Por favor califica este libro:
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Raniero Cantalamessa

En el Retiro a los servidores hemos hablado de Humildad, de Obediencia y de Misericordia. Aquí ayer, hemos hablado de Pureza y espero que todos hayan aceptado esta enseñanza como una palabra de Dios hermosa y necesaria. Nos queda hablar de otro fruto del Espíritu, otra manera de ser santos, o aspecto de santidad, el más importante de todos, que es El Amor, La Caridad.

La caridad es casi un sinónimo de santidad, pues como nos recordaba el P. Ceferino en un artículo de la revista “Nuevo Pentecostés” sobre la santidad: “La santidad cristiana consiste en la perfección del amor, de la caridad”. En la Biblia se dice que “Dios es Santo”, pero también que “Es amor”, por lo tanto, podríamos sustituir la frase “Sed santos, porque Yo, el Señor, soy santo”, de esta manera: “Amaos unos a otros porque yo, vuestro Dios, soy amor”.

Entre los frutos del Espíritu o virtudes cristianas que el Apóstol indica en Gálatas 5, 22, el amor ocupa el primer lugar. Y es con éste como coherentemente comienza también la exhortación sobre las virtudes en la carta a los Romanos. Todo el capítulo 12 de esta carta es una sucesión de exhortaciones a la caridad:

“Vuestra caridad sea sin fingimiento; detestando el mal, adhiriéndose al bien, amándoos cordialmente los unos a los otros”, rivalizando en la estima mutua; ésta es en la única cosa en que se puede rivalizar: la estima mutua.  





Paginas de descarga




Paginas de descarga


Icono

Descargar Libro EPUB El Amor Fraterno

Tamaño: 27.88 KB Creado: 12 junio, 2015
Icono

Descargar Libro MOBI El Amor Fraterno

Tamaño: 45.60 KB Creado: 12 junio, 2015
Icono

Descargar Libro PDF El Amor Fraterno

Tamaño: 100.92 KB Creado: 12 junio, 2015


Libros de este autor/tema

La Humildad

La Humildad

… “Señor, Tú me envías por el mundo a hablar de oración, ¿por qué no me das una oración un poco más fuerte?, porque tengo ...
Ver Libro
¿Tú Crees?

¿Tú Crees?

¿Crees? En varias ocasiones Jesús hace esta pregunta. Se lo pregunta al ciego de nacimiento: «¿Crees en el Hijo del hombre?»; a Marta, que llora ...
Ver Libro
Echad las redes, Ciclo A

Echad las redes, Ciclo A

DESDE 1995 al 2001 he tenido el gozo de explicar, cada sábado, el Evangelio dominical en la TV con la rúbrica Las razones de la ...
Ver Libro
Echad las redes, Ciclo B

Echad las redes, Ciclo B

DESDE 1995 al 2001 he tenido el gozo de explicar, cada sábado, el Evangelio dominical en la TV con la rúbrica Las razones de la ...
Ver Libro
El amor de Dios

El amor de Dios

En la vida de San Francisco se lee que, después de su conversión, cuando empezó a predicar se iba por aldeas y pueblos, y cuando ...
Ver Libro
El Misterio del Bautismo de Jesús

El Misterio del Bautismo de Jesús

EL bautismo de Jesús y el misterio de la unción    Al comienzo de su evangelio, afirma Juan solemnemente que «de la plenitud» de la Palabra ...
Ver Libro
El Pecado

El Pecado

¿Qué es lo opuesto a “santos”? Fracasados. Y ¿qué es la santidad, según M. Teresa? ¿un lujo? No, una necesidad. Y ¿a cuál de las ...
Ver Libro
La Conversión

La Conversión

En la carta a los Romanos, el apóstol Pablo está ocupado en dar consejos prácticos sobre un problema particular, si comer o no comer la ...
Ver Libro


Libros de este autor/tema


Echad las redes, Ciclo B

Echad las redes, Ciclo B

DESDE 1995 al 2001 he tenido el gozo de explicar, cada sábado, el Evangelio dominical en la TV con la rúbrica Las razones de la ...
Ver Libro
¿Tú Crees?

¿Tú Crees?

¿Crees? En varias ocasiones Jesús hace esta pregunta. Se lo pregunta al ciego de nacimiento: «¿Crees en el Hijo del hombre?»; a Marta, que llora ...
Ver Libro
Echad las redes, Ciclo A

Echad las redes, Ciclo A

DESDE 1995 al 2001 he tenido el gozo de explicar, cada sábado, el Evangelio dominical en la TV con la rúbrica Las razones de la ...
Ver Libro
La Conversión

La Conversión

En la carta a los Romanos, el apóstol Pablo está ocupado en dar consejos prácticos sobre un problema particular, si comer o no comer la ...
Ver Libro
El amor de Dios

El amor de Dios

En la vida de San Francisco se lee que, después de su conversión, cuando empezó a predicar se iba por aldeas y pueblos, y cuando ...
Ver Libro
El Pecado

El Pecado

¿Qué es lo opuesto a “santos”? Fracasados. Y ¿qué es la santidad, según M. Teresa? ¿un lujo? No, una necesidad. Y ¿a cuál de las ...
Ver Libro
El Misterio del Bautismo de Jesús

El Misterio del Bautismo de Jesús

EL bautismo de Jesús y el misterio de la unción    Al comienzo de su evangelio, afirma Juan solemnemente que «de la plenitud» de la Palabra ...
Ver Libro
La Humildad

La Humildad

… “Señor, Tú me envías por el mundo a hablar de oración, ¿por qué no me das una oración un poco más fuerte?, porque tengo ...
Ver Libro
Sobre la elección de los invitados

Sobre la elección de los invitados

En aquel tiempo, decía Jesús a uno de los principales fariseos que le había invitado: Cuando des una comida o una cena, no llames a ...
Ver Libro
Las exclamaciones del alma a Dios

Las exclamaciones del alma a Dios

¡Oh vida, vida!, ¿cómo puedes sustentarte estando ausente de tu Vida? En tanta soledad, ¿en qué te empleas? ¿Qué haces, pues todas tus obras son ...
Ver Libro
Al encuentro con Jesús

Al encuentro con Jesús

PRESENTACIÓN La vida de todos los seres humanos, nace, crece, y llega a su madurez, en, por, y para el “encuentro”. El “encuentro” de los padres ...
Ver Libro
Más grandes que el amor

Más grandes que el amor

Era allí. En aquel decorado de fuego, de humo, de muerte. En aquel hedor de carne quemada, en medio del ballet de las parihuelas de ...
Ver Libro
Libro sobre El Amor de Dios

Libro sobre El Amor de Dios

Al ilustre señor Aimeric, Cardenal diácono y Canciller de la Iglesia de Roma, Bernardo, abad de Claraval, le desea vivir y morir en el Señor ...
Ver Libro
Diario Espiritual

Diario Espiritual

Lunes 30 de enero [1899] He tenido hoy la alegría de ofrecer a mi Jesús varios sacrificios sobre mi defecto dominante, ¡pero cuánto me han ...
Ver Libro
Llama de Amor viva B

Llama de Amor viva B

Y no hay que maravillar que haga Dios tan altas y extrañas mercedes a las almas que él da en regalar; porque si consideramos que ...
Ver Libro
El que coma de este pan vivirá para siempre

El que coma de este pan vivirá para siempre

Del santo Evangelio según san Juan 6, 51-58 En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: «Yo soy el pan vivo que ha bajado del ...
Ver Libro
Poemas de santa Teresa de Ávila

Poemas de santa Teresa de Ávila

Nada te turbe, Nada te espante, Todo se pasa, Dios no se muda. La paciencia Todo lo alcanza; Quien a Dios tiene Nada le falta: ...
Ver Libro
La Humildad

La Humildad

… “Señor, Tú me envías por el mundo a hablar de oración, ¿por qué no me das una oración un poco más fuerte?, porque tengo ...
Ver Libro
Palabras para el camino

Palabras para el camino

 Ser cristiano es ir de camino. El Papa Francisco nos dice: “Dios nos quiere de pie… y caminando”. Vamos de camino, siguiendo las huellas de ...
Ver Libro
Tener conciencia de nuestra debilidad

Tener conciencia de nuestra debilidad

Creo que muchas veces nuestro problema de conversión del corazón, que nos lleva a una falta de identidad, no es otro sino esa especie como ...
Ver Libro
Una luz en la noche

Una luz en la noche

Autor: Ma Esther de Ariño Hoy es jueves, Señor, y vengo con el alma en sombras, sombras que se llegan a convertir en oscuridad si ...
Ver Libro
Itinerario de la mente a Dios

Itinerario de la mente a Dios

En el principio invoco al primer Principio, de quien descienden todas las iluminaciones como del Padre de las luces, de quien viene toda dádiva preciosa ...
Ver Libro

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario