Por favor califica este libro:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio: 3,75 de 5)
Cargando…

Lee Strobel

INTRODUCCIÓN

Se reabre la investigación de toda una vida.

En la jerga de los fiscales, el caso por intento de homicidio contra James Dixon era «un ganador seguro». Caso cerrado. Incluso un examen somero de la evidencia era suficiente para establecer que Dixon le había disparado al sargento Richard Scanlon en el abdomen durante una revuelta en la zona sur de Chicago.

Una pieza tras otra, un elemento tras otro, un testigo tras otro, la evidencia le ponía la soga al cuello a Dixon. Había huellas dactilares y un arma, testigos y un motivo, un policía herido y un acusado con un historiaí de víoíencía. Eí sistema de justicia penai estaba en posición para accionar la palanca del patíbulo que dejaría a Dixon colgado por el peso de su culpa.

Los hechos eran sencillos. El sargento Scanlon se había apresurado a llegar a la calle 108 Place del oeste luego de que un vecino llamara a la policía para denunciar a un hombre con una pistola. Al llegar Scanlon encontró a Dixon discutiendo acaloradamente con su novia, quien se hallaba tras la puerta de su casa. El padre salió cuando vio a Scanlon, pensando que estaría seguro.

De pronto Dixon y el padre comenzaron a pelear. El sargento intervino rápidamente en un intento por separarlos. Se escuchó un disparo; Scanlon se apartó tambaleándose con una herida en la sección media. En ese momento llegaron dos patrullas más que frenaron estrepitosamente, y los oficiales corrieron a sujetar a Dixon.

Encontraron cerca de allí un revólver calibre veintidós perteneciente a Dixon (con sus huellas digitales, con el cual se había hecho un disparo), en el lugar donde aparentemente lo había arrojado después del tiroteo. El padre había estado desarmado; el revólver de Scanlon permanecía en su cartuchera. Las quemaduras de pólvora en la piel de Scanlon indicaban que se le había disparado a muy corta distancia.

Afortunadamente, la herida no era de muerte aunque resultó lo suficientemente seria como para hacerle ganar una medalla al valor, que le colocó en el pecho el propio superintendente de policía. En cuanto a Dixon, cuando la policía investigó sus antecedentes penales, descubrió que había sido condenado por haberle disparado a otra persona. Aparentemente tenía propensión a la violencia.

Allí me encontraba casi un año después, tomando notas en un juzgado de Chicago casi desierto mientras Dixon confesaba públicamente que sí era culpable de disparar contra ese veterano de quince años en la policía. Además de todas las otras pruebas, la confesión lo confirmó. El juez del tribunal penal Frank Machala sentenció a Dixon a prisión y luego golpeó con el martillo para indicar que el caso estaba cerrado. Se había hecho justicia.





Paginas de descarga




Paginas de descarga


Icono

Descargar Libro EPUB El Caso de Cristo

Tamaño: 378 KB Creado: 26 enero, 2018
Icono

Descargar Libro MOBI El Caso de Cristo

Tamaño: 626 KB Creado: 26 enero, 2018
Icono

Descargar Libro PDF El Caso de Cristo

Tamaño: 1,99 MB Creado: 26 enero, 2018


Libros de este autor/tema



Libros de este autor/tema


Doce hombres comunes y corrientes

Doce hombres comunes y corrientes

HACE MÁS DE VEINTE AÑOS, mientras predicaba del Evangelio de Mateo, di una serie de estudios sobre el carácter de los doce apóstoles. Los mensajes ...
Ver Libro
Pareja en diálogo

Pareja en diálogo

"Conversamos casi todos los días sobre asuntos cotidianos de nuestra familia, de modo que no vemos necesidad de establecer un encuentro extra para un 'diálogo ...
Ver Libro
La agonía de Cristo

La agonía de Cristo

“Y dicho el himno de acción de gracias, salieron hacia el monte de los Olivos”. Aunque habla hablado de tantas cosas santas durante la cena ...
Ver Libro
Las Profecías y Revelaciones de Santa Brígida de Suecia

Las Profecías y Revelaciones de Santa Brígida de Suecia

Palabras de nuestro Señor Jesucristo a su elegida y muy querida esposa, declarando su excelentísima encarnación, condenando la violación profana y abuso de confianza de ...
Ver Libro
No se dejen engañar

No se dejen engañar

En aquel tiempo algunos ponderaban la belleza del Templo, que estaba adornado de bellas piedras y ofrendas votivas. Jesús les dijo: Esto que veis, llegarán ...
Ver Libro
Dolor, humillación y gloria de las espinas

Dolor, humillación y gloria de las espinas

Autor: P Mariano de Blas LC  Dolor añadido, por si fuera poco la flagelación. Pero había que martirizar cada parte de su cuerpo. Después de ...
Ver Libro
Jesús, Dios entre Nosotros

Jesús, Dios entre Nosotros

El presente trabajo es una selección de frases del Papa Francisco, entresacadas de sus catequesis, homilías, mensajes y discursos, pronunciados a lo largo de su ...
Ver Libro
Comienzo vida publica de Jesús hasta la primera pascua Tomo III

Comienzo vida publica de Jesús hasta la primera pascua Tomo III

  Jesús partió de Cafarnaúm, a través de Nazaret, hacia Hebrón. Pasó por la hermosa comarca de Genesaret, cerca a los baños calientes de Emaús ...
Ver Libro
Aparecida Documento Conclusivo Celam

Aparecida Documento Conclusivo Celam

Con la luz del Señor resucitado y con la fuerza del Espíritu Santo, Obispos de América nos reunimos en Aparecida, Brasil, para celebrar la V ...
Ver Libro
Sermones sobre San José

Sermones sobre San José

Es una antigua opinión y un sentimiento común entre todos los hombres, que el depósito tiene algo de santo y que lo debemos conservar para ...
Ver Libro
El camino abierto por Jesús

El camino abierto por Jesús

Los cristianos de las primeras comunidades se sentían, antes que nada, seguidores de Jesús. Para ellos, creer en Jesucristo es entrar por su «camino» siguiendo ...
Ver Libro
Cuestiones disputadas acerca de La Ciencia de Cristo

Cuestiones disputadas acerca de La Ciencia de Cristo

Se pregunta si la ciencia de Cristo, en cuanto es el Verbo, se extiende en acto a infinitas cosas. 1. La autoridad de Agustín, La ...
Ver Libro
¿Europa sin Cristo?

¿Europa sin Cristo?

En este libro queremos manifestar cómo la Iglesia católica fue la principal forjadora de la cultura europea, base de la cultura occidental, y lo hizo, ...
Ver Libro
Venida del Reino de Dios

Venida del Reino de Dios

«Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del hombre. Comían, bebían, tomaban mujer o marido, hasta el ...
Ver Libro
La Obediencia

La Obediencia

Dios no creó el universo anárquico, sino ordenado jerárquicamente. Las criaturas que no son libres obedecen siempre a leyes físicas. Baruq 3, 33-36: Dios “envía ...
Ver Libro

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario