Selecciona tu valoración para este libro: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

secthomo

El espíritu sectario de la homosexualidad
La idea del pecado es la bestia negra de la homosexualidad
Autor: Roberto Esteban Duque | Fuente: revistaecclesia.com



    El esencial entusiasmo con que fueron acogidas por mi madre las palabras del obispo de Alcalá de Henares en su homilía del pasado viernes santo fue directamente proporcional a la indignación que desataron en la mentalidad del progresismo católico y el rampante laicismo, uniformados como están en sus planteamientos intolerantes y hostiles hacia la Iglesia católica.

No aguanta ya la conciencia tener ningún arbitro moral fuera de sí misma, ni patrimonio alguno que no sea el que la sociedad acuerde en cada momento, sin tiempo interior ni continuo. Los valores religiosos o bien son categóricamente rechazados por resentimientos sociales o literalmente castrados de cualquier pretensión comunitaria o dimensión pública de la fe, instancia sobrevenida como peligrosa cuando trasciende lo políticamente correcto y se resiste a quedar asimilada por las formas de vida modernas.

Hace mucho tiempo que dejó de regir una ley moral absoluta y eterna, escrita en el corazón de los hombres. La misma religión ha sido sustituida en buena medida por la política. Lo pronosticó Pablo VI en 1974, cuando se preguntaba si el mundo podría tolerar “una religión como la nuestra”. Las palabras del obispo Reig Pla el pasado viernes santo, más allá de los exabruptos de algún académico anticlerical o el resurgimiento del Polizeistaat (policía estatal), han despertado el odium fidei, el odio del actual radicalismo laicista hacia la religión, la insoportable influencia de ésta en la cultura.

El obispo de Alcalá de Henares se limitó a mostrar la concepción natural antropológica del ser humano. La naturaleza humana es buena, como todo lo creado. La fe cristiana tiene una confianza absoluta en la bondad última de la Creación. Pero el hombre es ontológicamente un ser libre que tiene pasiones. Y las pasiones pueden inclinar su libertad a la malicia del pecado, percibido como engaño que destruye, como ingratitud y como injusticia. De ahí que la libertad necesita gobierno para corregir los deseos y las inclinaciones que puedan perturbar la vida colectiva.

Rechazar la existencia del pecado y del mal es tanto como pretender liberarse de la tradición cristiana e introducir el pensamiento ideológico, apareciendo el Estado de Derecho como el depositario único de la moralidad y de la conducta externa a través del Derecho y de la Ley. Cuando se desprecia la verdad, se incorporan los valores, que es tanto como aferrarse a la autonomía moral. ¿Qué debería hacer finalmente el hombre excepto obrar de acuerdo a los valores oficialmente aceptados por la cultura, conformes a la voluntad de poder, indiferente a la verdad y la justicia?

La Iglesia no aspira a cambiar al hombre, sino a encauzar sus pasiones y apetitos, recordándole que su comportamiento es con frecuencia equivocado: “el hombre no es ni ángel ni bestia, pero cuando quiere comportarse como un ángel se comporta como un animal”, sentenció Pascal. Esto es lo que no toleran las bioideologías, especialmente la de la homosexualidad, impregnada de un fuerte espíritu sectario en cuanto acepta la religión en la medida en que no se haga un absoluto de la naturaleza humana. La hostilidad de la homosexualidad hacia la religión es relativa: se aceptará siempre que se reconozcan sus propios fines. La homosexualidad acoge el cristianismo si no se le opone en el terreno moral, puesto que no se admiten distinciones absolutas entre el bien y el mal, con el fin de superar el mal.

Thomas Huxley cuestionó la relación entre el hombre y la naturaleza. Darwin volvió a la carga con su desprecio por el hombre tal y como es, finito y contingente, si bien redimido. El odio a la naturaleza humana, origen del mal, lleva a la afrenta por el hombre. Las palabras del obispo Reig Pla han evidenciado que no se soporta la categoría del pecado ni se entiende la categoría de la gracia. La idea del pecado es la bestia negra de la homosexualidad, para quien no existe el bien y el mal en cuanto se pueden alterar con la modificación de la naturaleza humana.

La religión debe seguir ofreciendo una firme subversión, una influencia negativa sin fisuras, oponiéndose a realizaciones contrarias a la naturaleza humana, inspirando la búsqueda constante del bien de la persona y de la verdad del hombre, que se plasmará en la estructura de la sociedad y en el espíritu de los que gobiernan y legislan. Hacen más daño la inmoralidad de las costumbres y la influencia irreligiosa de los medios de comunicación social que todo el fervor con que puedan ser acogidas las palabras proféticas de un obispo.

El retraimiento y el conformismo ante el pensamiento laicista dominante o ante ciertas leyes injustas, provocadoras de costumbres contrarias al bien común, la inhibición del anuncio del Evangelio en su integridad en un mundo que se ufana en la rebelión frente a la naturaleza humana y en la opinión avanzada del snobismo de una libertad sin vínculos, sería tanto como practicar un abyecto dimisionismo ministerial que, lejos de ennoblecer, ridiculiza la misión misma de la Iglesia y olvida que el éxito de Cristo se da a través del fracaso de la Cruz.

Roberto Esteban Duque, sacerdote y profesor de Teología Moral


Libros de este autor/tema

Con María en la puerta de la Misericordia

Con María en la puerta de la Misericordia

Autor: María Susana Ratero Mañana es la fiesta de la Misericordia. En la silenciosa semipenumbra de la Parroquia, te contemplo en tu imagen de la ...
Ver Libro
En el mundo de la misericordia

En el mundo de la misericordia

Nos sorprende tanto amor de Dios. Porque le dimos motivos para la ira y respondió con su perdón. Porque nos alejamos de sus brazos y ...
Ver Libro
¿Qué quiere Dios de mí?

¿Qué quiere Dios de mí?

La pregunta surge en momentos clave de la propia vida: ¿qué quiere Dios de mí? En ocasiones, esa pregunta encierra un error de fondo, pues ...
Ver Libro
La Virgen fue la primera cristiana

La Virgen fue la primera cristiana

Autor: Oscar Schmidt El primer cristiano, cuando el mundo todavía no conocía el misterio de la Redención, fue la joven y sorprendida Virgen María. El ...
Ver Libro
Parábola de los trabajadores de la viña

Parábola de los trabajadores de la viña

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: El Reino de los Cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a ...
Ver Libro
Una luz en la noche

Una luz en la noche

Autor: Ma Esther de Ariño Hoy es jueves, Señor, y vengo con el alma en sombras, sombras que se llegan a convertir en oscuridad si ...
Ver Libro
La prisa de la caridad

La prisa de la caridad

Probablemente a María le llevó tres días para ir de Nazaret al pueblo de su prima que está cerca de Belén, llamado Ain Karin. Cuando ...
Ver Libro
Ay de vosotros, escribas y fariseos

Ay de vosotros, escribas y fariseos

Del santo Evangelio según san Mateo 23, 23-26 En aquel tiempo Jesús habló diciendo: «¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas, que pagáis el diezmo ...
Ver Libro
Ilustrísimos Señores

Ilustrísimos Señores

AL escribir a Charles Dickens, en una de sus populares cartas cristianas, publicadas en la revista, popular y cristiana, el Messaggero di San Antonio, y ...
Ver Libro
Ejemplos que nos hablan de Dios

Ejemplos que nos hablan de Dios

Amigos lectores: He escrito ya un libro titulado: «¿QUE SABEMOS DE DIOS?», y sabido es que cuanto de Él conocemos es lo referente a sus ...
Ver Libro
De La Oscuridad a la Luz

De La Oscuridad a la Luz

Es muy satisfactorio prologar este relato documental, expresado como sincera y audaz confesión, con la humildad y amor a la verdad que corresponde no sólo ...
Ver Libro
Sagrada Biblia

Sagrada Biblia

   Publicada en 1976. La Biblia de Jerusalén es una obra de grandes méritos en el ambiente católico, ya que esta obra es el resultado de ...
Ver Libro
La joven de carácter

La joven de carácter

Cuenta la tradición griega que cuando Harmodio y Aristógiton conspiraban contra los tiranos Hiparco e Iípias, una mujer, Lena, tomó parte en sus proyectos; y, ...
Ver Libro
La Obediencia

La Obediencia

Dios no creó el universo anárquico, sino ordenado jerárquicamente. Las criaturas que no son libres obedecen siempre a leyes físicas. Baruq 3, 33-36: Dios “envía ...
Ver Libro
Biografía de San Antonio María Claret

Biografía de San Antonio María Claret

Nací en la villa de Sallent, Deanato de Manresa, Obispado de Vich, provincia de Barcelona. Mis padres se llamaban Juan Claret y Josefa Clará, casados, ...
Ver Libro
Cegó sus ojos, el Juicio Propio

Cegó sus ojos, el Juicio Propio

San Ignacio habla del “camino incierto y peligroso del propio juicio”. San Juan de Ávila exigía mucho empeño en purificar el apego al juicio propio ...
Ver Libro
VERBUM DOMINI

VERBUM DOMINI

La palabra del Señor permanece para siempre. Y esa palabra es el Evangelio que os anunciamos» (1 P 1,25: cf. Is 40,8). Esta frase de ...
Ver Libro
As Virtudes Morais

As Virtudes Morais

Tomás de Aquino [1225-1274], filósofo e teólogo dominicano, escreveu diversas obras e, entre as mais importantes, contamos as famosas Questões Disputadas, fruto de uma metodologia ...
Ver Libro
Elogio de la pereza, El instante presente

Elogio de la pereza, El instante presente

Lo peligroso de las balas no es el trozo de plomo de que constan, sino su velocidad. Lo malo de nuestra civilización no es la ...
Ver Libro
Ser cristiano en la era neopagana

Ser cristiano en la era neopagana

No se necesita mucha imaginación para darse cuenta de que la «compañía» a la que aludo aquí es la Iglesia. Tal vez se evitó mencionar ...
Ver Libro
Artículos sobre Dios

Artículos sobre Dios

Actitudes cristianas ante Dios Actitudes cristianas ante los demás Ateos en búsqueda Ateos o creyentes? Ateos, agnósticos o idólatras? Dios "online" Dios es comunidad creativa ...
Ver Libro
Aunque todos... yo no

Aunque todos… yo no

1. Siendo el tiempo cosa de tan subido precio y el perderlo falta tan deplorable, quiero hacer una advertencia honrada con el fin de que ...
Ver Libro
Hacia la santidad

Hacia la santidad

Los santos son los frutos más hermosos de la humanidad, son la riqueza de la Iglesia. Son los que más han contribuido a la felicidad ...
Ver Libro
El sacerdote, confesor y director espiritual, ministro de la misericordia divina

El sacerdote, confesor y director espiritual, ministro de la misericordia divina

« Es preciso volver al confesionario, como lugar en el cual cele­brar el sacramento de la Reconciliación, pero también como lugar en el que “habitar” ...
Ver Libro
Catecismo Mayor

Catecismo Mayor

1.- ¿Sois cristiano? - Sí, señor; soy cristiano por la gracia de Dios. 2.- ¿Por qué decís por la gracia de Dios?- Digo por la ...
Ver Libro
Jóven, así debes ser

Jóven, así debes ser

Hijo mío: Mi ideal es el joven de carácter. El joven que sabe reconcentrar su fuerza de voluntad, que sabe mandar a sus sentidos, que ...
Ver Libro
Dios tiene una O

Dios tiene una O

Los cristianos tibios, los que sólo rezan en la iglesia, se creen que el Hijo de Dios es una imagen en una hornacina, y que ...
Ver Libro
Meditaciones sobre las Verdades Eternas y sobre la Pasión de N. S. Jesucristo

Meditaciones sobre las Verdades Eternas y sobre la Pasión de N. S. Jesucristo

La oración mental, o meditación, es uno de los ejercicios más esenciales de la vida cris­tiana; pues consistiendo nuestro único fin en amar a Dios, ...
Ver Libro

Contenido relacionado




Comprar Libros Católicos



Aquí puedes hacer tus comentarios