supremo fruto de la espiritualidad del Antiguo Testamento era una educación de largo plazo que gradualmente destetó al Pueblo Elegido fuera de su estrecho concepto de Dios como uno entre muchos otros dioses del cercano oriente, hacia el Trascendente Único. El Dios monoteísta es el gran regalo de Israel a la humanidad.







Icon

Descargar Libro EPUB Frutos y Dones del Espíritu Santo

Tamaño: 155.83 KB Creado: 11 junio, 2015
Icon

Descargar Libro MOBI Frutos y Dones del Espíritu Santo

Tamaño: 358.19 KB Creado: 11 junio, 2015
Icon

Descargar Libro PDF Frutos y Dones del Espíritu Santo

Tamaño: 811.52 KB Creado: 11 junio, 2015


Libros de este autor/tema


Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium

Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium

1. La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él ...
Ver Libro
En las manos de Dios

En las manos de Dios

«Fe. El día en que vivamos esta virtud —confiando en Dios y en su Madre—, seremos valientes y leales. Dios, que es el Dios de ...
Ver Libro
La falta de popularidad del pecado original

La falta de popularidad del pecado original

Para nuestros contemporáneos existen pecados populares e impopulares. Es popular por ejemplo la intemperancia en el placer. El glotón es un «gourmet», el borracho un ...
Ver Libro
IOTA UNUM

IOTA UNUM

En la precisión del vocabulario estriba la salud del discurso. En efecto, discurrir es pasar de una idea a otra, pero no de cualquier manera ...
Ver Libro
Carta Encíclica Lumen Fidei

Carta Encíclica Lumen Fidei

La luz de la fe: la tradición de la Iglesia ha indicado con esta expresión el gran don traído por Jesucristo, que en el Evangelio ...
Ver Libro
Dios tiene una O

Dios tiene una O

Los cristianos tibios, los que sólo rezan en la iglesia, se creen que el Hijo de Dios es una imagen en una hornacina, y que ...
Ver Libro
El amor de Dios

El amor de Dios

En la vida de San Francisco se lee que, después de su conversión, cuando empezó a predicar se iba por aldeas y pueblos, y cuando ...
Ver Libro
Amor, soberbia y humildad

Amor, soberbia y humildad

« La religión responde a la triple pregunta del cuadro de Gauguin: ¿qué somos?, ¿de dónde venimos?, ¿adónde vamos? » En el medioevo los cristianos ...
Ver Libro
La vocación personal

La vocación personal

Se me había enseñado por años y yo había llegado a creer que la transformación personal realizada por los Ejercicios Espirituales de San Ignacio consiste, ...
Ver Libro
Dios necesita de ti

Dios necesita de ti

¿Cuántas veces al día piensas en Dios? Es de esperar que por lo menos una, al hacer cada mañana tu ofrecimiento de obras. Tal vez, ...
Ver Libro
Echad las redes, Ciclo B

Echad las redes, Ciclo B

DESDE 1995 al 2001 he tenido el gozo de explicar, cada sábado, el Evangelio dominical en la TV con la rúbrica Las razones de la ...
Ver Libro
Cristo, Rey de la Sociedad

Cristo, Rey de la Sociedad

RELACIONES IGLESIA-ESTADO I. DISTINCIÓN ENTRE LAS DOS SOCIEDADES  P. La Iglesia y el Estado, ¿son dos sociedades distintas?  R. Sí, la Iglesia y el Estado ...
Ver Libro
Dolor, humillación y gloria de las espinas

Dolor, humillación y gloria de las espinas

Autor: P Mariano de Blas LC  Dolor añadido, por si fuera poco la flagelación. Pero había que martirizar cada parte de su cuerpo. Después de ...
Ver Libro
¡Ay de aquél por quien viniere el escándalo!

¡Ay de aquél por quien viniere el escándalo!

Un día un doctor de la ley, se acercó a-Jesús y le dijo: «Maestro: ¿cuál es el mayor mandamiento de la ley?» Respondió Jesús: «Amarás ...
Ver Libro
Tratado del Amor de Dios

Tratado del Amor de Dios

Queridos jóvenes: Recordad aquella frase tan preciosa del beato Juan Pablo II: "El hombre no puede vivir sin amor. Él permanece para sí mismo un ...
Ver Libro

Libros de este autor/tema


Amigos de Dios

Amigos de Dios

 Ibamos hace tantos años por una carretera de Castilla y vimos, allá lejos, en el campo, una escena que me removió y que me ha ...
Ver Libro
Vida y anécdotas del santo Cura de Ars

Vida y anécdotas del santo Cura de Ars

La vida del santo cura de Ars es un ejemplo luminoso para todos y, de modo especial, para los sacerdotes. Por ello, la Iglesia lo ...
Ver Libro
Ecología Eucarística

Ecología Eucarística

Allá por los años sesenta oí una frase que me llamó fuertemente la atención: “A la Eucaristía se le da cada vez menos importancia”. Desde entonces ...
Ver Libro
Toma tu vida en tus manos

Toma tu vida en tus manos

Estas notas o frases clasificadas, con mayor o menor acierto, fueron pensadas y escritas como “apuntes para mis amigos”. Esta intención justifica la elección de ...
Ver Libro
La corrección y La Gracia

La corrección y La Gracia

1. Después de leer, queridísimo hermano Valentino y amigos que servís juntamente al Señor, la carta que me enviasteis por medio del hermano Floro y ...
Ver Libro
El espíritu sectario de la homosexualidad

El espíritu sectario de la homosexualidad

El espíritu sectario de la homosexualidadLa idea del pecado es la bestia negra de la homosexualidad Autor: Roberto Esteban Duque | Fuente: revistaecclesia.com El esencial ...
Ver Libro
¿Existe Dios?

¿Existe Dios?

En estos tiempos en que se hace gala incluso por los principales medios de comunicación social de ser agnóstico y ateo, no podía ser más ...
Ver Libro
El amor de Dios

El amor de Dios

En la vida de San Francisco se lee que, después de su conversión, cuando empezó a predicar se iba por aldeas y pueblos, y cuando ...
Ver Libro
Juan XXIII, 200 anécdotas

Juan XXIII, 200 anécdotas

1. El robo de una calabaza Siendo de pocos años, Angelo robó una enorme calabaza en el campo. Al llegar a casa con ella, sin ...
Ver Libro
Cristo, Rey de la Sociedad

Cristo, Rey de la Sociedad

RELACIONES IGLESIA-ESTADO I. DISTINCIÓN ENTRE LAS DOS SOCIEDADES  P. La Iglesia y el Estado, ¿son dos sociedades distintas?  R. Sí, la Iglesia y el Estado ...
Ver Libro
¿Qué quiere Dios de mí?

¿Qué quiere Dios de mí?

La pregunta surge en momentos clave de la propia vida: ¿qué quiere Dios de mí? En ocasiones, esa pregunta encierra un error de fondo, pues ...
Ver Libro
El magisterio de la Iglesia

El magisterio de la Iglesia

El llamado Símbolo Apostólico se compone esencialmente: 1.º, de una parte trinitaria: tres artículos en que se profesa la fe en las tres divinas Personas; ...
Ver Libro
EL y yo

EL y yo

Por el P. Alphonse de Parvillez S.J. No es posible todavía publicar el origen y la historia del manuscrito que voy a comentar. Pero sí ...
Ver Libro
Conformidad con la voluntad de Dios

Conformidad con la voluntad de Dios

Este librito que presentamos, aunque es muy pe­queño en su volumen, es enorme en su contenido, ya que el secreto de la santidad no consiste ...
Ver Libro
Defensa de la fe católica

Defensa de la fe católica

El presente no es un tratado de Apologética (Ciencia que expone las pruebas y fundamentos de la verdad de la religión católica), pero sí un ...
Ver Libro
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.